El imprevisible Trump, las tensiones en Oriente Próximo y el temor a un conflicto nuclear

El imprevisible Trump, las tensiones en Oriente Próximo y el temor a un conflicto nuclear

El presidente estadounidense toma una decisión de consecuencias imprevisibles.

La ruptura del acuerdo nuclear entre Estados Unidos e Irán ha provocado toda una oleada de tensiones en Oriente Próximo. Los giros imprevisibles de un presidente que firma la paz con Corea del Norte mientras acaba con el deshielo con Irán, ha vuelto a avivar el avispero de Oriente Próximo.

Las relaciones entre Washington y Teherán no pasaban por el mejor momento tras el bombardeo de varios objetivos del Gobierno sirio. Por su parte, la especie de guerra fría que mantienen Irán y Arabia Saudí lleva a que EEUU se posicione a favor del segundo país, en el que Trump mantiene, casualmente, importantes vínculos comerciales.

Además, el deterioro de las relaciones entre Irán y Estados Unidos, supone un nuevo paso en contra del legado dejado por Obama, que intentó fortalecer en vínculo por el interés, por ejemplo, en luchar contra el Daesh.

¿Qué supone la ruptura de este acuerdo? ¿Hacia dónde va un conflicto que podría ser objeto de consecuencias devastadoras? ¿Será papel mojado?

1 La reactivación del programa nuclear iraní y la Guerra Fría con Arabia Saudí

El presidente iraní ya ha anunciado la reactivación del programa nuclear "El presidente iraní ya ha anunciado la reactivación del programa nuclear"

El Ejecutivo de Teherán no ha tardado en responder a la administración norteamericana: Hasan Rohaní ya ha avisado a la Organización Iraní de Energía Atómica para adoptar las "medidas en caso necesario", entre las que se incluye el enriquecimiento de uranio.

En este punto se antoja imprescindible la posición del resto de países que firmaron el acuerdo, entre ellos, importantes miembros de la Unión Europea. "Debemos ser pacientes para ver cómo reaccionan el resto de países", ha afirmado Rohaní. La resupuesta ya ha llegado en forma de crítica: hacia Estados Unidos. 

Por otro lado, no hay que olvidar la Guerra Fría que mantienen Irán y Arabia Saudí en su afán por imponer sus criterios y versión del Islam en Oriente Próximo. ¿Esta reactivación del programa iraní puede provocar una carrera militar paralela en Riad? Es posible.

Nadie quiere romper el acuerdo nuclear, con la excepción de Estados Unidos, lo que lleva al país norteamericano a una nueva situación de aislamiento internacional en cuanto a sus relaciones diplomáticas con el exterior.

2 Forzar un cambio de régimen y lucha contra Rusia

La colaboración militar entre Rusia e Irán permite controlar puntos estratégicos en la región "La colaboración militar entre Rusia e Irán permite controlar puntos estratégicos en la región"

El actual Ejecutivo de Teherán cuenta con estrechas relaciones con Rusia. Gracias a ello, Moscú cuenta con un lugar privilegiado para acceder al Golfo Pérsico o el Golfo de Omán, un punto estratégico en una región inestable.

Irán, por otro lado, ha fortalecido su posición gracias al gobierno iraquí de Fuad Masum, perteneciente a la rama chií. Con ello, cuenta con un corredor directo hacia Lattakia, un puerto sirio con salida al Mar Mediterráneo que cuenta con una base militar rusa. Ambas potencias, no olviden, cuentan con una buena posición militar en toda la región gracias a estos movimientos. 

Por otro lado, las tensiones de Estados Unidos hacia Rusia y su inestable relación con Putin (a pesar de la injerencia en las elecciones), ayuda a que Washington muestre su poder y sus cartas ante el Kremlin.

La continuidad de las sanciones sirve para asfixiar a Irán, un país con un alto nivel cultural que se ve completamente aislado de la comunidad internacional y sin perspectiva de cambio.

3 Debilita a Assad y Rusia frente al Daesh

Las relaciones entre Irán y el Ejecutivo de Damasco son especialmente estrechas "Las relaciones entre Irán y el Ejecutivo de Damasco son especialmente estrechas"

El ataque contra las posiciones en Siria, a cuenta del ataque químico con gas sarín en Gutta, ha avivado el mencionado enfriamiento de las relaciones entre Rusia y EEUU. La mayoría de países occidentales ya plantean la permanencia del sátapra sirio como única salida pausible a una guerra que dura más de siete años.

Con una oposición democrática debilitada, ningún país quiere que el Daesh continúe controlando un territorio que sirve como campo de entrenamiento de terroristas (recuerden Afganistán durante la era talibán).

Este enfriamiento de relaciones supone la debilidad de relaciones con Damasco y, quizás, el recrudecimiento de una guerra que ha dejado miles de muertos. Mientras tanto, el Daesh continúa perdiendo posiciones gracias a los ejércitos sirio y ruso.

4 El fortalecimiento de Israel y la tensión con la comunidad musulmana

El conflicto palestino pesa en las malas relaciones de Israel con la comunidad musulmana "El conflicto palestino pesa en las malas relaciones de Israel con la comunidad musulmana"

La decisión de Trump no ha contado, fuera del pacto de no agresión mutua, con la condena unánime de toda la comunidad internacional. El eterno enemigo de Irán, Israel, ha aplaudido la iniciativa: "Es una decisión valiente".

El aprobación de Israel supone reaviviar el conflicto entre judíos y palestinos y, por ende, el resto de la comunidad musulmana. No hay que olvidar que la presencia de los israelíes en la región provoca fuerte rechazo entre sus vecinos.

La predilección de la actual administración estadounidense por Israel no es nueva. Ya se evidenció con la presencia de Trump en Jerusalén el pasado 6 de diciembre. Allí, en una tierra reclamada por judíos, musulmanes y cristianos, el propio presidente llegó a reclamar la localidad como capital del estado judío en sustitución de Tel Aviv.

5 Tensión con Europa

Trump ha ignorado las peticiones de los líderes europeos "Trump ha ignorado las peticiones de los líderes europeos"

Las relaciones entre Estados Unidos y Europa no se encuentran en su punto más álgido. La negativa del Viejo Continente a secundar la ruptura del acuerdo con Irán, ha provocado un serio distanciamiento entre ambas regiones.

No sirvió la visita de los presidentes francés (Enmmanuel Macron), alemán (Angela Merkel) y el ministro de Exteriores británico (Boris Jhonson) para convencer al presidente del valor del acuerdo. 

Esta ruptura, tras la llegada de Donald Trump, debilita a Occidente y provocará un choque de trenes a nivel diplomático entre Europa y Estados Unidos que no beneficia a ninguna de ambas partes.

Comentarios