La legión de árabes nazis que luchó junto a Hitler

La legión de árabes nazis que luchó junto a Hitler

La Legión Árabe Libre formó parte del ejército alemán y combatió contra el imperialismo francés e inglés.

Muhammad Amin al-Husayni, más conocido como el Gran Muftí es considerado uno de los líderes religiosos más importante del islam y fue conocido por su lucha contra el imperialismo de Francia e Inglaterra.

Perseguido por las autoridades inglesas, el líder político no tuvo más remedio que huir de región en región en pleno inicio de la Segunda Guerra Mundial. Vio caer Polonia, Bélgica y Francia bajo el dominio nazi. Sin embargo, no fue hasta que Gran Bretaña le declaró la guerra a Alemania cuando el Gran Mufti decidió aliarse con el fascismo bajo la conocida premisa que dice que "el enemigo de mi enemigo es mi amigo".

"Debemos levantarnos en armas y favorecer al Eje para expulsar a los colonialistas", señaló en varias ocasiones. Afirmaciones que no venían del todo mal al ejército de Hitler, deseoso de alimentar el conflicto en en los países del norte de África con el objetivo de que se levantasen en armas contra los europeos.

El Gran Muftí junto a Hitler "El Gran Muftí junto a Hitler"

De todo este juego de alianzas nació la 'Legión Árabe Libre' formada por alemanes y árabes que pretendían, según sus propias palabras "liberar a sus hermanos de raza y religión que gemían bajo la esclavitud impuesta por Gran Bretaña y sus aliados".  

Eso sí, los 30 voluntarios iraquíes fueron formados como oficiales, pero solo se encuadraron en las tropas de forma figurativa como especialistas o colaboradores, nunca fueron considerados combatientes a nivel oficial. 1941 fue el año en el que esta pequeña legión comenzó a ampliar su ejército y a sumar musulmanes de múltiples orígines, desde Próximo Oriente hasta próximos a la URSS.

La Sonderverband 288

Ante la creciente presencia de musulmanes que se ofrecían a combatir por Hitler, la unidad se reconvirtió bajo el nombre de 'Sonderverband 288' y un objetivo concreto: serían entrenados como paracaidistas para infiltrarse en la retaguardia enemiga y realizar labores de sabotaje y comando.

La conocida como 'Legión árabe' siempre fue muy pequeña. Tampoco importaba, ya que su función fue mayoritariamente propagandística, de tal forma que si los alemanes lograban entrar en el Próximo Oriente, las masas árabes les vieran como amigos y no se armaran contra ellos.

De hecho, según afrma el experto en Geografía e Historia, Carlos Caballero Jurado para el ABC, muchos de los miembros de esta legión no compartían la ideología nazi, sino que apostaron por enfrentarse a su enemigo más odiado junto al que consideraban el ejército más poderoso. Sin embargo, no llegaron a combatir más allá que en la retirada de Grecia, pero ayudaron al ejército alemán a reclutar combatientes en el Norte de África.

Comentarios