Buscar
Usuario

Vida

Europa corre el riesgo de quedarse sin cerveza en pleno verano

El riesgo al que se ve sometido el continente europeo tiene que ver con varios factores a consecuencia de las olas de calor.

En el verano, el consumo de cerveza se duplica e incluso se triplica en países como Alemania o España. Por tanto, es la época del año en la que más se consume esta bebida con la que se intenta paliar, por regla general, el calor. Sin embargo, el problema de abastecimiento de cerveza no es el único al que se enfrenta Europa este verano. 

La escasez de la malta de cebada es otro de ellos. Las altas temperaturas que están azotando a los países europeos, en los que se produce este ingrediente fundamental para la fermentación de la cerveza, están causando que no se pueda producir de manera normal. Por tanto, su precio ha subido un 66% desde mediados de mayo, alcanzando el máximo de los últimos cinco años hasta los 230 euros por tonelada.

La falta de malta de cebada está afectando a la producción de cerveza en la UE "La falta de malta de cebada está afectando a la producción de cerveza en la UE"

Los principales países donde se fabrica este ingrediente son Escandinavia, los países Bálticos, Alemania y Francia, entre otros. Sin embargo, en algunas zonas la producción ha caído en un 50% y en otros lugares "las cosechas se han secado del todo", según Scott Casey de la consultora RMI Analytics. Asimismo, RMI calcula que este año habrán 490.000 toneladas menos de este cereal. 

La Unión Europea es el mayor exportador de malta de cebada del mundo. Se envía a fabricantes de cerveza tanto de EEUU, como del sureste asiático y de África; viéndose afectados lugares como Rusia, EEUU y Australia por esta condición que está asolando Europa.

La escasez de dióxido de carbono

La gran subida del precio del cereal coincide también con los efectos de la falta de dióxido de carbono. Este gas que contiene la cerveza y, también, ciertas bebidas carbonatadas como refrescos, se encuentra en bajos niveles de producción. Cuando lo normal es que haya gran cantidad de dióxido, ahora la preocupación es otra. 

Algunos de los principales suministradores del noroeste de Europa escasean en la producción de dióxido de carbono. La producción de este fertilizante suele alcanzar el punto más alto en primavera para estar preparados para la época estival. Sin embargo, este año no ha sido así.

Por otro lado, el aumento del consumo de la bebida debido a las altas temperaturas, también ha hecho que las plantas que reciclan los envases de cerveza no logren mantener el ritmo de producción. 

Artículos recomendados

Comentarios