Buscar
Usuario

Política

Tensión Irán-Estados Unidos: ¿Hasta qué punto puede desatarse una guerra internacional?

Irán ha atacado varios intereses estadounidenses en Irak tras el asesinato del general Soleimani y ha aumentado la tensión entre ambos países.

Tensión Irán-Estados Unidos: ¿Hasta qué punto puede desatarse una guerra internacional?

La tensión entre Irán y Estados Unidos tras la muerte del general Soleimani en un bombardeo ha generado una fuerte inestabilidad internacional. Teherán ha jurado venganza y ya ha perpetrado un ataque con misiles contra dos bases militares norteamericanas en Irak, ha anunciado que se saltará las limitaciones a su programa nuclear y prepara más acciones contra Washington. Estados Unidos, por su parte, ha advertido sobre su potencial nuclear y ha realizado una suerte de 'muestra de buena voluntad' reduciendo la respuesta a sanciones económicas: "No queremos usar misiles", ha asegurado Trump en un mensaje que ha unido conciliación y amenaza a partes iguales.

Los efectos de estos movimientos también se están trasladando a la bolsa. El principal selectivo español ha abierto en negativo, con un descenso del 0,54% siguiendo la tendencia de la mayoría de bolsas europeas.

El asesinato de Soleimani es un duro golpe para Teherán, ya que se trata de uno de los hombres situados en la cúspide del régimen teocrático y responsable de la campaña internacional que ejerce el país con varios ejes: garantizarse un corredor hacia el Mediterráneo controlando a Irak y minar a Arabia Saudí e Israel en toda una guerra de religiones.

En este contexto, los escenarios se abren. Las reiteradas amenazas de venganza entre ambas partes y las tensiones plantean varias situaciones que vamos a analizar en este artículo. Esto es lo que podría pasar a partir de ahora.

1  Guerras en terceras plazas

El último ataque en Irak, esta vez perpetrado por Irán, ha generado el rechazo de su población "El último ataque en Irak, esta vez perpetrado por Irán, ha generado el rechazo de su población"

Este punto sería la mejor escenificación de una 'guerra fría' entre Irán y Estados Unidos, aunque no sería la primera ocasión en la que se da una situación de estas características: durante gran parte del conflicto sirio, Washington ha apoyado a los rebeldes e Irán, junto a Rusia, al gobierno de Bashar al Assad.

La región de Oriente Próximo es un auténtico avispero con tensiones étnicas y religiosas, en parte nacidos por los acuerdos de Sykes-Picot (que originaron fronteras artificiales que todavía perduran), que pueden estallar en cualquier momento.

Uno de esos campos es Yemen, el país más pobre de la región. En la actualidad, los hutíes (un grupo chií afín a Irán) mantienen un enfrentamiento armado con el gobierno (sunní, afín a Arabia Saudí). Cada uno de los países financia al sector que considera más cercano a su visión del Islam con una clara finalidad: garantizarse en el futuro la mayor influencia posible dentro de sus fronteras (y también el Golfo de Adén).

La monarquía de Arabia Saudí, muy cercana a Trump por cuestiones de negocios, ya ha pedido "mesura" en esta crisis, pero a nadie se le puede pasar por alto que en una hipotética guerra fría de estas características, Estados Unidos podría coaligarse en los conflictos que mantiene Riad en terceras plazas.

Junto a Yemen, surge la duda sobre Irak, un país que todavía no se ha recompuesto de la guerra y la invasión del Daesh y que actualmente se está tensionando por las injerencias internacionales.

Todo ello podría llevar a ambos países a lavar sus trapos sucios a costa de pelearse en países ajenos, en una zona muy tensionada y originando una gran pérdida de vidas humanas.

2 Ciberataques

Irán y Estados Unidos se encuentran preparados para afrontar una guerra cibernética capaz de inutilizar infraestructuras críticas "Irán y Estados Unidos se encuentran preparados para afrontar una guerra cibernética capaz de inutilizar infraestructuras críticas"

La otra posibilidad que se plantea es que la guerra entre Irán y Estados Unidos pueda organizarse a través de ciberataques. Eso es lo que, en realidad, ya surge entre Washington y Moscú, por lo que Rusia podría unirse a Irán (aliados internacionales) con el objetivo de recrudecer esta pugna.

Estados Unidos asegura que ya está sufriendo este problema: "Les pedimos de forma urgente que analicen y refuercen sus defensas básicas tanto digitales como físicas para protegerse contra esta potencial amenaza", ha difundido este lunes 6 de enero la CISA, la agencia del gobierno de Estados Unidos responsable de la ciberseguridad del país.

