Buscar
Usuario

Noticias

Judit, la hija viva de Ana Julia, encerrada: está recluida tras el crimen de Gabriel

Desde que se conoció lo sucedido con Gabriel, ha sido linchada tras declarar como testigo.

Desde el momento en el que Judit supo que su madre era la asesina confesa de Gabriel Cruz, su vida cambió por completo. Judit nunca tuvo buena relación con Ana Julia Quezada, pero eso no evitó que colapsara a nivel mental el pasado marzo cuando conoció que su madre llevaba el cuerpo de Gabriel asesinado en su coche. La joven terminó ingresada en el hospital con una crisis de ansiedad, preocupando a todos sus conocidos.

Ahora parecía que, poco a poco, había logrado desprenderse de la sombra de su madre. Pero al darse a conocer la noticia de que Ana Julia estaba implicada en la muerte de su hermana mayor, Judit, ha decidido recluirse en su piso. Según una de sus vecinas consultadas por El Español, "no salió ayer (martes) en todo el día, y hoy (miércoles) tampoco". 

Judit es la hija de Ana Julia "Judit es la hija de Ana Julia"

Otra de las vecinas ha señalado que "si Judit sigue viva, sabiendo lo que sabemos ahora de todo lo que ha hecho Ana, es por Miguel Ángel y sus padres". Miguel Ángel es su padre, con quien vive actualmente en Burgos y en el piso en el que intenta aislarse de cualquier noticia relacionada con su madre. Cerca de ellos viven sus abuelos paternos, con los que se habría criado, según otra vecina consultada por el citado medio. Al parecer, "la madre no le prestaba mucha atención y su padre estaba mucho tiempo fuera con lo del camión". 

La hija mayor de Ana Julia, Ridelca Josefina, falleció en marzo de 1996. Ahora, la investigación de la Guardia Civil apunta a que fue la propia Ana Julia la que "segó" su vida. Ese delito ya habría prescrito, puesto que el caso del extraño accidente de la chica se cerró poco después de haber sucedido.

La vida de la joven ha cambiado por completo

La joven ha cambiado su vida por completo "La joven ha cambiado su vida por completo"

Judit estudia por las mañanas para ser auxiliar de enfermería, y trabajaba todas las tardes como camarera en un local de su barrio. Ahora ha pedido una "baja voluntaria", según cuentan sus conocidos a El Español.

La joven tuvo uno de sus peores momentos cuando tuvo que comparecer en la sede judicial de Almería. Allí tuvo que declarar por lo sucedido con su madre en mayo de este mismo año. Apenas tenían relación, pero ella no dudó en viajar a Almería cuando conoció la desaparición de Gabriel para ayudar a encontrarle. Pese a todo, fue acosada por redes sociales, creyéndola culpable de un delito que ella jamás cometió.

Artículos recomendados

Comentarios