Buscar
Usuario

Economía

Golpe a uno de los centros comerciales más emblemáticos de España: planea su cierre y demolición

El centro comercial Plaza Imperial se erigió como el gran espacio de compras de Zaragoza en plena Expo y ahora se encuentra en una crisis feroz.

Golpe a uno de los centros comerciales más emblemáticos de España: planea su cierre y demolición Golpe a uno de los centros comerciales más emblemáticos de España: planea su cierre y demolición

Foto: Envato Elements

La situación cada día es más precaria. El centro comercial Plaza Imperial languidece con el paso de los días y los pocos comercios que quedan están cerrando o se encuentran en vías de hacerlo. El último en abandonar las instalaciones ha sido el establecimiento de Fifty, el outlet de las marcas del grupo Tendam (antiguo Cortefiel), que era la última marca que sobrevivía en el complejo.

En el último año han desaparecido también Burger King y la cervecería D'Jorge. Previamente, también desapareció el restaurante Foster's Hollywood. Cada firma que desaparece suponen todavía menos visitantes y una mayor decadencia para un centro sobre el que no hay visos de supervivencia.

La agonía del centro comercial no es nueva. Lejos queda su apertura en septiembre de 2008, en plena Expo de Zaragoza, cuando se convirtió en el mayor espacio de compras de la ciudad, con más de 170 locales ocupados prácticamente al completo e incluso con un monoraíl que unía la zona de ocio y comercio con el parque de medianas, abierto en 2007.

Tiendas cerradas en el centro comercial Plaza Imperial Tiendas cerradas en el centro comercial Plaza Imperial, imagen de sustitución
Tiendas cerradas en el centro comercial Plaza Imperial CC | Wikimedia Commons

Pero la situación de grandeza duró poco tiempo. La crisis económica llevó al fracaso inmobiliario del desarrollo urbanístico planteado en sus inmediaciones y, cuatro años después, se abrió un centro comerciales de dimensiones mucho más grandes, Puerto Venecia (es el más grande de España), que además le arrebató algunas marcas esenciales como Primark, lo que restó visitantes al complejo.

Aquello supuso una herida que poco a poco fue desangrando al centro comercial, que vio cómo sus locales empezaron a quedarse vacíos hasta la mitad de ocupación. Una situación que la pandemia ha agudizado de manera determinante.

Centro Comercial Plaza Imperial, en su momento álgido Centro Comercial Plaza Imperial, en su momento álgido, imagen de sustitución
Centro Comercial Plaza Imperial, en su momento álgido Maps - propietario

Hay tres golpes que hirieron de muerte a este 'gigante': la pérdida del hipermercado Eroski en 2012, la marcha de Primark y la pérdida de los cines Yelmo por el coronavirus. Tan solo quedan cuatro negocios abiertos: un gimnasio Paidesport, un salón de apuestas Pause and Play (que hace también de restauración), la bolera Ozone y el parque infantil Kids City.

La mayoría de los cuatro negocios que están abiertos mantienen el tipo, tal y como confiesa a El Periódico de Aragón, especialmente el gimnasio: "A nosotros nos va bien, no nos ha afectado tanto el cierre de los cines [...] En nuestro caso lo que más daño nos hizo fue la pandemia, pero nos hemos recuperado y seguimos teniendo un importante número de clientes". Este centro emplea a 30 personas, cuenta con 3.000 metros cuadrados de instalaciones deportivas y piscina climatizada.

Los empleados señalan posibles cambios, negociaciones con los operadores que quieren quedarse, pero tienen gran incertidumbre por el futuro que les espera. A pesar de que los negocios no se han visto del todo afectados, no les extrañaría un cierre en las circunstancias en las que se encuentra el centro comercial.

Demolición

Con solo cuatro establecimientos abiertos y una gran mole fantasma, la última esperanza para resucitar este centro comercial fantasma es la multinacional Costco, conocida como el Makro americano, que proyecta levantar en esta zona un almacén de 15.000 metros cuadrados.

Para ello, demolerá la mitad del centro comercial Plaza Imperial y reordenará la parcela AC-1.1-3, ya que ocupará también el espacio exterior donde se ubicaba la tienda de jardinería Verdecora. La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza concedió la licencia para el derribo a Inversiones Carney haced un año y el pasado mes de diciembre recibió permiso de parcelación, por lo que las obras podrán comenzar en breve.

La llegada de estos almacenes multiproducto, con 795 establecimientos en todo el mundo y cuatro en España, traerá una inversión que rondará los 100 millones de euros, así como la previsión de crear 250 puestos de trabajo. Será, posiblemente, una nueva vida para este terreno y, quizás, los cuatro locales comerciales que todavía sobreviven en los restos del centro comercial.

Artículos recomendados

Comentarios