Realizado con éxito el primer trasplante de pene y escroto del mundo

Realizado con éxito el primer trasplante de pene y escroto del mundo

Los médicos han conseguido recuperar las funciones sexuales del soldado herido en Afgnanistán.

Ciencia Alejandro Campoy Galera Alejandro Campoy Galera 24 Abril 2018 18:30

La historia trágica de hoy viene de la mano de un soldado que fue herido en Afganistán en toda la zona baja abodminal llegando así al pene y al escroto. Por suerte, los avances de la ciencia y la medicina ha podido regalarme una segunda oportunidad de la mano de la Facultad de Medicina de la Universidad americana Johns Hopkins, donde se pudo realizar el primer trasplante de estas características.

La operación

La complicada operación tuvo lugar el pasado 26 de marzo, cuando nueve cirujanos plásticos y dos cirujanos urólogos participaron en la intervención quirurgica que duró catorce horas en la que el paciente, cuya identidad es todo un secreto y no fue revelada, recibió un pene, un escroto sin testículos y una gran parte abdominal de un donante fallecido.

El receptor ya se ha podido recuperar de la cirugía y puede recibir el alta esta misma semana, según lo comunica el centro universitario privado en Baltimore (Maryland). "Confiamos en que el trasplante le permita a este joven recuperar las funciones miccionales y sexuales casi en su totalidad", afirma Wei-Ping Andrew Lee, profesor y director de la División de Cirugía Plástica y Reparadora de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

La operación duro catorce horas "La operación duro catorce horas"

El propio transplantado ha señalado que la herida que había sufrido no fue fácil de aceptar. Ahora, por fin, se siente "más normal y con más confianza" en sí mismo, según ha reconocido.

Este tipo de transplante tiene un nombre: alotransplante compuesto vascularizado y consiste en tranplantar el tejido de un cuerpo a otro cuerpo. "Debido a otras lesiones, a menudo los soldados no tienen tejido suficiente de otras partes del cuerpo que se pueda aprovechar", apunta Lee.

Siempre hay una preocupación al rechazo del tejido transplantado, por lo que al paciente se le somete a una terapia inmunosupresora para prevenir que ocurra alguna desgracia. Además, el equipo de Lee ha desarrollado un protocolo de modulación del sistema inmune para tener el objetivo de reducir la cántidad de fármacos que se emplean para prevenir el rechazo de órganos o tejidos.

Comentarios