Buscar
Usuario

Vida

Feminismo en el mundo árabe: los avances y lo que queda por hacer

El feminismo no es algo exclusivo de Occidente, y las mujeres árabes lo están demostrando.

El 8 de marzo se celebrará el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y, con él, llegará también una huelga feminista a nivel internacional. El movimiento feminista, esta ola que está sacudiendo el planeta desde sus cimientos, tiene fuerza a nivel mundial; ni siquiera esos países en los que las mujeres disponían de menos derechos están manteniéndose aislados del mismo. Buena prueba de ello es Arabia Saudí, que hasta ahora continúa teniendo uno de los regímenes más represivos contra las mujeres. Mas, poco a poco, esta represión se está suavizando.

Los cambios han comenzado siendo muy débiles: los hombres y las mujeres ya comparten espacio en las calles, en el trabajo e incluso en los espacios públicos, como pudieran ser los bares y los restaurantes. Esto, hasta ahora, estaba prohibido. El príncipe del país, Mohamed Ibn Salman, ha cambiado incluso la ley que prohibía a las mujeres conducir transportes privados. Además, ahora podrán asistir a eventos deportivos, protagonizar espectáculos a los que acudan hombres como parte de la audiencia e, incluso, entrar a formar parte del ejército. Continúan siendo cambios leves, puesto que las mujeres siguen siendo consideradas menores de edad durante toda la vida, con todo lo que ello conlleva.

El feminismo árabe cada vez tiene más fuerza "El feminismo árabe cada vez tiene más fuerza"

No es el único país de esta región donde se están dando cambios notables. Durante el verano del 2017 pudimos ver cómo Túnez, Líbano y Jordania aprobaron leyes que impedían que los violadores evitasen la condena al casarse con sus víctimas. Este cambio sí que es muy importante para la vida de muchas mujeres árabes, puesto que ya no se verán obligadas por ley a casarse con sus violadores para así evitarles a ellos pagar por el delito.

Túnez fue un paso más allá, y creó una reforma completa de la ley integral de violencia de género. Se comenzó a considerar violencia también el maltrato físico, la violencia psicológica, sexual y económica. Además, el emplear a menores de edad como criadas ahora tendrá multas, así como pagar menos a mujeres que a hombres por el mismo trabajo.

El feminismo árabe cada vez tiene más fuerza

Los cambios de los que hemos hablado no son pequeños, pero las feministas árabes continúan sin considerarlos suficientes. Y es que creen que están muy lejos de alcanzar la igualdad real entre hombres y mujeres, pese a que se alegran de ir dando pasos en la dirección correcta.

Aprovechando el auge que tuvo la campaña #MeToo, la escritora y activista Mona Eltahawy, procedente de Egipto, comenzó a denunciar publicamente el acoso que sufrió cuando peregrinó a la Meca en 1982, con solo quince años. Lo hizo bajo la etiqueta #MosqueMeeToo, que posteriormente aprovecharon muchas mujeres para denunciar que habían sufrido las mismas desgracias. El feminismo árabe se ha levantado con fuerza, y las mujeres cada vez tienen más claro que no pueden continuar consintiendo estos menosprecios y estas vejaciones por su sexo. 

Ahmel Bouzewel, una veterana activista feminista que forma parte de la Asociación Tunecina de Mujeres Demócratas, ha señalado que "vivimos en una sociedad que normaliza la violencia, en la que una mujer sigue siendo vista como cupable de su propia violación o de los golpes que recibe de su marido". Sabe que el movimiento feminista no ha hecho más que comenzar, y apuesta por continuar con la lucha.

Artículos recomendados

Comentarios