Eurovisión 2018: La mezcla de estilos, baza de Macedonia para Lisboa

Eurovisión 2018: La mezcla de estilos, baza de Macedonia para Lisboa

La antigua república yugoslava presenta a Eye Cue con 'Lost and Found', mezcla de reggae, pop y dance.

Televisión Luis Mesa Luis Mesa 25 Abril 2018 18:00

Innovar de cara al Festival de Eurovisión es algo fundamental. Siendo algo críticos, vivimos año tras año en un mar de canciones donde las baladas, la búsqueda del schlager (ese estribillo pegajoso que inventaron los suecos) y algo de rock domina entre las delegaciones, siendo pocos los que se tiran a la piscina innovando, a sabiendas de que si gusta el éxito está asegurado, pero de lo contrario, estar el sábado se convierte en una quimera.

De cara a Lisboa, la victoria hace 365 días de Salvador Sobral ha dejado una disyuntiva importante entre los países que buscan lo contrario a lo que ofreció el luso en Kiev, y otros que se han apuntado al carro de la balada lenta, la canción de amor y esa música que "huye del fast food", tal como declaraba Sobral tras ganar en Ucrania. En el bando de la innovación, Macedonia es uno de ellos.

Los exyugoslavos, que el año pasado fracasaran con el pop más típico en boca de Jana Burceska y 'Dance Alone', andan pasando por su mayor depresión desde que llegaran al Festival Europeo de la Canción. Con cinco ediciones sin ver la final desde que Kaliopi rondara casi el top-10 en Bakú 2012, llegar al sábado es la meta de esta edición, en la que se ha elegido al dúo Eye Cue y su canción 'Lost and Found'.

Una perfecta 'Guilty Pleasure'

Eye Cue durante la ESPre-Party 2018 de Madrid "Eye Cue durante la ESPre-Party 2018 de Madrid "

¿Saben de esa canción que le gusta a casi todo el mundo pero casi nadie lo reconoce? Eso, es una 'Guilty Pleasure'. Año tras año en Eurovisión hay un par de delegaciones que sufren este fenómeno que provoca que se hable poco de ellas semanas antes del festival y luego se dé la sorpresa el día de la semifinal.

Con esto no queremos decir que los macedonios lleguen al sábado en esta edición luego de cinco años, pero sí que esta apuesta tan distinta está causando furor en lo que a escuchas se refiere. Y es que 'Lost and Found' no suena a nada común. Intercambiando partes de pop clásico con trozos con instrumental de reggae clásico, la canción consigue acabar con tintes de EDM, confeccionando en total una apuesta extraña pero diversa que además huye de cualquier problema con el directo.

Las apuestas no le favorecen

El trío muestra diversidad para Lisboa "El trío muestra diversidad para Lisboa"

La canción lleva desde su salida rondando el puesto treinta en las casas de apuestas de pago, algo que preocupa, más aún vista su participación en la primera semifinal en la noche del martes. Lo curioso reside al ver que el vídeoclip ronde los dos millones de visitas, o que en cada Pre-Party a la que han acudido su canción ha sido de las más aclamadas. 

En ciertas ocasiones, delegaciones con una trayectoria negativa pueden verse afectadas al año siguiente de un batacazo nacional. Sin ser las escuchas en redes sociales o Spotify un indicativo seguro, ni las apuestas de pago tampoco, lo cierto es que de una forma u otra 'Lost and Found' está dando que hablar.

Sin ir más lejos, en España la canción macedonia llegó a alcanzar el octavo puesto en canciones virales en Spotify, un dato al alcance de muy pocos y que la situaba como la más escuchada de naciones extranjeras en el país, salvando el impacto de Netta Barzilai y su 'Toy'. Son desde luego datos que llaman al optimismo, aunque nunca se sabe si esas escuchas se revertirán luego en televoto para el martes. 

Poco reggae se ha visto en Eurovisión

Las apuestas no sonríen mucho para Macedonia "Las apuestas no sonríen mucho para Macedonia"

Sería exagerado definir a 'Lost and Found' como una canción de reggae, pero también es indudable que su instrumental de herencia rastafari se te pega en la cabeza y ya no sale. Respecto a esto, no es que el reggae sea uno de los géneros predilectos en el Festival de la Canción, aunque alguna referencia hay.

Sin ir más lejos, el año pasado España apostaba por algo parecido en Kiev con Manel Navarro y su 'Do It For Your Lover'. El resultado todos lo conocen, aunque tampoco pensamos que fuera la instrumental la raíz del problema y de la obtención de ese farolillo rojo en Ucrania. 

Encontrando otro antecedente, Finlandia allá por 1981 apostaba también por el reggae, gracias a Riki Sorsa y su canción 'Reggae OK'. Esta, mucho más clásica conforme a su estilo, acababa decimosexta, un frío puesto para una Eurovisión que no entendía aún de casi 45 países.

Con esto, ¿podemos saber cómo le irá a Macedonia? Desgraciadamente, no. Valores positivos y negativos se entremezclan en una candidatura que es toda una incógnita para Lisboa. De momento, oír se les oye, y la valentía les acompaña. 

Comentarios