Buscar
Usuario

Noticias

Graba a su conductor de Uber recibiendo sexo oral de una prostituta en pleno trayecto

La compañía ignoró al principio las demandas del afectado, pero después actuó cuando lo publicó todo en redes sociales.

Cuando Aner Manuel cogió su smartphone, abrió la aplicación de Uber y pidió un coche para que le llevara a su casa a las tres de la madrugada, no podía imaginar lo que iba a encontrarse y, sobre todo, la repercusión que alcanzaría.

El joven de Boston duró ocho minutos en el coche. Nada más sentarse en el asiento trasero del vehículo, pudo comprobar que el conductor inciaba la marcha mientras su acompañante... le estaba realizando una felación.

Aner, ni corto ni perezoso, decidió grabar la escena y difundirla en las redes sociales mientras, temeroso, se planteaba si abandonar el viaje. Seguramente, el más peligroso y extravagante de su vida.

El hombre, que se bajó de madrugada del coche en una ciudad desconocida (estaba de viaje), decidió contactar con la empresa para que le ofreciera una solución: reembolsarle la carrera y un vale de diez dólares (8,60 euros al cambio).

El afectado, que cosnideraba injusta la respuesta de la tecnológica, decidió continuar llamando y quejándose de lo sucedido. De nada sirvió, ya que Uber decidió dejar de cogerle el teléfono.

El afectado denunció la situación en redes sociales "El afectado denunció la situación en redes sociales"

Cuatro días después, decidió colgar un mensaje público al perfil de la empresa con el fin de que finalmente reaccionase como él creía que era conveniente. Para que aumentase su repercusión, también decidió incoporar el vídeo.

Comienza así su relato: "El domingo viví el trayecto más peligroso e inapropiado de mi vida. Cuando me acerqué a mi Uber me di cuenta de que había una pasajera en el asiento delantero. Comprobé un par de veces que no hubiera seleccionado UberPool (compartir vehículo con alguien) y luego me acerqué al vehículo". 

Pero rápidamente empezaron las cosas extrañas: "Pensé que se trataría de un familiar del conductor. En cuanto arrancamos la mujer de delante, que iba claramente drogada, intentó abrir la puerta y ni si quiera podía sentarse derecha mientras estaban en movimiento".

La cosa, finalmente, se fue complicando: "Empezó a besarle y desabrocharle el cinturón. Según nos íbamos alejando de mi punto de recogida no tenía ni idea de dónde estaba, por lo que tuve que mantenerme en el vehículo. Entonces ella procedió a realizarle sexo oral. Eso fue la gota que colmó el vaso. Le pedí al conductor que quería bajarme".

El conductor se disculpó en repetidas ocasiones, pero tuvo la osadía de pedirle una buena calificación en la app, y eso desató la pólvora. Ahora la compañía ha decidido despedir al conductor: "El comportamiento de este exconductor fue espantoso y no se tolera en la aplciación de Uber. Tan pronto como se nos informó de esta situación eliminamos su acceso a nuestra plataforma".

En realidad, deberían de haber destacado que fue necesario que el afectado publicase todo en redes sociales mencionando a la empresa, ya que las reclamaciones a través de teléfono no surtieron efecto. Pero todo eso, quizás, sea otro cantar.

Artículos recomendados

Comentarios