Buscar
Usuario

Noticias

Un joven musulmán chantajea a un sacerdote valenciano al que grabó haciéndole una felación

El prelado iba a pagar 75.000 euros con el único objetivo de frenar la difusión del vídeo sexual a través de internet.

Un joven musulmán chantajea a un sacerdote valenciano al que grabó haciéndole una felación

Ambos mantuvieron una relación sentimental que se prolongó durante más de un año. Sin embargo, un chantaje acabó con el romance. Se trata de la historia de un joven de confesión musumana que coaccionó a su pareja, un sacerdote católico de Valencia, y le exigió un pago de 100.000 euros a cambio de no divulgar su orientación sexual en su entorno personal, familiar y profesional.

La extorsión se produjo la noche del 11 de mayo de 2017, un año y medio después de que la relación sentimental terminara, cuando los dos hombres se volvieron a ver y el joven grabó al sacerdote valenciano practicándole una felación en la casa parroquial.

Casi un mes después, el 6 de junio, le envió una serie de mensajes de WhatsApp en los que incluía el vídeo sexual y le exigía el pago de 100.000 euros. De no hacerlo, según advirtió el joven, la grabación sería difundida y todos los contactos con los que contaba el valenciano en Facebook descubrirían su orientación sexual.

El caso ha llegado a los juzgados

Un sacerdote valenciano ha sido extorsionado con un vídeo sexual "Un sacerdote valenciano ha sido extorsionado con un vídeo sexual"

Según recoge la Fiscalía, el acusado llegó a amenazar con "enviarle el vídeo al Papa". De hecho, varios familiares del sacerdote llegaron a recibir un mensaje de texto de parte del joven que rezaba: "¿Quieres un vídeo sexual suyo? Pregúntale a él, si quiere que te lo envíe".

Sin embargo, el chantaje fue más allá de un simple lío sentimental y ha llegado ya a los juzgados. Y es que después de que el cura denunciara la extorsión ante las autoridades, su examante fue arrestado por la Policía. Ahora, parece que los dos hombres no llegarán a verse las caras en ninguna sede judicial, porque ambos han llegado a un acuerdo previo por el que el religioso asegura sentirse "reparado y satisfecho", dado que el segundo ha reconocido los hechos relatados por la Fiscalía y ha pedido perdón reiteradamente a su expareja.

Eso sí, pese a haber mostrado su arrepentimiento, la Fiscalía mantiene la solicitud de una orden de alejamiento que le prohíba acercarse a menos de 300 metros del párroco. Tampoco podrá comunicarse con él por ningún medio durante un periodo de dos años y medio.

Artículos recomendados

Comentarios