Buscar
Usuario

Política

La invasión de Ucrania, los paralelismos con la guerra de Georgia de 2008 y... ¿después Transnistria?: la sombra expansionista de Putin

La invasión de Ucrania recuerda en muchos términos iniciales a lo vivido en Georgia en 2008... y hace poner el foco en Moldavia.

La invasión de Ucrania, los paralelismos con la guerra de Georgia de 2008 y... ¿después Transnistria?: la sombra expansionista de Putin La invasión de Ucrania, los paralelismos con la guerra de Georgia de 2008 y... ¿después Transnistria?: la sombra expansionista de Putin

Foto: CC | Wikimedia Commons

La hoja de ruta expansionista rusa en territorio extranjero ya tiene, al menos, dos ejemplos: Georgia y Ucrania. Se trata de alentar movimientos territoriales separatistas para desestabilizar a los países sobre los que se busca generar influencia para, posteriormente, invadir dichos territorios y anexionarlos. Precisamente, cuando dichos países tienen intención de reafirmar sus lazos con occidente mediante una vinculación militar a la OTAN o la UE.

Nos remontamos trece años atrás, hasta agosto de 2008. El Gobierno ruso lanzó su primer intento de rediseño de las fronteras postsoviéticas para recuperar la influencia perdida tras la caída de la URSS. La víctima: Georgia.

El país caucásico había iniciado cinco años antes la 'Revolución de las Rosas', que impulsó un gobierno, presidido por Mikheil Saakashvili, afín a la incorporación a la OTAN y la Unión Europea. La presencia de los militares estadounidenses y los ejercicios conjuntos con fuerzas de la OTAN fueron inaceptables para Moscú, que no vio con buenos ojos que un estado soberano determinara sus líneas de defensa fuera de sus intereses.

En agosto de 2008, el gobierno de Saakashvili intentó recuperar el control de la región separatista de Osetia del Sur. Se trata de un territorio con soberanía reconocida georgiana, pero con movimientos prorrusos que defendían la integración con este país, al igual que Absajia. Un breve conflicto armado en 1992 había desembocado en un alto el fuego, en el que Rusia había actuado como mediador.

El movimiento del presidente georgiano fue aprovechado por el Kremlin para justificar la invasión de estos territorios. El entonces presidente ruso, Dmitri Medvedev y su primer ministro y verdadero gobernante, Vladímir Putin, justificaron la operación como una "intervención legítima" que había sido solicitada por las autoridades de esta región separatista. Precisamente el mismo argumento que ahora emplean para sostener lo ocurrido en Ucrania con Donbas y Crimea.

El ataque ruso sobrepasó las fronteras de Osetia del Sur y llegó hasta las puertas de la capital, Tbilisi. En un ataque de pinzas, también se incluyó la movilización de la flota rusa del mar Negro, de forma que las Fuerzas Armadas georgianas quedaron rápidamente neutralizadas. La operación duró solo cinco días. El 12 de agosto, el presidente francés Nicolas Sarkozy logró frenar las hostilidades y los tanques rusos se replegaron.

Refugiados georgianos huidos de la invasión rusa en 2008 Refugiados georgianos huidos de la invasión rusa en 2008, imagen de sustitución
Refugiados georgianos huidos de la invasión rusa en 2008 CC | Wikimedia Commons

Con este movimiento, Rusia expulsó a los georgianos de Osetia del Sur y reforzó su presencia militar en Absajia, otra república separatista ubicada en el noroeste de Georgia y con costa sobre el mar Negro. Los absajios también habían ganado militarmente a los georgianos en 1993 con una independencia 'de facto'. Con esta operación relámpago, el Kremlin reconoció a Osetia del Sur y Absajia como 'Estados soberanos' y firmó Tratados de Amistad y Cooperación con ambas repúblicas.

Moscú cuenta en la actualidad con casi 13.000 efectivos militares estacionados en ambos territorios y ha repartido pasaportes rusos a sus habitantes, una práctica que también se repitió en el Donbas ucraniano pocos años más tarde.

Lo ocurrido en Georgia le salió perfectamente a Putin, pero no se vio como el inicio de una posible política imperialista del Kremlin. Esta invasión de Ucrania podría ser la simple repetición de lo realizado en Georgia, pero Moscú quizás no contó con que, en esta ocasión, la respuesta de los ciudadanos invadidos y la respuesta internacional sería mucho más tajante. El futuro abierto es una incógnita. Si todo le sale bien, hay otro posible territorio en el que podría repetir la misma operación.

Moldavia y Transnistria

Moldavia es un estado fronterizo con Ucrania, no perteneciente a la OTAN y con una región separatista prorrusa que ocupa toda la frontera con Ucrania, Transnistria. Esta región, además, ha pedido este sábado 5 de marzo la independencia de Moldavia después de que el país haya solicitado formalmente el ingreso en la Unión Europea. ¿La historia se repite?

Desfile militar en la región separatista prorrusa de Transnitria (Moldavia) Desfile militar en la región separatista prorrusa de Transnitria (Moldavia), imagen de sustitución
Desfile militar en la región separatista prorrusa de Transnitria (Moldavia) CC | Wikimedia Commons

Transnistria es una región moldava establecida a principios de la década de 1990 por fuerzas del antiguo Ejército Rojo estacionadas en este país que no aceptaban la creación en la exrepública soviética de un Estado independiente de Moscú.

En este enclave, Rusia tiene permanentemente unas 2.000 efectivos. El gobierno moldavo, que como el ucraniano es de corte proeuropeo y occidental, ha pedido en reiteradas ocasiones que Rusia abandone este territorio, aunque sin éxito.

La invasión rusa de Ucrania ha aumentado el temor en el Gobierno moldavo a que Rusia repita una invasión como la vivida en su país vecino. Sin el paraguas de la OTAN ni la UE, con una frontera ocupada con militares rusos, con la crisis actual... el país teme un escenario de las peores características.

En este sentido, Josep Borrell, responsable de Seguridad y Política Exterior de la UE, ya ha viajado hasta Moldavia para ofrecer el apoyo a su Gobierno, al igual que el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, que ofrece su respaldo a su "soberanía e integridad territorial".

¿Qué hará Putin tras Ucrania? Nada se puede descartar a estas alturas, pero lo cierto es que vista la trayectoria, sí se cumplen un 'modus operandi' en su política expansionista en su particular ambición de recuperar el poder territorial que llegó a ostentar la antigua URSS.

Artículos recomendados

Comentarios