Buscar
Usuario

Vida

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 podrían cancelarse por el coronavirus

En los próximos dos meses se decidirá si los Juegos Olímpicos finalmente se celebran ya que no se plantea un cambio de sede ni su aplazamiento.

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 podrían cancelarse por el coronavirus

Después de varias semanas negando la posibilidad, Dick Pound, miembro del Comité Olímpico Internacional (COI) aceptó este pasado martes 25 de febrero que, si resulta peligroso celebrar los Juegos Olímpicos de Tokio este verano por el coronavirus, éstos serán cancelados. A pesar de que mediados de febrero el COI confirmó que no se había planteado mover la sede o cancelar el evento deportivo más esperado del año remitiéndose a la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ahora han querido hacer declaraciones al respecto después de que en las últimas horas hayan surgido brotes inesperados en países como Italia, Irán o España frente a los cuales el organismo sanitario ha elevado el nivel de alerta.

Ha sido Dick Pound, el miembro del COI con más años de antigüedad en el organismo -desde 1978- quien se ha manifestado al respecto. Lo ha hecho en una entrevista exclusiva con Associated Press (AP), donde en líneas generales no sonó alarmista, pero sí habló con claridad acerca de los riesgos que enfrenta el evento que se disputaría entre el 24 de julio y el 9 de agosto.

Pound ha querido aclarar que será durante los próximos dos o tres meses cuando se decidirá si finalmente hay Juegos o no, pero en ningún caso se pospondrían al 2021 ni se organizarán en otra ciudad. "La pregunta que entonces nos tendremos que hacer será: ¿Hay suficiente control del virus para poder confiar en la celebración de los Juegos? Es una gran decisión que no se puede tomar hasta tener datos fiables", comentó durante la entrevista.

Acerca de la suspensión del evento ha admitido que, si llegase a convertirse en pandemia, sería muy probable que no se celebrase, algo que no ocurre desde la Segunda Guerra Mundial, cuando casualmente fue la capital nipona la ciudad afectada. Pese a todo, el veterano miembro del COI alentó a los atletas a seguir entrenando: "Hasta donde todos sabemos, habrá Juegos Olímpicos de Tokio. Ahora mismo los indicios señalan que todo sigue como siempre".

La ciudad ya está finalizando los preparativos del evento "La ciudad ya está finalizando los preparativos del evento"

Sobre la posibilidad de retrasar las olimpiadas unos meses, considera que es una opción difícil por los miles de personas involucradas de tantos países diferentes: "No podemos posponer un evento del tamaño de los Juegos. Hay tantos países, tantos calendarios competitivos, tantos intereses televisivos en juego que es imposible decir: 'Venga, mejor los hacemos en octubre'".

Otra de las opciones que en un principio se planteaban era la de aplazarlos un año, pero Pound ha querido mostrarse tajante al respecto asegurando que "Se tendría que preguntar si se puede mantener la burbuja un año extra sabiendo que alteraras el calendario deportivo internacional", ha comentado teniendo en cuenta que Japón ha realizado un gasto superior a los 11.500 millones de euros en cifras oficiales. Además, el dirigente desveló que el COI cuenta con un fondo de emergencia de 1.000 millones de dólares que serviría para financiar a las federaciones deportivas que dependen de los ingresos del comité olímpico.

El Mobile World Congress de Barcelona y el Carnaval de Venecia, suspendidos

Los Juegos Olímpicos no son el único evento que puede verse afectado por el brote de coronavirus. Hace dos semanas el Mobile World Congress (MWC) que se iba a celebrar en Barcelona fue cancelado debido a la baja masiva de las principales empresas del sector. Y es que, el impacto real iba mucho más allá de los comunicados en los que las grandes compañías decían anteponer la salud de sus trabajadores al riesgo que provocaba la asistencia al salón. Así, algunas empresas como Sony, Cisco e Intel, que la semana pasada participaron en el Integrated Systems Europe (ISE) de Ámsterdam, se daban de baja del evento en Barcelona por el efecto contagio de la competencia. A pesar que desde el Gobierno y la Generalitat se apelaba a la tranquilidad, el miedo hizo que finalmente la capital catalana tuviese que suspender la cita.

El MWC se celebrará en Barcelona el próximo año "El MWC se celebrará en Barcelona el próximo año"

Fueron los organizadores a través de un comunicado quienes informaron de la situación: "Con el debido respeto al ambiente seguro y saludable en ­Barcelona y el país anfitrión, la GSMA ha cancelado el MWC Barcelona 2020 porque la preocupación global con respecto al brote de coronavirus, la preo­cupación por los viajes y otras circunstancias, hacen que sea imposible que la GSMA celebre el evento". Además, aprovecharon la ocasión para enviar un mensaje tranquilizador de cara al futuro, donde se garantizó que el congreso volverá a Barcelona el próximo año -y a poder ser hasta el fin de contrato en 2023- si ninguna causa de fuerza mayor obliga otra vez a suspenderlo: "La GSMA y las administraciones públicas seguirán trabajando al unísono y con apoyo mutuo para ­celebrar el MWC del 2021 y las futuras ediciones".

El Carnaval de Venecia nunca había sido suspendido por una enfermedad "El Carnaval de Venecia nunca había sido suspendido por una enfermedad"

El Carnaval de Venecia, que nunca a lo largo de su historia desde que comenzase a celebrarse en el año 1020 había sido suspendido por una enfermedad, ni siquiera la peste de 1300. Después de que se registrasen algunos casos en ancianos, la fiesta fue cancelada como medida de seguridad. Así lo explicaba el gobernador de la Región Véneto, Luca Zaia: "Ni siquiera la terrible peste de 1300 detuvo la tradición. Pero hoy vivimos en un mundo globalizado. Y 50.000 personas en la plaza de San Marcos provenientes de cada ángulo del planeta, el riesgo de contagio existe".

La suspensión de este carnaval ha sido vista entre los hoteleros con gran preocupación, ya que tras las inundaciones del pasado noviembre y ahora la epidemia de coronavirus, han visto disminuidas sus reservas hasta en un 30%. Las calles están desiertas, las clases se han cancelado y los restaurantes están cerrados, una imagen que podría igualarse a las que los primeros días de alarma llegaban desde Wuhan.

Artículos recomendados

Comentarios