Buscar
Usuario

Tecnología

Fabricar diamantes en el microondas: la nueva forma de conseguirlos en diez semanas

Se estima que para 2026, la cantidad de diamantes hechos en el laboratorio será de 20 millones de quilates.

Hace ya bastantes años que llegó a nuestras vidas el microondas para facilitárnosla en muchos aspectos. Y aunque creías que funcionaba solo para calentar o descongelar alimentos, también se trata de un electrodoméstico que puede tener otras funciones, para algunos, imprevisibles.

Según informa The Economic Times, es posible crear un diamante perfecto en diez semanas usando un microondas. Quizás, esto suena un poco a película de Hollywood, pero es real desde hace ya algún tiempo. De todos modos, hay que matizar que no se trata de un experimento casero que podamos realizar en nuestras propias casas.

Estos diamantes artificiales se hacen mediante un proceso que se lleva a cabo en el laboratorio. Se introduce una pieza de carbono en un microondas junto con metano o algún otro gas que contenga carbono que caliente la pieza hasta convertirla en una bola de plasma. En este procedimiento se crean una serie de partículas que pueden llegar a cristalizar en diamantes después de diez semanas

Diamantes artificiales cada vez más perfectos

Expertos necesitan máquinas especiales para diferenciar el tipo de diamante "Expertos necesitan máquinas especiales para diferenciar el tipo de diamante"

La zirconita es una de las alternativas baratas que ha existido siempre. Sin embargo, no tiene nada que envidiarle a los diamantes sintéticos que no tienen nada que ver con este material. La tecnología y los avances han hecho que sea posible conseguir diamantes de una manera mucho más rápida y sencilla. Tienen exactamente la misma estructura física y composición química que un diamante extraído del subsuelo. 

Aparte de ser una forma de conseguir diamantes que produce menos daños en el medio ambiente, también lo sería para los seres humanos. Los llamados diamantes de sangre, que son obtenidos en zona de guerra mediante esclavos que han servido para financiar conflictos bélicos. 

A lo largo de estos últimos años, las cifras han demostrado que los consumidores cada vez tienen menos reparos a la hora de comprar este tipo de diamante de laboratorio, que incluso los expertos son incapaces de diferenciar. 

Artículos recomendados

Comentarios