Guerra y juicios entre los youtubers Dalas y Miare por la custodia de un perro

Guerra y juicios entre los youtubers Dalas y Miare por la custodia de un perro

Las redes se han posicionado claramente a favor de Miare, aunque los dos han ofrecido argumentos cruzados en su defensa después de que la Justicia arrebatase la mascota a la youtuber.

Vida Adrián Parrondo Adrián Parrondo 13 Julio 2017 18:02

Dalas y Miare, dos conocidos youtubers que mantuvieron una relación sentimental, se encuentran actualmente en plena guerra encarnizada por la custodia de Argos, su perro.

Hay que reconocer que ambas figuras son dos pesos pesados de la red social Youtube, pero hay que tener en cuenta que Miare gana por goleada: en redes sociales todos los usuarios se están posicionando de su lado, mientras que Dalas es el malo oficial de esta película (hay que reconocer que se ha ganado muchos enemigos y detractores durante toda su trayectoria ante las cámaras).

Y es que esta polémica es la enésima que mantiene Dalas, que continúa denunciado por malos tratos y que ha protagonizado múltiples broncas contra otras figuras de la red hasta convertirse, sin exagerar, en una especie de 'apestado' con una serie de fieles completamente dispuestos a defenderle con uñas y dientes. Si hay alguna duda de ello, mirad aquí

La historia parte por un galgo que ambos adoptaron en una perrera y que quedó a cargo legal de Dalas por el simple hecho de que Miare era menor de edad por aquel entonces y no podía acceder a su tutela. En el siguiente vídeo podéis ver el momento en el que ambos lo presentaron en sociedad, fechado en mayo de 2015:

Poco tiempo después de romper la relación, Dalas cedió el galgo a su exnovia, tal y como se evidenció en los vídeos y fotografías de Instagram, donde ella aparecía siempre acompañada de la mascota, mientras que el youtuber no.

Sin embargo, tiempo después, Dalas decidió acudir a la Justicia: quería recuperar la tutela del perro teniendo en cuenta que, ante la ley, él era su único dueño. Y ahora sale la sentencia que afirma que... él tiene toda la razón.

Guerra en Youtube

Sin embargo, la decisión del juez no ha estado exenta de polémica. Los usuarios creen que no se debería de haber beneficiado a Dalas porque éste ya ha sido denunciado por su ex por malos tratos contra la mascota.

Miare ha subido un vídeo que está circulando como la pólvora y que ha provocado que la mayoría de usuarios (sin dudarlo) se posicionen de su lado. En los tres cuartos de hora que dura, la youtuber (entre sollozos e, incluso, en más de un instante se ve oblligada a parar porque no puede aguantar las lágrimas) relata la rabia que le ha producido esta decisión:

Con pruebas que, según ella ha presentado ante notario, la joven enseña varias conversaciones de WhatsApp en las que prueba que el youtuber había reconocido más de una paliza contra el animal con el que, según ella, "no mantenía ningún tipo de empatía en ningún momento".

De hecho, Miare apunta a que Dalas nunca quiso hacerse cargo del perro, y que tan sólo ha tomado esta decisión como forma de emprender represalias contra ella por denunciarle por malos tratos contra la mascota (con parte médico incluido).

La respuesta de Dalas

La mayoría de usuarios ha empatizado y se ha posicionado de su parte. Por otro lado, tenemos la versión del polémico Dalas, que en un vídeo-respuesta también ha mostrado su versión de los hechos. Con varios argumentos, afirma que ella era la que ejercía los malos tratos contra el perro, que ahora recupera lo que ella le quitó ilegalmente, mientras intenta desmontar uno a uno los argumentos de su expareja.

Mientras tanto, lejos de los que se posicionan con uno u otro, también ha habido algunos detractores que se han quejado del tratamiento que se da al animal, en una suerte de cosificación, tal y como si de un coche se tratase.

Por cierto, alguien ha iniciado una recogida de firmas para que se repita un juicio que consideran injusto. Aunque, en este caso, parece difícil que los tribunales se posicionen de parte de Miare: el dueño legal de la mascota es Dalas y contra ello, poco se puede hacer.

Comentarios