Buscar
Usuario

Política

Guerra en el PP: Casado, Ayuso y Almeida, enfrentados por el poder en la formación madrileña

El PP de Madrid camina sin un modelo de futuro definido mientras que Ayuso y Almeida continuan en ascenso con dos liderazgos completamente distintos.

Guerra en el PP: Casado, Ayuso y Almeida, enfrentados por el poder en la formación madrileña Guerra en el PP: Casado, Ayuso y Almeida, enfrentados por el poder en la formación madrileña

Foto: PP

El avispero en el que se ha convertido el PP de Madrid amenaza con convertirse en un dolor de cabeza en la calle Génova. El Partido Popular se está convirtiendo en un puzzle demasiado complejo por la falta de impulso que se evidencia en las encuestas, donde la falta de desgaste del Gobierno de Pedro Sánchez en las encuestas tras diez meses de pandemia se suma a la percepción, al menos entre el votante de la derecha, de que Ayuso ha sido eficaz con su estrategia de test de antígenos y apertura de la economía. Y que Pablo Casado está instalado en cierto inmovilismo.

El líder del PP tiene un problema de liderazgo interno. Quiere dirigir el partido hacia el centro, pero Isabel Díaz Ayuso sigue la vía Cayetana Álvarez de Toledo de confrontación diaria. Esto se suma a un gobierno con el que aplicar políticas y Miguel Ángel Rodríguez, su particular gurú mediático que está copiando literalmente la estrategia que aupó a José María Aznar desde una periférica Junta de Castilla y León (al menos mediáticamente) hasta el Palacio de La Moncloa). Para ello, excede constantemente los límites de la comunidad autónoma en los debates, polariza y se erige en 'lideresa' de la oposición. En muchos casos, de hecho, la dicotomía se presenta entre Sánchez-Ayuso y no entre Sánchez-Casado. El líder del PP queda como un personaje secundario y relegado a un segundo plano.

En la cúpula del PP hay cierto resquemor, una cierta sensación de que se está intentando mover la silla. De hecho, llama la atención que el secretario general, Teodoro García Egea, haya evitado apoyar públicamente a Ayuso como próxima presidenta del partido en Madrid, como sí lo ha hecho en el caso del resto de sus presidentes autonómicos.

De hecho, Egea ha confirmado que este congreso volverá a retrasarse hasta finales de 2021 o incluso hasta 2022. Llama la atención este bloqueo, porque el PP de Madrid lleva dirigido por una gestora desde 2018 (con Pío García Escudero a los mandos), desde que dimitió Cristina Cifuentes.

Precisamente, Cifuentes fue en su época consciente de la importancia de presidir el partido. Controlar una estructura como el PP de Madrid, uno de los enclaves más importantes del partido a nivel de estructura y fondos (como lo fue el PSOE andaluz en su época), es vital si alguna vez hay intención de llegar a líder a nivel nacional.

El PP de Madrid continua gobernado por una gestora "El PP de Madrid continua gobernado por una gestora"

Isabel Díaz Ayuso tiene intenciones de controlar el partido. Pero tiene competencia. Dentro del PP genera reticencias. No solo porque consideran que es una personalidad que sigue escorada a la derecha y puede alejar mayorías en una situación de normalidad, sino porque todavía le falta mucha experiencia y un partido requiere aglutinar sensibilidades y saber lidiar con muchos problemas.

La figura de Almeida

En este caso surge la figura de José Luis Martínez-Almeida y la bicefalia. El alcalde de Madrid se ha visto también aupado intentando emular una especie de Alberto Ruiz Gallardón en su época en la capital. Almeida también tiene intención de competir por el poder regional, al menos es lo que ha dado a entender durante los últimos meses.

Su figura gusta más en Génova y entre los barones porque está en mayor sintonía con el nuevo Partido Popular que se quiere potenciar en estos momentos. Además, cualquier descalabro que pudiera sufrir Ayuso serviría para pensar en él como posible recambio en cualquier momento.

Su posible presidencia del partido recuerda, de hecho, a la época de Gallardón como presidente de la Comunidad, cuando Pío García Escudero también era presidente, en la década de 1990, de manera que se troceaba el poder, se generaban bicefalias y se evitaban sobreliderazgos que pudieran hacer sombras al presidente del partido.

Sin embargo, las líneas programáticas entre Ayuso y Almeida son completamente diferentes. Almeida ha optado por pactar un acuerdo de reconstrucción tras la pandemia con todos los grupos de la oposición, incluido Más Madrid; mientras que Ayuso ha llegado a vetar al PSOE de Ángel Gabilondo, situado en el sector más moderado del partido.

El Congreso, por ahora, sigue prorrogado prácticamente 'sine die'. El PP de Madrid es un avispero porque no tiene programa y dos figuras en claro ascenso, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez Almeida. ¿Quién se consolidará con mayor fuerza tras la crisis económica que vendrá después de la pandemia? ¿Qué sucederá con Pablo Casado? ¿Con quién forjará una mejor relación? ¿Hacia dónde dirigirá el PP? Habrá que esperar.

Artículos recomendados

Comentarios