Buscar
Usuario

Vida

Eva Cárdenas abandona su carrera para cuidar a su hijo: ¿decisión valiente o señal del patriarcado?

Eva Cárdenas abandona su puesto de directiva en Zara Home para dedicarse a la crianza de su hijo.

Desde que Eva Cárdenas, directiva de Inditex, tomó la decisión de abandonar su puesto de trabajo para dedicarse por completo a la crianza de su primer hijo, la noticia ha circulado por todas las redes sociales y los medios de comunicación. Las opiniones son variadas: hay quien señala que el que una mujer abandone su puesto para cuidar a su hijo es síntoma de una sociedad patriarcal, mientras que hay quien defiende que es la mejor decisión que podría tomar. Y aún a riesgo de sonar cortante, no puedo más que aseverar que opinar al respecto es una falta de respeto hacia la libertad intrínseca de esta mujer

El mero hecho de que una decisión así se esté llevando a debate es un claro ejemplo de la sociedad en la que vivimos, que se permite el lujo de cuestionar las decisiones que las mujeres toman en una cuestión tan importante y personal como es la maternidad.

El último artículo que se ha publicado al respecto es de La Razón, que habla de la decisión de Cárdenas como una "decisión muy valiente", y hasta aquí todo correcto, puesto que no es más que una opinión personal. El problema es que la autora hace afirmaciones como que Cárdenas "responde al prototipo que no parece conocer el famoso techo de cristal ni la brecha de género". Con esa frase, está dando a entender que el techo de cristal o la brecha de género no es más que un invento de algunas mujeres que se sienten frustradas a nivel profesional, cuando nada más lejos de la verdad. Cárdenas sí ha conocido el techo de cristal, y probablemente sí se haya topado con la brecha de género, pero con una gran diferencia: ella pertenece a una clase social pudiente. Tiene dinero, forma parte de una familia que ha podido ofrecerle todo lo que siempre ha necesitado, y que no ha dudado en ayudarla laboralmente. Eso la diferenciará siempre de aquellas mujeres que no han tenido las mismas oportunidades, y para las que el techo de cristal estaba más bajo.

Se está criticando su decisión "Se está criticando su decisión"

Cárdenas, como todas las mujeres del mundo, ha sufrido el machismo en su propia piel. La diferencia fundamental es que ella cuenta con el colchón protector del dinero; porque es innegable que las clases sociales privilegiadas tienen muchas más facilidades a la hora de emprender cualquier trabajo, de estudiar o de alcanzar cualquier reto. "Es verdad que ella es una privilegiada que se puede permitir ese lujo", continúa la autora, admitiendo entonces que la diferencia entre la maternidad de Cárdenas y cualquier mujer de clase baja es el dinero. Cárdenas ha tomado esta decisión libremente porque sabe que podrá seguir subsistiendo económicamente pese a abandonar su trabajo, y es lícito por su parte hacerlo.

Opinar sobre la maternidad

Las opiniones que se han vertido en cuanto a cómo Eva Cárdenas ha decidido gestionar su maternidad parten todas de la base de que se creen con derecho a hacerlo. Hay quien ha señalado que es una imprudencia por su parte, y que tomar esta decisión tiene una base machista muy peligrosa, que es el encargar a las madres la labor de crianza de los hijos. Porque su marido, Alberto Núñez Feijóo (presidente de la Xunta de Galicia), en ningún momento ha hablado públicamente de abandonar su trabajo. Por otro lado, hay quien la alaba por haber tomado esta decisión de forma libre.

Por mucho que la autora del artículo de La Razón señale que "es políticamente incorrecto afirmar que no es lo mismo una madre que un padre pero lo cierto es que la biología, la ciencia no deja lugar a dudas", lo cierto es que la ciencia en ningún punto afirma esto. La creencia de que el vínculo con la madre es mayor parte de una concepción machista de la gestación; tanto una madre como un padre pueden encargarse de la crianza del hijo, "enamorarse" del hijo, y tomar esta decisión. 

Cárdenas está siendo criticada por dos frentes distintos "Cárdenas está siendo criticada por dos frentes distintos"

Eva Cárdenas no se ha visto obligada en ningún momento a abandonar su puesto de trabajo para criar a sus hijos, como sí que les sucede a otras muchas mujeres. Es una privilegiada por poder tener la libertad de elegir y, dentro de esa libertad, cualquier decisión que tome será correcta. Porque el feminismo no lucha contra las madres que deciden criar a sus hijos, sino contra la imposición social de que una madre debe anteponer la crianza de sus hijos a cualquier otro aspecto de su vida privada. Lucha por hacer comprender a las mujeres que su "designio biológico" no es ser madres y dedicarse al ciento por ciento a sus hijos, pero que pueden hacerlo si así lo desean.

El feminismo es la lucha por el empoderamiento de la mujer y, como tal, lo que se busca es que esta sea capaz de tomar todas las decisiones que crea convenientes, comprendiendo siempre la desigualdad social a la que se enfrenta. Porque Cárdenas ha decidido que quiere dedicar su vida a su hijo, pero hay miles (millones) de mujeres que se han visto encerradas en casa a raíz de tener hijos, privadas de sus aspiraciones laborales, puesto que se consideraba socialmente que su única finalidad a partir de ese momento era dedicarse a sus hijos

Artículos recomendados

Comentarios