Buscar
Usuario

Noticias

Roba un banco para no tener que vivir con su mujer y le condenan a arresto domiciliario

John Ripple tuvo una fuerte discusión con su esposa y le dijo que prefería vivir en la cárcel antes que junto a ella.

John Ripple, un hombre de 71 años, de Kansas City, Estados Unidos, tuvo una discusión acalorada con su mujer. La bronca fue tan fuerte que le dijo que prefería vivir en la cárcel antes que junto a ella. Y de esta manera ideó un plan con un final muy distinto al que en un principio Ripple perseguía. 

Desesperado, harto de discutir e incapaz de aguantar un día más a su esposa Remedios, el pasado 8 de septiembre salió de su casa en Kansas City y se dirigió a la sucursal del Bank of Labor, en el 756 de la avenida Minnesota, a tan solo unos metros de la comisaría.

Una vez dentro, Lawrence se acercó a uno de los empleados y le mostró una nota en la que había escrito: "Tengo una pistola, deme el dinero". Sin decir una sola palabra, el hombre esperó a que el cajero le entregara los cerca de 3.000 euros que en ese momento había en la caja. Después, no huyó con el dinero sino que esperó sentado y sin inmutarse a la Policía, ante un grupo de empleados incapaces de dar crédito a lo que estaban viendo.

John Ripple no aguantaba ni un segundo más estar en casa con su mujer "John Ripple no aguantaba ni un segundo más estar en casa con su mujer"

Cuando los agentes llegaron y fue interrogado, Ripple les contó que era el nombre que buscaban y que esperaba con impaciencia a ser encarcelado. Cualquier cosa antes de volver a casa con Remedios, la mujer con la que, hasta entonces, había compartido su vida. Sin embargo, el juez Carlos Murguia no pensó lo mismo y dictó sentencia por el asalto a un banco de Kansas y decidió darle al acusado la pena que quería evitar: seis meses de arresto domiciliario.

Asimismo, a Ripple le fue impuesto tres años de libertad vigilada y 50 horas de trabajo comunitario, además de pagar una multa de 220 euros al banco para compensar las horas que no hicieron los empleados el día del robo, ya que tras el susto fueron enviados a casa. 

La depresión

Ripple no estataba en su sano juicio cuando atracó el banco. Los problemas para él comenzaron en 2015, cuando se sometió a un triple bypass. La operación, según explicaron en el juicio sus abogados, le produjo una depresión que nunca le fue diagnosticada y que, por lo tanto, tampoco había sido tratada.

Ripple, durante su detención "Ripple, durante su detención"

El atracador de Kansas nunca había cometido ningún delito. Es más, según sus vecinos, siempre había sido un buen marido y un fantástico padre para los cuatro hijos que tenía Remedios cuando se caso con él. Su abogado esgrimió ante el juez que el robo no había sido más que un grito de auxilio y, en vista de que todo apuntaba a que no estaba en su sano juicio cuando cometió el robo, incluso el vicepresidente del banco y el cajero amenazado apoyaron la petición de clemencia.

Parece que el atraco no le salió como esperaba pero las consecuencias no han sido del todo malas, ya que Ripple está en tratamiento y su grito de ayuda ha sido escuchado y ahora recibe el trato y la atención que necesitaba. Incluso ha pedido disculpas asegurando que nunca quiso hacer daño a nadie. Un atraco perfecto.

Artículos recomendados

Comentarios