Buscar
Usuario

Vida

El Gobierno prepara una nueva ley del tabaco con más multas, restricciones e impuestos

El Gobierno se prepara para endurecer la legislación antitabaco con el objetivo de reducir al máximo su consumo.

El Gobierno prepara una nueva ley del tabaco con más multas, restricciones e impuestos

El Gobierno se prepara para endurecer la ley antitabaco y, con ello, combatir el consumo de esta sustancia. Para ello, actuará a través de dos vías: las sanciones y los impuestos, las dos armas que se han mostrado como más eficaces a la hora de reducir la expansión del tabaquismo.

El primer paso será la creación de una nueva Ley de Ordenación del Mercado de Tabacos y Normativa Tributaria, una revisión que se antojaba imprescindible porque la ley anterior del año 1998.

El Ministerio de Sanidad también prevé aumentar los impuestos del tabaco, generando un auténtico incremento de precios. Esta medida se anunciaría oficialmente con poco margen con el objetivo de evitar el autoabastecimiento. La OMS es clara al respecto: por cada 10% de incremento en el tabaco, su consumo se reduce en una media del 4%, un efecto prácticamente inmediato.

El principal impulsor de esta iniciativa es el Ministerio de Hacienda, dirigido por María Jesús Montero. Además del endurecimiento de la normativa para la venta de tabaco (la UE continua defendiendo la imposición de la cajetilla blanca única, que eliminaría todos los logos y elementos que se dibujan en el cartón), también se incluye una restricción en importaciones o ventas, además de una regulación más estricta para los dispositivos electrónicos.

María Jesús Montero, ministra de Hacienda, ha impulsado el endurecimiento de la normativa para la venta de tabaco "María Jesús Montero, ministra de Hacienda, ha impulsado el endurecimiento de la normativa para la venta de tabaco"

Precisamente, este último elemento es la vía por la que están optando las grandes del sector, como Philipp Morris, que aprovechan los resquicios para publicitarse en medios e incluso abrir tiendas propias, algo que compensa el veto de sus marcas de tabaco en medios.

Además, también se está contemplando endurecer las sanciones frente al mercado ilegal de tabaco y la entrada de este tipo de productos en España. Un mercado negro que revienta los precios impuestos por el Gobierno con unos cigarrillos que, además, no cumplen con la normativa de seguridad en cuanto a cantidades de nicotina o alquitrán.

Más restricciones

La ley antitabaco restringe el consumo de esta sustancia en lugares públicos cerrados, incluyendo bares. Pero el vapeo no está regulado: consumir estos dispositivos no implica ningún tipo de pena, además de que su publicidad está permitida porque la norma está desfasa y no lo considera un derivado del tabaco.

Las intenciones pasan por equiparar este tipo de dispositivos al tabaco convencional, por lo que también se podría prohibir su consumo en lugares cerrados. Además, la ley antitabaco podría reformarse para, entre otras restricciones, sumar la prohibición de fumar en coches particulares, especialmente si se viaja con niños.

Además, se espera equiparar impuestos, como sucede con la picadura de liar, que acutalmente tributa por debajo de las cajetillas con cigarrillos ya fabricados, por lo que el efecto disuasorio de los tributos se difumina en este sentido.

Artículos recomendados

Comentarios