Buscar
Usuario

Vida

Historia de Rodríguez Losada, relojero que regaló a Madrid el reloj de la Puerta del Sol

El reloj no ha dejado de funcionar en sus 155 años de historia y fue inaugurado por el cumpleaños de la reina Isabel II.

Historia de Rodríguez Losada, relojero que regaló a Madrid el reloj de la Puerta del Sol Historia de Rodríguez Losada, relojero que regaló a Madrid el reloj de la Puerta del Sol

Foto: Shutterstock

La tradicional noche del 31 de diciembre tiene un componente común que es el de sentarnos en familia o amigos a tomarnos las uvas. En esa celebración tiene gran importancia la Puerta del Sol de Madrid y su enorme reloj en el que se fijan todas nuestras miradas para despedir el año y comenzar el nuevo que entra.

Detrás de ese reloj, como de todos los monumentos, hay también una historia y esa es la de José Rodríguez Losada (1801-1870), el relojero que regaló al "pueblo de Madrid" el reloj situado en el templete de la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol en 1886.

Rodríguez Losada era un hombre "alto, enjuto, cejijunto, brusco en sus modales y corazón de oro", según l describía su amigo José Zorrilla.

"Era un magnífico relojero. En aquella época los relojes se hacían para que duraran y los grandes maestros cuidaban todo con esmero. El de la Puerta del Sol es una construcción magnífica con grandes materiales, la prueba es que está funcionando dos siglos después con una precisión increíble", comenta Pedro Ortíz, uno de los responsables hoy en día de la relojería Losada, según recoge Nius.

José Rodríguez Losada (1801-1870), relojero José Rodríguez Losada (1801-1870), relojero, imagen de sustitución
José Rodríguez Losada (1801-1870), relojero .

"Es un personaje fascinante. Empieza en Londres limpiando como barrendero en una relojería pero en vez de tirar las piezas que encuentra las guarda y aprende a arreglar relojes por su cuenta. Cuando el dueño lo descubrió le contrató como aprendiz, y al final, a la muerte de su patrón, acabó casado con la viuda. Terminó siendo uno de los relojeros más reputados de Londres hasta el punto que le llamaron para restaurar el Big Ben cuando se rompió y nadie sabía hacerlo", explica Emilio Lara, autor de 'El relojero de la Puerta del Sol'.

155 años de historia

El reloj se inauguró con motivo del cumpleaños de Isabel II y lo cierto es que en sus 155 años de historia nunca ha dejado de funcionar. Losada regaló el reloj a la ciudad tras descubrir que el que había no funcionaba bien.

"En 1960 se alojó en una pensión que daba a la Puerta del Sol y comprobó que el reloj que medía las horas en la Real Casa de Correos era bastante malo, pensó que el pueblo de Madrid se merecía algo mejor así que decidió fabricar uno similar al Big Ben y regalarlo. Se inauguró con motivo del cumpleaños de Isabel II", explica Lara.

Además, Pedro Ortíz, también responsable de su mantenimiento, comenta como la gran calidad de los relojes de aquella época hace que siga en pleno funcionamiento: "Lo revisamos cada semana, debe ser de los relojes más cuidados y más mimados del mundo, todas las semanas vamos a comprobar sus engranajes, pero va estupendamente", afirma el relojero.

"A lo largo de estos años hemos tenido que cambiar poquísimas piezas. Solo en 1997 cuando se desmontó para acometer la restauración del edificio aprovechamos para cambiar alguna, pero el 98% de las que lleva son las originales", revela.

Artículos recomendados

Comentarios