Buscar
Usuario

Noticias

La Justicia libra de la cárcel en Huelva a un hombre condenado por abusar sexualmente de una niña de 7 años

La condena queda con una orden de alejamiento hasta que la menor tenga 11 años y una multa de 1.000 euros: no habrá nada de cárcel.

La Justicia libra de la cárcel en Huelva a un hombre condenado por abusar sexualmente de una niña de 7 años La Justicia libra de la cárcel en Huelva a un hombre condenado por abusar sexualmente de una niña de 7 años

Foto: Freepik

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Huelva ha condenado a un hombre a dos años de prisión por realizar tocamientos y besar en la boca a una menor de 7 años a la que su madre dejaba en la casa en la que él residía para ir a trabajar en el campo. El tribunal ha concedido finalmente al condenado la suspensión de la pena de cárcel, por lo que no deberá entrar en prisión.

El tribunal imputa al condenado un delito de abusos sexuales por lo que, además de la pena de cárcel, deberá alejarse de la niña en, al menos, 250 metros y dejarse de comunicar con ella durante cuatro años, hasta que tenga 11, además de permanecer en libertad vigilada durante 5 años.

Esto se suma al pago de una indemnización a la víctima, en calidad de daños morales, de 1.000 euros, según la sentencia de conformidad adelantada por la Agencia EFE. Hasta aquí la pena: ningún rastro de prisión, porque dicha entrada no se hará finalmente efectiva.

No entrará en la cárcel

El tribunal ha concedido al ahora condenado el beneficio de la suspensión de la ejecución de la pena privativa de libertad por el plazo de dos años, bajo la condición de que no vuelva a delinquir durante todo el período mencionado.

La Justicia considera probado que, durante los períodos lectivos de los años 2016 a 2018, la madre de la menor, mientras se iba a trabajar en el campo, dejaba a su hija pequeña en la casa de una vecina, donde residía con su familia y con el acusado.

En una fecha que todavía no se ha podido determinar, pero que en todo caso se sitúa durante el año 2017, el acusado, movió por un ánimo lúbrico, aprovechó que la menor estaba durmiendo en una de las habitaciones del domicilio familiar, entró en la estancia y, tras acostarse en su lado, metió la mano dentro de la ropa y llegó a tocarle la zona genital para, posteriormente, darle un beso en la boca a la niña.

Artículos recomendados

Comentarios