Buscar
Usuario

Noticias

El Gobierno prepara un nuevo estado de alarma a nivel nacional para el toque de queda

Pedro Sánchez advierte de que "la situación es grave" y que "vienen meses muy duros" en la lucha contra la pandemia.

El Gobierno prepara un nuevo estado de alarma a nivel nacional para el toque de queda

El Gobierno se prepara para aprobar un estado de alarma a nivel nacional tras la escalada de peticiones realizada desde el ámbito autonómico. El objetivo es claro: otorgar un marco legislativo para aprobar un toque de queda y confinamientos selectivos en la lucha contra la segunda ola. El Gobierno planea que el cierre se aplique entre las 23:00 y las 06:00 horas. Se plantea, además, un marco de mínimos que cada autonomía podría endurecer en función de su criterio particular. Además, los primeros datos filtrados a la prensa podrían representar un choque con Madrid, que mantiene restricciones más laxas.

Las estimaciones son claras. Los cálculos fijan que los confinamientos nocturnos podrían acabar rápidamente con el 30% de los brotes con un daño mínimo a la economía. En casos extremos, además, se podrían realizar cierres en ciudades sin afectar al conjunto del país, aunque en Moncloa y en todas las Administraciones se descartan confinamientos de tres meses: serían cuarentenas de quince días y con el menor cierre de sectores posible.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha mostrado dispuesto a mostrar medidas estrictas ante el avance de la situación epidemiológica por, tal y como ha avanzado, "la situación es grave" y vienen "meses muy duros".

El presidente del Gobierno advierte que vienen "El presidente del Gobierno advierte que vienen "meses muy duros""

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, también ha pedido "apoyos amplios" para el estado de alarma y con ello amparar el toque de queda. La medida tendría el respaldo del Gobierno, pero implicaría la cogobernanza de las autonomías que serían quienes lo gestionarían. Ciudadanos ya ha confimado que apoyará ese estado de alarma y el PP todavía no se ha manifestado.

Si tenemos en cuenta que País Vasco y Cataluña han pedido el estado de alarma, trasladando la representación al parlamento, habría mayoría absoluta para las prórrogas con los naranjas. Pero el Gobierno quiere al PP, porque tener el apoyo del principal partido de la oposición implica que la lucha contra la pandemia no es una cuestión de parte, sino una cuestión de Estado.

Diferentes criterios

El toque de queda también cuenta con variantes, por si la polarización permanente en la que vive España no iba a dejar algún resquicio al aire. La veda se ha abierto nuevamente en Madrid, donde ese toque no es tal, sino una prohibición de reuniones con no convivientes. Es decir, las salidas nocturnas en teoría sí están permitidas, siempre que se realicen solo o en compañía de una persona con la que se comparte vivienda.

El resto de autonomías que apuestan por esta medida no plantean la salida del domicilio salvo para cuestiones sumamente imprescindibles. Este es otro punto para la discrepancia que el Gobierno deberá consensuar.

También, habrá que responder a la realidad de algún territorio. Por ejemplo, Canarias, donde la buena situación epidemiológica permite no imponer el uso de mascarilla ni grandes restricciones de aforo. De hecho, algunos países europeos están retirando este territorio de las listas de riesgo.

Artículos recomendados

Comentarios