Buscar
Usuario

Vida

Hiperemesis cannabinoide: la enfermedad crónica que sufren los consumidores de marihuana

Dolor de estómago, náuseas, vómitos... Los problemas del cannabis pueden ser graves.

Siempre que se habla de la marihuana, se hace especial hincapié en sus beneficios medicinales, y en cómo esta droga es capaz de paliar los dolores de algunas enfermedades crónicas. Sin embargo, aún no se ha estudiado algunos de los perjuicios que causan en nuestro organismo. No se sabe lo suficiente sobre su ingrediente psicoactivo, ni siquiera sobre el conocido como el síndrome de hiperemesis cannabinoide, o CHS.

El síndrome de hiperemesis cannabinoide se nombró así por primera vez en el año 2004, hace apenas catorce años. Se habló de una mujer australiana que, desde que consumía marihuana, sufría de vez en cuando episodios muy graves de mareos, vómitos y dolores de estómago muy profundos.

Padeció estos episodios durante más de nueve años, y lo único que conseguía calmarla eran baños de agua caliente. Sin embargo, en el momento en el que esta agua dejaba de estar caliente, los dolores volvían. Tal era su desesperación que llegó a darse baños tan calientes que le provocaron quemaduras que la obligaron a ir al hospital.

Tras diversos estudios, la mujer acabó siendo diagnosticada con lo que, a partir de ese momento, comenzó a conocerse como el síndrome de hiperemesis cannabinoide.

Un síndrome muy desconocido

Al parecer, el CHS solo afecta a personas que consumen de forma habitual, repetida y constante marihuana. Normalmente, el síntoma que más suele llamar la atención, y el que más afecta a los consumidores, es el malestar estomacal. En el momento en el que esta paciente fue diagnosticada, también se dieron a conocer nueve casos más.

Un estudio realizado el año pasado por el German Medical Science confirmó que los casos iban en aumento. Además, gran parte de los diagnósticos habían sido erróneos en un momento, por lo que aún hay muchas personas que padecen este síndrome sin tener constancia de ello.

En una investigación que se llevó a cabo en Nueva York, se atendió a más de dos mil individuos que consumían marihuana. De ellos, ciento cincuenta y cinco fueron tratados por ser los únicos que la consumían de forma frecuente (a diario, e incluso más de una vez al día). Un tercio de los investigados sufrían todos los síntomas del CHS sin siquiera saberlo.

Todavía se conoce poco del CHS "Todavía se conoce poco del CHS"

Hasta ahora, la única solución que se ha dado al dolor de este síndrome es dejar de consumir marihuana completamente. Pero, si se vuelve a consumir, los síntomas regresan. Cualquier tratamiento contra las náuseas y los vómitos se ha demostrado inútil, tanto pastillas como los baños calientes. Son únicamente soluciones temporales que acaban desapareciendo al poco tiempo.

Artículos recomendados

Comentarios