Buscar
Usuario

Noticias

Un joven se arranca el pene de cuajo al saltar una valla de metal

Una noche de borrachera acabó en tragedia para este joven de 27 años cuando intentó saltar una valla.

Hay noches de borrachera muy complicadas. Se te va la mano con el alcohol, mezclas más de la cuenta, encima lo que te sirven es garrafón del malo y claro, luego pasa lo que pasa. Tras ligar con unos cuantos horcos de Mordor y liarla en la discoteca hasta que que te echan, toca volver a casa, pero no estás en condiciones.

Por la calle vas haciendo eses porque no es que veas doble, ves en cinco dimensiones, has aprendido hablar arameo y hasta te crees un superhéroe. Y esto precisamente es lo que le ha pasado al protagonista de nuestra historia, cuyo final fue tan inesperado como horroroso.

Un joven de 27 años procedente de Kuznetsk, en Rusia, volvía a casa tras una moche de locura y desenfreno. No se sabe cómo llegó hasta allí, pero se topó con una valla que tenía elementos metálicos punzantes y, por alguna razón que se escapa al entendimiento humano, decidió escalarla como si fuese el mismísimo Spiderman.

En un momento de su hazaña, cuando estaba en lo alto, sus pantalones se quedaron enganchados en uno de estos picos, quedando irremediablemente atrapado. Envalentonado por los litro y litros de alcohol que llevaba en el cuerpo, el tiró y tiró tratando de saltar hasta que acabó enganchándose también el mismísimo pene arrancándoselo de cuajo.

Érase un pene ensartado en una valla "Érase un pene ensartado en una valla"

El dolor, con toda seguridad, sea inimaginable, pero como prueba se quedó su pene ensartado en la verja. El joven cayó al otro lado cubierto de sangre. El pedo debió de írselo de inmediato, porque logró llegar al hospital, aunque en un estado bastante alarmante. Por suerte, los médicos lograron salvar su vida

Su pene, mientras tanto, reposó varios días en la valla, por lo que varios vecinos del lugar, al descubrirlo, le hicieron varias fotos con sus teléfonos móviles para compartirlas a través de las redes sociales. Y es que no se ve un pene así todos los días.  

Artículos recomendados

Comentarios