Buscar
Usuario

Política

Isabel Díaz Ayuso y la política del espectáculo en mitad de la crisis del coronavirus

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha protagonizado polémicas y desencuentros en su gestión de la crisis sanitaria.

Isabel Díaz Ayuso y la política del espectáculo en mitad de la crisis del coronavirus

Isabel Díaz Ayuso fue designada candidata del Partido Popular a la presidencia de la Comunidad de Madrid después de acontecimientos muy traumáticos para el partido hegemónico en la región. Tras el hiperliderazgo de Esperanza Aguirre y la fugaz etapa de Cifuentes, todo se desvanecía para los conservadores, pero el recién proclamado Presidente del Partido, Pablo Casado, optó por una vieja amiga personal, no curtida en gobiernos pero sí en la vida orgánica de la formación. No ganó, tras 32 años de victorias, el PSOE de Gabilondo fue capaz de arrebatar ese puesto, pero no fue suficiente, pues la suma del bloque conservador era mayor que la del progresista. Así, Díaz Ayuso llegaba al despacho de la Puerta del Sol gracias a un gobierno de coalición con Ciudadanos y al voto a favor de VOX.

Desde ese momento ha luchado con una poderosa estrategia de comunicación para ir llenando los vacíos del PP madrileño. Tanto es así, que empezó a verse como la reencarnación del liderazgo de Aguirre, se veía en Ayuso una política con férreos principios y dispuesta a lucha contra todo y todos, pero llegó el coronavirus.

La crisis sanitaria, económica y social provocada por la COVID-19 es una oportunidad para los líderes políticos, ya que la tendencia natural es la mejora de la valoración por parte de la ciudadanía y, además, se abre ante ellos un escenario de múltiples variables que permite al político gestionar con sentido común y erigiéndose en la salvaguarda de los derechos de los ciudadanos a los que representa. Todo esto no es tarea fácil, pero tampoco imposible, para ello hay que tener un buen equipo de asesores expertos y, lo más importante, que el líder reúna, sabiéndolo o no, esas cualidades y, por lo tanto, puedan ser explotadas en estas excepcionales circunstancias. Ayuso, para su desgracia y la de todos los ciudadanos de la Comunidad de Madrid, no tiene ni una cosa ni otra.

Aunque los primeros días de la crisis sanitaria pareció gestionar con rigor y templanza, la presidenta que disfruta con la esencia -a su juicio- de Madrid, los atascos, pronto se desmoronó; recordando al ídolo con los pies de barro. En esta competición compartía podio con José Luis Martínez Almeida, alcalde de Madrid, el cual sigue demostrando una valía desconocida hasta el momento y poco común en los líderes de nuestro tiempo.

Recojamos en una lista sus mejores frases o decisiones tomadas durante esta crisis:

1.- Menús infantiles compuestos por pizzas, sándwiches y Coca-Cola.

2.- La "d" de COVID-19 corresponde a diciembre, no a "disease".

3.- Portada en un medio de comunicación de tirada nacional en la que su imagen recuerda a la de una Virgen.

4.- Acto multitudinario en IFEMA para clausurar el Hospital levantado con motivo de la COVID-19.

5.- Posar ante los aviones que llegaban a la Comunidad de Madrid con material sanitario.

6.- Abandonar en numerosas ocasiones la Conferencia de Presidentes porque tenía otros actos en la agenda.

7.- En una entrevista aseguró: "El virus llevaba tiempo aquí; no tenemos una goma del pelo que no sea "Made in China" (...) Esto se veía venir".

8.- Intento de pasar a la Fase 1 rigiéndose por intereses económicos e ignorando los sanitarios. Entrando en una lucha encarnizada con el Gobierno central.

9.- Sobre la prórroga del estado de alarma: "Todos los días hay atropellos y no por eso prohíbes los coches".

10.- Durante una charla virtual aseguró que el coronavirus "genéticamente nos ha unido mucho" con los ciudadanos latinoamericanos: "Tiene algo que nos asemeja en cuanto a la virulencia del mismo en el organismo".

11.- La polémica desatada en torno a su estancia en un hotel durante toda la crisis y el origen del dinero con el que se paga.

12.- "Esperen a que la gente salga a la calle porque lo de Núñez de Balboa les va a parecer una broma".

Hay más, pero esta selección bien puede servirnos para entender las ocurrencias y los deslices dialécticos de la líder popular, que ha optado por un perfil duro contra la administración central y los partidos de la oposición en la Comunidad de Madrid. Ha hecho del ataque su mejor defensa, sin argumentación ni transparencia, simplemente lanzando cortinas de humo que bien pueden servir para asegurarse unos magníficos resultados electorales en las próximas elecciones autonómicas, pero no para solucionar esta crisis colosal.

Isabel Díaz Ayuso en el reportaje fotográfico para El Mundo "Isabel Díaz Ayuso en el reportaje fotográfico para El Mundo"

¿Moción de censura o adelanto electoral?

Entre todo este sombrío escenario en el que se desenvuelve como pez en el agua la presidenta madrileña, su coalición con Ciudadanos no deja de resentirse, especialmente después de cesar a varios cargos medios del gobierno regional que pertenecían a la cuota del partido naranja y, muy especialmente, tras rechazar cualquier tipo de acuerdo con la oposición en la Asamblea de Madrid.

Teniendo en cuenta la frágil situación de la coalición de Gobierno, no parece descabellado pensar en una moción de censura que aupase a Gabilondo al poder e, incluso en una situación extrema, a Ignacio Aguado; pero tampoco podemos descartar el adelanto electoral. Díaz Ayuso sabe que tiene los vientos a favor, los estudios demoscópicos lo demuestran, el PSOE no está en sus mejores horas y su electorado está muy movilizado, por lo que podría aprovechar esta coyuntura para asestar un duro golpe a todos los partidos de la Asamblea, incluido su socio de Gobierno.

En los mentideros del poder regional cada vez resuenan más estos ecos, por lo que no parece algo descabellado. Teniendo en cuenta que su estrategia se ha basado en crispar, confrontar, maximizar los errores ajenos y lanzar cortinas de humo ante los propios, un adelanto electoral podría servir para encumbrar a la actual Presienta, ante la inacción de su presidente nacional, como líder del partido conservador y máxima figura en la lucha contra el bloque progresista.

Isabel Natividad Díaz Ayuso, una líder joven y con proyección, ha decidido recurrir a las más viejas estrategias políticas para consolidar su puesto. Su estela parece la continuación de épocas pasadas, en las que también hubo dama de hierro gracias a un populismo que caló en lo más hondo de la Comunidad de Madrid. Todavía pueden pasar muchas cosas, pero, mientras siga asesorada por la vieja guardia pretoriana del conservadurismo patrio, no esperemos más que frases vacuas e imágenes epistolares abriendo portadas nacionales.

Artículos recomendados

Comentarios