Kevin 'el kamikaze' llevaba una vida juerguista antes de matar a Víctor

Kevin 'el kamikaze' llevaba una vida juerguista antes de matar a Víctor

Kevom C.B., el autor del accidente fatal que sesgó la vida a Víctor López, vivía una vida llena de juergas bañadas en alcohol.

La vida, para bien o para mal, puede cambiar en un solo instante. El destino trágico quiso que Kevin C.B. se cruzase en forma de kamikaze con Víctor López, un joven de 20 años, cuando iba a trabajar como carnicero del Carrefour en la madrugada del domingo. El conductor negligente, de 24 años, decidió estampar su coche contra el de Víctor tras dirigir su vehículo varios kilómetros en dirección contraria. López falleció en el acto, mientras Kevin se encuentra prisión provisional comunicada.

Kevin no solo triplicaba la tasa de alcohol e iba en dirección contraria, sino que los investigadores tienen los indicios necesarios para afirmar que estrelló su coche con algún intención contra el de Víctor, según cuenta El Español. Sea como sea, el joven de origen chino, con DNI español, no solo sesgó la vida del chico de veinte años, sino que ha destrozado a una familia entera.

Juergas y alcohol

El joven creció en la comunidad china de Leganés, Madrid, aunque se esforzó por confraternidad con los demás. De hecho, Kevin, era uno de los chicos más populares en el colegio Legamar, un exclusivo centro escolar de la localidad. El joven estaba plenamente integrado y compartía viajes, noches de fiesta y estudio con sus compañeros. Unas fiestas y juergas que, como la mayoría de los jóvenes, bañaba en alcohol.

En cuanto a su vida sentimental, Kevin estaba enamorado de A., una modelo de 25 años con la que compartía juergas y hobbies. Esto completaba una vida aparentemente normal de un chico feliz. Sin embargo, Kevin decidió beber en grandes cantidades, marchar varios kilómetros en dirección contraria y estrellar su Golf morado contra Citroën C4 el de Víctor.

Imputado por tres delitos

Kevin condujo su vehículo en dirección contraria durante varios kilómetros "Kevin condujo su vehículo en dirección contraria durante varios kilómetros"

El Golf morado de Kevin avanzaba a gran velocidad por la carretera, donde varios conductores se percataron del peligro que entrañaba su conducción. Hasta que llegó a la M-50 a la altura del kilómetro 25 donde se estrelló con Víctor, alrededor de las seis y media de la mañana. El joven chino, tras el fuerte accidente, anduvo por el arcén hasta la llegada de las autoridades sanitarias. Los médicos atendieron a Kevin, pero poco pudieron hacer por Víctor que murió prácticamente en el acto.

Tras el accidente, Kevin ingreso en la UCI del Hospital Gregorio Marañón con un traumatismo ortopédico en el brazo. Cuatro días después, el sospechoso fue conducido por la Guardia Civil hasta los juzgados de Plaza de Castilla, donde el titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Madrid ha ordenado la prisión provisional comunicada. Ahora, el joven enfrenta una imputación inicial de la supuesta comisión de un delito de homicidio doloso, otro de conducción temeraria con desprecio a la vida de las personas y otro de conducción bajo los efectos el alcohol.

Comentarios