Buscar
Usuario

Ciencia

La fuga de una bacteria de un laboratorio chino deja ya más de 3.000 enfermos confirmados

El laboratorio estatal, que investiga vacunas, utilizaba un desinfectante caducado meses atrás: el brote se inició de manera paralela al coronavirus.

La fuga de una bacteria de un laboratorio chino deja ya más de 3.000 enfermos confirmados

Más de 3.000 personas han resultado infectadas en el noroeste de China como consecuencia de los efectos de una bacteria que fue cultivada en una planta biofarmacéutica que produce vacunas para animales.

El escape, fechado en el año 2019, ha dejado más de 3.000 infectados, según los cálculos publicados por las autoridades del país asiático. Se trata de la enfermedad de la brucelosis, trasmitida por el ganado o productos animales y que generalmente origina fiebre, dolor en las articulaciones y dolor de cabeza.

Por el mometno, hay 3.245 personas que han dado positivo en esta bacteria, una cifra calculada de todos los análisis que se han realizado hasta la fecha en el lugar en el que se originó el brote. Son datos de las autoridades sanitarias de Lanzhoy, capital de la provincia de Gansu, lugar del foco. Por el momento, las autoridades chinas afirman que no ha habido contagios ente personas.

El brote se originó tras una fuga por mala esterilización y se detectó en diciembre de 2019: hay más de 3.000 casos confirmados hasta la fecha "El brote se originó tras una fuga por mala esterilización y se detectó en diciembre de 2019: hay más de 3.000 casos confirmados hasta la fecha"

El laboratorio estatal de la ciudad utilizaba un desinfectante caducado en los meses de julio y agosto de 2019. Esto pudo haber servido como coladero para la posterior expansión de la bacteria, precisamente cuando se trabajaba en un antídoto contra la enfermedad, según han relatado las autoridades.

Mala esterilización

Con ello, el foco de infecciones se ha producido porque la esterilización que se producía en esta planta no era completa y las bacterias continuaban presentes en las emisiones de gas de la compañía, la planta biofarmacéutica de Lanzhoy para la cría de animales.

El gasc ontaminado se propagó por el aire hasta el Instituto de Investigación Veterinaria, lugar en el que se infectaron 200 personas en el mes de diciembre de 2019, precisamente cuando el coronavirus empezaba a expandirse.

La Oficina de Salud de Lanzhou dijo que la bacteria suele proceder de ovejas, vacas o cerdos. El laboratorio ya ha pedido disculpas y se le ha revocado la licencia para producir este tipo de vacunas contra la brucelosis. Los pacientes serán indemnizados a partir del próximo mes de octubre.

Artículos recomendados

Comentarios