Buscar
Usuario

Vida

La frase con la que la reina Letizia zanja todas las discusiones con Felipe VI

La periodista Pilar Eyre, especialista en temas de Casa Real, ha desgranado algunos detalles del carácter de los monarcas.

La frase con la que la reina Letizia zanja todas las discusiones con Felipe VI La frase con la que la reina Letizia zanja todas las discusiones con Felipe VI

Foto: Casa de S.M. el Rey

En todos los matrimonios hay altos y bajos, momentos de felicidad y baches en los que hay más discusiones. De esto no se libran ni los reyes Felipe VI y doña Letizia, ambos con fuerte carácter y cuyos conflictos han pasado más desapercibidos que los de los eméritos, siendo vox populi los líos de faldas de don Juan Carlos.

Pero la periodista Pilar Eyre, especialista en temas de la Casa Real, desde su columna en la revista Lecturas, ha arrojado algo de luz sobre esos momentos de conflicto entre los monarcas, sobre eso que la sociedad no ve dentro de los muros del Palacio de la Zarzuela.

Desde que se anunciara el compromiso matrimonial de la pareja, cuando él aún era príncipe de Asturias, ella ya demostró su carácter cortando al que iba a ser su marido para hablar con la prensa. Parece que no ha perdido un ápice de ese genio pues hoy en día tiene una contundente frase para zanjar cualquier discusión con Felipe VI: "Macho, es lo que hay".

Felipe frente a Letizia

"Aquella joven periodista que tardó casi tres años en darle el sí a Felipe porque temía perder su libertad se ha convertido en una mujer segura de su lugar en el mundo. Por su parte, aquel Felipe siempre a la sombra del padre, superprotegido por una madre que no tenía otro afecto que el suyo, rodeado de amigos pijos y novias problemáticas, también ha desaparecido. Ahora, Felipe está cómodo con sus responsabilidades, el problema catalán ha dejado de dominar su agenda y se siente arropado por Sánchez y los suyos", comenta Eyre sobre la situación de la pareja.

Pilar Eyre también da algunos detalles sobre el carácter de cada uno. De la asturiana destaca que "es honrada, inflexible con las faltas ajenas, odia la hipocresía y está volcada en la educación de sus hijas". "Letizia, aunque se toma muy en serio su trabajo, disfruta de los piropos y la admiración que suele despertar su físico y le encanta arreglarse", añade.

Por su parte, del Borbón apunta que "ya no siente por su mujer aquel deslumbramiento de los primeros años ('Está encoñado', decían los amigos) pero ha aprendido a disculpar sus fallos (impuntual, impertinente, sabihonda, caprichosa) y a valorar sus virtudes (responsable, trabajadora, aguda, curiosa, divertida)".

Artículos recomendados

Comentarios