La historia de estos ataques entre ambos países es larga y se remota a 2010. Aquel año, el virus Stuxnet tumbó la central nuclear de enriquecimiento de uranio iraní de Natanz. El citado malware tiene la capacidad de tomar el control de las máquinas y ordenar que se autodestruyan, así que la persona que perpetró ese ataque esfumó el dinero, trabajo y capacidad de presión de Irán en cuestión de minutos. Israel y Estados Unidos nunca reconocieron su autoría, aunque todo el mundo sigue mirando hacia ellos. Dos años después, en 2012, Irán se cobró su venganza: utilizó el virus Shamoon contra la petrolera Saudi Aramco para inutilizar 30.000 ordenadores.

Irán continua desarrollando este tipo de tácticas. En 2018 hizo caer cientos de ordenadores y servidores de la petrolera italiana Saipem en medio mundo. Y, hace solo unos meses, se descubrió que un grupo de hackers conocidos con el nombre de APT33 estaba probando varias técnicas para inutilizar fábricas, petroleras y empresas eléctricas.

Los efectos de este tipo de guerras pueden ser letales, ya que van destinados a infraestructuras críticas. Y, con ello, por ejemplo, se plantea la posibilidad de cortar por completo el funcionamiento de un hospital, la luz o parar un país en cuestión de minutos.

El régimen de Teherán lleva varios años trabajando en esta materia y ha conseguido avances importantes, aunque el nivel puede ser imprevisible en el caso de que cuente con ayuda rusa, algo altamente probable en las actuales circunstancias.

3 La retirada de las tropas de Irak

La retirada de las tropas de Irak podría salvar la situación a corto plazo, pero dejaría vía libre a Irán en la región "La retirada de las tropas de Irak podría salvar la situación a corto plazo, pero dejaría vía libre a Irán en la región"

Una de las salidas más rápidas para solucionar este conflicto sería la retirada total de las tropas de Estados Unidos en Irak. Esto daría vía libre a Irán para desplegar su influencia con una población que, poco a poco, muestra sus simpatías hacia Teherán y cumpliría con la petición del Parlamento en Bagdad, que recientemente ha aprobado una moción para solicitar la retirada estadounidense.

Sin embargo, esta opción parece poco posible: reduciría la influencia estadounidense en Oriente Próximo en plena carrera electoral de Trump hacia la reelección, dejaría vía libre a Irán para fortalecerse y, con ello, también a Rusia; así como minaría las posibilidades de sus aliados en la región, básicamente, Israel.

Por otro lado, a pesar de que Estados Unidos se desentendería de la situación, no hay que olvidar la especie de 'guerra fría' que viven Arabia Saudí (sunní) e Irán (chií). Si la segunda se ve fortalecida por un movimiento de Trump, la primera se moverá rápidamente para, al menos, garantizar las cotas de poder e influencia que mantienen en la región.

4 Un cambio en la retórica

Irán podría considerar su última respuesta a Estados Unidos como un toque de atención para evitar futuros ataques y cambiar progresivamente su retórica "Irán podría considerar su última respuesta a Estados Unidos como un toque de atención para evitar futuros ataques y cambiar progresivamente su retórica"

Al igual que sucede en el anterior punto, resulta complicado que Irán decida por las buenas tomar una solución por iniciativa propia para rebajar el tono del conflicto. Y sería la siguiente: considerar que se ha vengado la muerte de Soleimani, que se ha dado un toque de atención a Estados Unidos para que no vuelva a repetir una acción de estas características e iniciar una bajada progresiva de la retórica.

La situación es distina (no hubo un asesinato de un dirigente), pero la última crisis entre Corea del Norte y Estados Unidos se solucionó de una manera similar. Sin embargo, ambas situaciones no son comparables y todo apunta a que la tensión durará un tiempo indeterminado y con un escenario abierto.

Bonus ¿III Guerra Mundial?

La consolidación de la comunidad internacional y un contexto con un mundo multipolar aleja las posibilidades de una III Guerra Mundial "La consolidación de la comunidad internacional y un contexto con un mundo multipolar aleja las posibilidades de una III Guerra Mundial"

Internet ha sido un hervidero sobre teorías en torno a una III Guerra Mundial, aunque esta teoría cuenta con pocas probabilidades: la comunidad internacional se encuentra mucho mejor articulada y el contexto ya no se plantea con dos bloques cerrados y enfrentados entre sí; sino con un mundo multipolar con el poder más repartido y con aliados que se unen pero que guardan intereses muy divergentes entre sí.

La posibilidad real y que genera más temor es que Irán y Estados Unidos decidan tensionar terceros países con el objetivo de librar sus batallas. Generando auténticos baños de sangre y evitando el desarrollo de varias naciones que necesitan la oportunidad de avanzar y solucionar los múltiples retos que enfrentan en la actualidad. El caso de Afganistán, por ejemplo, es uno de los que representa esta problemática con mayor exactitud.

Artículos recomendados

Comentarios