Buscar
Usuario

Noticias

Ingresado con una grave necrosis en los genitales tras la mordedura de una serpiente oculta en el retrete

El hombre sufrió una grave mordedura que ha terminado con una cirugía de reconstrucción genital para recuperar su pene.

Ingresado con una grave necrosis en los genitales tras la mordedura de una serpiente oculta en el retrete Ingresado con una grave necrosis en los genitales tras la mordedura de una serpiente oculta en el retrete

Foto: Envato Elements

Un hombre ha sido ingresado de urgencia y sometido a una cirugía reconstructiva de sus genitales tras haber sufrido una grave mordedura por parte de una serpiente. Se trata de un varón de 47 años con nacionalidad holandesa que estaba de safari en Sudáfrica cuando fue mordido por una cobra hocicuda (Nara annulifera) que estaba oculta en su retrete.

El caso ha sido publicado por la revista especialidad Urology Case Reports, que relata cómo el hombre estuvo agonizando durante tres horas antes de que fuera llevado al centro sanitario más cercano, situado a 350 kilómetros de distancia del lugar de los hechos.

Mientras era trasladado al hospital, durante su larga travesía, el hombre experimentó una sensación de ardor en el área genital, así como un fuerte dolor que se extendió hasta la parte superior del pecho y el abdomen. Además, vomitó por el camino.

Cuando finalmente llegó al centro hospitalario, su pene y escroto "estaban hinchados, de color púrpura oscuro y dolorosos". Fue en ese momento cuando los médicos le diagnosticaron "necrosis escorial y recibió múltiples dosis de un antisuero de veneno de serpiente no específico y antibióticos de amplio espectro", según detalla el informe médico.

La necrosis escrotal que sufría afectaba a toda la fascia (de la piel de los espermatozoides internos) y se extirpó con márgenes extensos. Además, se realizó un cierre primario, dejando un drenaje in situ, tal y como indica Urology Case Reports.

Un importante tratamiento

El suceso provocó que el hombre necesitara ser tratado con hemodiálisis debido a una lesión renal aguda que sufrió antes de su repatriación definitiva a Países Bajos. Una vez que llegó a su país, se sometió a una cirugía reconstructiva tras el desbordamiento del eje del pene.

"Después de otros 6 días, se extrajo un injerto de espesor total de la ingle y se colocó sobre el defecto del pene", explica el informe. "La función renal mejoró gradualmente as las 2 semanas de repatriación, momento en el que fue dado de alta".

Volvió a ingresar en el hospital un año después, con el objetivo de realizar un seguimiento a su caso. Se pudo comprobar que la función y la sensibilidad del pene se habían recuperado mientras que sus heridas cicatrizaban correctamente.

Los investigadores responsables de redactar el informe escribieron en sus conclusiones: "¿Nuestra recomendación? ¡Siempre tire de la cadena del inodoro antes de sentarse en países famosos por su población de serpientes!".

Artículos recomendados

Comentarios