Eurovisión 2018: Un grupo de nueva creación, la apuesta de Bulgaria para la victoria

Eurovisión 2018: Un grupo de nueva creación, la apuesta de Bulgaria para la victoria

EQUINOX presentan 'Bones', una canción que entremezcla el soul y el pop-rock con gran acierto.

Televisión Luis Mesa Luis Mesa 21 Marzo 2018 17:00

Las victorias en Eurovisión no dicen nada de cara a cómo puede quedar un país un año determinado. Que un país haya conseguido levantar el micrófono de cristal no significa que su trayectoria actual vaya a ser magnífica, al mismo tiempo que hay muchos reyes sin corona en el festival. Uno de ellos sin duda es Bulgaria, una delegación que no puede presumir ni de tener mucha solera en el festival (solo han estado en 11 ocasiones) ni de haber alcanzado grandes posiciones. Sin embargo, su actividad reciente llama al optimismo de cara a Lisboa.

La televisión búlgara, que apareciera por Eurovisión la primera vez en 2005, representa el perfecto ejemplo de que a veces un descanso para aclarar ideas es más que necesario. Luego de haber acumulado solo una final en ocho años, los búlgaros dejaron Eurovisión en 2014 y 2015. Desde su vuelta, un cuarto puesto en 2016 con Poli Genova y un segundo con Kristian Kostov el año pasado en Kiev, demuestran que ya sí le han cogido el pulso al festival y que tienen mucha hambre por ganarlo.

Para este año, la BNT búlgara ha apostado por la sorpresa y un grupo de nueva creación. Siguiendo el método de la selección interna, durantes meses solo han dado la fecha de publicación del tema, el que llegaría de manera muy tardía, siendo el penúltimo en hacerse oficial. Pese a no tener ni canción, Bulgaria se ha pasado meses en el primer puesto de las apuestas de pago, buena muestra de que el hype estaba funcionando y de que se espera mucho de ella. Finalmente, el resultado de tanta expectación han sido EQUINOX, un grupo que tocará prácticamente por primera vez en Lisboa.

Un grupo expresamente para Lisboa

Estética solemne y tonos oscuros, valores del grupo "Estética solemne y tonos oscuros, valores del grupo"

Estar durante meses sin saber quien iba a representar a Bulgaria avivó todas las especulaciones. Incluso corriendo un rumor de que Polina Gagarina, representante rusa en 2015 pudiera ser su intérprete, finalmente la BNT ha apostado por un grupo de cinco voces unidas por el mero festival de Eurovisión. 

EQUINOX, formado por dos americanos, un ganador de Factor X en Bulgaria y un corista de Kristian Kostov entre otros, nacen de la mano de Symphonix International, un compendio de autores y compositores que yatuvieron en su mano el proceso de creación de las canciones búlgaras de los dos años anteriores, las que ambas rozaron la victoria. Siendo curiosamente autores también de la canción austriaca de este año, la televisión búlgara no ha hecho más que quedarse en manos de Borislav Milanov, Trey Campbell, Joacim Persson y Dag Lundberg, cuatro mentes que han estado meses ideando una candidatura que finalmente lleve el micrófono de cristal a Sofía.

Respecto a la canción, de la cual aún no hemos podido disfrutar un directo (solo recibimos el día de su salida un videoclip y su letra), nos encontramos ante una canción mística sobre el amor y la composición material de la tierra, la que parece que va a ser presentada con gran solemnidad en Lisboa. Acompañada de grandes bombos y mucha presencia, al mismo tiempo que unos coros magníficos, la propuesta demuestra estar más que pensada y merecer ese puesto tan alto que le daban las casas de apuestas solo por ser Bulgaria.

En la actualidad, los búlgaros han caído desde esa primera posición perenne que tenían a un quinto puesto que hace más justicia a su propuesta, pero que demuestra que un año más estarán en la pelea. Aún por ver prácticamente todo de la propuesta, y visto que la composición del grupo puede presumir de calidad vocal, Bulgaria se presenta como un claro candidato a la victoria en Lisboa, debido a su predisposición y buen hacer.

Sin competencia en su estilo

Durante meses solo ofrecieron la fecha de salida del tema "Durante meses solo ofrecieron la fecha de salida del tema"

Uno de los riesgos de salir tan tarde una candidatura para Eurovisión es que puedan haberte comido el terreno en tu estilo con anterioridad. Apostar por ejemplo por un grupo pop-rock y salir el último puede traer consigo el riesgo de que otra canción de corte parecido ya se haya colado en radios y haya promocionado mucho más que la tuya, acabando por ser prescindible la canción. 

Por suerte, a Bulgaria esto no le ha pasado. Podemos afirmar sin miedo a equivocarnos que 'Bones' no tiene nada que ver con ninguna otra candidatura en el festival. Si bien hay canciones donde los bombos son protagonistas como la candidatura danesa, u otras que apuestan por grupos como la rumana, la macedonia, la moldava o la húngara, ninguna se parece a lo que plantea EQUINOX, algo que a la fuerza le va a favorecer.

Este combo, unido al importante desembolso que está realizando recientemente la BNT búlgara en puestas en escena, garantiza un buen número en Lisboa. Ganar o no será otro asunto, pero lo que no hay dudas es que la línea de crecimiento de Bulgaria en Eurovisión sigue hacia arriba. 

Comentarios