Buscar
Usuario

Televisión

Eurovision 2018: el homenaje de Italia a las víctimas del terrorismo

Ermal Meta y Fabrizio Moro se acuerdan de Las Ramblas o Bataclan en su canción para el festival.

Hablar de la música italiana es hablar de uno de los grandes bastiones de la música mundial. Su canción y sus mensajes han marcado escuela en el resto del mundo, aunque hablando de Eurovisión, la cosa es algo distinta. Pese a haber ido apostando siempre por sus primeras figuras, con nombres como Al Bano, Franco Battiato, Toto Cutugno o Domenico Modugno, desde Italia, siempre ha sentido la sensación de que su música y su Festival de Sanremo ha sido ninguneado por Europa.

Eterno favorito siempre, pero con solo dos coronas (1964 y 1990), en esta ocasión la RAI plantea una canción con mensaje y con el toque italiano clásico. En una delegación que desde su vuelta al festival en 2011 acumula cinco top-10, para este año vuelven a la fórmula del dúo y de la canción de autor.

Luego de dúos de la talla de Wes & Dori Ghezzi (1975) o los propios Al Bano & Romina Power (1976 y 1985), para 2018 Italia presenta a su segundo dúo íntegramente masculino, el formado por Ermal Meta & Fabrizio Moro. La canción, 'Non mi avette fatto niente' (No me hiciste nada) supone un grito claro en contra del terrorismo.

https://www.youtube.com/watch?v=V4zO_1Z_1S8

'No existen bombas pacifistas'

El dúo durante la final de Sanremo "El dúo durante la final de Sanremo"

Ermal Meta & Fabrizio Moro resultaron ganadores de una edición más de un excelente Festival de Sanremo. Resultando Campioni y aceptando la invitación para representar a Italia en Eurovisión (el ganador de Sanremo puede declinar su clasificación para el festival), el dúo presentaba una canción escrita apenas jornadas después de los atentados de Manchester

Superando a Lo Stato Sociale y a la favoritísima Annalisa en la súper final, sería la letra de la canción la que acabaría por enamorar a casi un 65% de italianos que en algún momento sintonizaron la RAI para ver la final del festival. La canción, con referencias a Manchester, Barcelona, El Cairo, Niza o París, fue compuesta con la ayuda de Andrea Febo, autor del estribillo, el que terminó por traer la polémica.

En un momento de Eurovisión como el actual, donde tanto en 2016 con Jamala así como en 2017 con Salvador Sobral la canción de autor ha ganado el certamen, la apuesta italiana ha impactado desde el primer momento en el mundo eurofan. Sin más necesidad que guitarras y sus voces, Moro y Meta han creado una canción que trascenderá por su mensaje, algo que rara vez sucede en Eurovisión en los últimos años y menos tomando el italiano como lengua para la canción. 

Luego del favoritismo de Francesco Gabbani el año pasado que concluyera con un decepcionante sexto puesto, los italianos de inicio buscan huir del favoritismo, aunque las apuestas de momento sí les traten bien. En promedio, y con apenas la mitad de canciones descubiertas, las apuestas se colocan en un favorable 25/1, el que promete mejorar con el paso de los días y la cercanía del festival.

Rumores de plagio

Moro y Meta tras ganar el festival "Moro y Meta tras ganar el festival"

Pese a todo esto, no todo ha sido de color de rosa para Ermal Meta y Fabrizio Moro. Y es que el dúo ha sido acusado de plagio en pleno Festival de Sanremo. Todo, debido al estribillo de la canción, les llevó incluso a tener que retrasar su actuación un día en el certamen ante la duda de la organización, la que finalmente dejó participar sin problema a los cantautores.

Dicho estribillo, obra de Andrea Febo, era el origen de la discordia. Febo, compositor en parte de la canción, también se habría presentado como autor en 2016 con la canción 'Silenzio', un tema que comparte exactamente el mismo estribillo que 'Non mi avette fatto niente'. Esto hizo saltar todas las alarmas.

https://www.youtube.com/watch?v=fD6nar5Yb3U

Sin embargo, la solución era bien sencilla. Acudiendo a las normas del Festival de Sanremo, se recoge que hasta un tercio de la canción puede estar influenciada por canciones de otras ediciones, hecho que permitía sin problema alguno participar al dúo. Esto, unido a que ambas canciones estuvieran en parte compuestas por Andrea Febo, eliminaba por completo los rumores de plagio, al ser el mismo autor para las dos propuestas.

La última decisión estará en el tejado de la UER (Unión Europea de Radiodifusión), la que indica que las canciones presentadas al festival deben ser desveladas como muy pronto en el septiembre de antes del festival. En caso de considerar que el estribillo ya se escuchaba desde 2016, la delegación italiana podría tener problemas, aunque de momento parece que por parte de la UER no se ha presentado queja alguna. 

La canción, ¿más que mensaje?

La emotividad, factor clave de Italia a Eurovisión 2018 "La emotividad, factor clave de Italia a Eurovisión 2018"

Sin embargo, lo más importante es siempre la canción. Respecto a este 'Non mi avette fatto niente', cumple de sobra con dos de los aspectos que se suelen siempre esperar de una canción italiana: su lengua y el mensaje. Apostar por el italiano es un acierto rotundo, algo que lleva sucediendo desde 2012. Junto a ello, el mensaje global puede cerrar un combo interesante para el festival.

Clamar a que "el mundo se levanta con la sonrisa de un niño", o alertar a los terroristas de que "no ganaste nada con tus bombas y guerras inútiles" es un mensaje lo suficientemente universal como para ganar favor de televoto en toda Europa. Luego, en cuestión de jurados, la canción no se separa mucho de la canción clásica italiana actual, algo que también debe jugar a su favor.

De momento, solo tenemos la confirmación de que el mensaje social ha llegado por la puerta grande al festival. Canciones en contra del bullying, que hablan del drama de los refugiados o del terrorismo están poblando una cita, la de Lisboa, que se presume más de culto y mensaje que nunca. Italia, en situaciones como estas, se mueve magníficamente bien. ¿Se viene un top-10?

Artículos recomendados

Comentarios