Buscar
Usuario

Noticias

Indignación en redes: la noche del fin del estado de alarma, como si no existiera el virus

El final del estado de alarma ha generado multitud de fiestas sin respetar las normas de seguridad e indignación en las redes sociales.

Indignación en redes: la noche del fin del estado de alarma, como si no existiera el virus Indignación en redes: la noche del fin del estado de alarma, como si no existiera el virus

Foto: Cordonpress

El final del estado de alarma ha dado pie a celebraciones a lo largo de todo el país. Los toques de queda y otras medidas como los cierres perimetrales, decretados desde hace seis meses, han dado pie a una relajación de las normas que se han celebrado en las calles de las principales ciudades españolas.

Muchos ciudadanos han salido a las calles a celebrar el acontecimiento como si de una Nochevieja se tratase. Madrid, Barcelona, Sevilla, Valladolid, Segovia... las aglomeraciones de personas que llevaban la mascarilla como mero complemento de adorno o directamente ni la portaban han sido la nota. El sentimiento entre gran parte de las redes sociales ha sido de haber tirado por la borda el esfuerzo de tantos meses.

La Policía ha intentado en algunos momentos controlar las aglomeraciones, pero resultaba imposible. En la Puerta del Sol, por ejemplo, los congregados jugaron al 'gato y el ratón' durante la hora situada entre las 23 y las 00, el último toque de queda. Los agentes municipales intentaron que se controlase, pero entre el tiempo en que intentaron desperdigar a los concentrados y que se congregaron en el Metro hasta esperar a salir a la medianoche, finalmente hubo fiesta en Sol. La nochevieja de mayo, el final de la pandemia, iba a celebrar al siguiente grito: "Hemos venido a emborracharnos y el resultado nos da igual".

Muchos usuarios han aprovechado para recordar que el fin del estado de alarma supone simplemente el final de una herramienta legal: no el fin de una pandemia que se ha cobrado más de 80.000 vidas en España.

Las críticas se han sucedido de manera constante.

Sin duda, la relajación de las restricciones ha provocado un 'efecto champagne', similar a descorchar una botella. Habrá que esperar para conocer cómo afecta a la incidencia y hasta qué punto es necesario volver a aumentar las restricciones, como sucedió el pasado verano (sin población vacunada, aunque el porcentaje sigue siendo muy bajo) o ha sido algo puntual.

Artículos recomendados

Comentarios