Un 'terapeuta' que 'curaba' la homosexualidad, casado y con hijos, sale ahora del armario

Un 'terapeuta' que 'curaba' la homosexualidad, casado y con hijos, sale ahora del armario

Este hombre, en contra de la homosexualidad durante dos décadas, aceptó su condición y actualmente aboga por la defensa de los derechos LGTBI.

McKrae Game intentó por todos los medios que no fuera verdad. Sin embargo no pudo aguantar. Su verdad interior afloró y se declaró abiertamente homosexual, aún habiendo intentando negar esta condición a otras personas en un pasado no tan lejano. De hecho, formó parte de un programa que se encarga de 'corregir' la homosexualidad a través del "asesoramiento" y la religión, considerando que se trata de un "trastorno de desarrollo multicasual".

McKrae, que defendía abiertamente los valores más tradicionales de la sociedad americana, también pretendió rechazar por completo su orientación sexual. Sin embargo, finalmente se dio cuenta de que con ello solo se hacía daño a sí mismo y a la gente que lo rodeaba. El hecho de apoyar las conocidas como "terapias de conversión" también supusieron algo perjudicial para él, aunque quizá tuvieron mayor impacto en aquellas personas que asistían a ellas.

Hoy en día quizá no sorprenda, pero si nos lo dicen hace unos años pensaríamos que este hombre ha hecho gala de su valentía interior por el hecho de estar casado y haber dado este gran paso. Su matrimonio con una mujer también le dio dos maravillosos hijos. A sus 51 años no ha querido seguir callándose y ha decidido aceptar que forma parte del colectivo LGTBI. Su mujer lo ha apoyado en su causa, aunque asegura que la comunidad cristiana de su localidad no ha recibido su decisión con buenos ojos.

"La gente de la comunidad LGTBI ha sido especialmente amable. Me dicen que les gusto por lo que soy ahora, no por lo que fui, y solo espero que me sigan dando la oportunidad de hablar para disculparme", asegura. Sus publicaciones en Instagram demuestran que está haciendo un gran esfuerzo, incluso se ha desecho de todo aquello que motivó su reciente pasado.

Ver esta publicación en Instagram

20yrs in exgay ministry I WAS WRONG! Please forgive me! ?? Unpacking the memories. In the discussions leading up to The Post & Courier coming to interview me, I'd told the young reporter that I'd still not unpacked from my having been fired. "It was just too painful. I've just been putting it off. " It all had been stacked up in our home office, which is a wreck, thus taking it all up to the den. The young reporter asked, "Would u be willing to let us film you and me talk to u while u go through the boxes?" I said "I guess I could do that." It was very cathartic going through the boxes, explaining each item, book, and pictures, including one of me and Joseph Nicolosi—author of Reparative Therapy and late director of NARTH, Joe Dallas, and my counselor Dan Garvin of Solid Rock. I went through each item, one at a time: my plaque from my 2010 marathon, ordination certificate, a toy Hummer I used to explain coveting, and garden gnome that was underneath one of my many plants that were in my office. Many books on understanding the roots of homosexuality, brokenness, sexual healing, Christianity, many Bibles, and my Hope for Wholeness badge I wore when displaying at conferences. Two cases of my book The Transparent Life. And my prize possession of my Promise Keepers hat that was signed by the men on the bus (to/from Bolder Colorado from Spartanburg, a 37 hr bus ride) that said me sharing changed their lives. He asked me after we got done what I would do with it all. I said I'd donate the normal books, throw away the books on homosexuality, keep the personal items like the embroidered Truth Ministry podium swath that someone (I don't remember who) made for me. He asked me why I'd keep the items. I said, "That was 20-26 years (20 in ministry leadership) of my life, it's a large part of me (though its like a distant memory). I will want to keep them to remember." The memories aren't all bad. There's many good memories. But I certainly regret where I caused harm. I know that creating the organization that still lives was in a large way causing harm. Creating a catchy slogan that put out a very misleading idea of "Freedom from homosexuality..." continued on Facebook.

Una publicación compartida de McKrae Game (@mckraegame) el

"Era un fanático religioso que dañaba a a la gente. Sé de personas que intentaron suicidarse por mi culpa, sé que hay personas que están yendo a terapia por las cosas que les decía. ¿Cómo iba a seguir allí?", revelaba en una entrevista al diario local The Post and Courier. 

Despedido de su propia fundación

Al dar este paso, fue expulsado de Hope for Wholeness, la organización que ponía en marcha las terapias, de índole religiosa. Esta asociacion fue fundada por él mismo hace 20 años y desde 1999, ha estado en activo intentando revertir la homosexualidad de sus víctimas, hasta que Game se dio cuenta de que era algo que no podía ser curado. Esto motivó su salida en noviembre de 2017, aunque a pesar de que él hace todo lo posible por defender actualmente quién es, el ente sigue organizando las charlas de conversión y no echó cuentas de su polémica salida.

"Las terapias de conversión no solo son falsas, sino que muy dañinas", apunta, defendiendo a las más de 700.000 personas que han formado parte de programas similares a los que Hope for Wholeness aún promueve. Este dato ha sido revelado por un estudio de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) y no solo son cada vez más los que condenan su objetivo, sino que decenas de instituciones sanitarias han condenado sus acciones. Estados Unidos, pese al conservadurismo de su líder Donald Trump, está poniendo fin a estas terapias y los Gobiernos de 18 estados ya han prohibido su constitución, aunque no creemos que sea ninguno de los 15 que aún permiten su labor con esta fundación al mando. 

McKrae Game y su mujer durante su boda, en una publicación compartida en Twitter "McKrae Game y su mujer durante su boda, en una publicación compartida en Twitter"

"Este ciclo tan nocivo de vergüenza y autorrechazo tiene que llegar a su fin. Literalmente está matando a personas", condena, animando a todos aquellos que repriman su homosexualidad a que aprendan a quererse a sí mismos y por tanto, también a los demás. Aceptando su verdadera condición sexual lo conseguirán, según rezaba una publicación de Game en las redes. 

En la lucha mundial por la aceptación de la comunidad LGTBIpodemos observar que cada vez son más los que deciden liberarse de una esclavitud impuesta únicamente por el entorno dañino que les ha rodeado. Dar un paso al frente cada vez es más frecuente y personas como Alan Chambers, homólogo de McKrae Game en Exodus International, hicieron lo mismo al admitir su homosexualidad. Él lo hizo en 2013, tras lo cual procedió al cierre de la mencionada organización.

Comentarios