Buscar
Usuario

Noticias

Sanidad advierte sobre la presencia de un potente cancerígeno en varios alimentos

Sanidad alerta sobre la presencia de un potente carcinógeno presente en varios productos conocidos por los consumidores.

Sanidad advierte sobre la presencia de un potente cancerígeno en varios alimentos

El Ministerio de Sanidad ha alertado a los consumidores sobre la presencia de un componente carninógeno en los alimentos que ha pasado desapercibido hasta la fecha. Se trata de la ocratoxina A, un componente muy perjudicial para nuestra salud, un cancerígeno que puede ser detonante, por ejemplo, de que tumores malignos en órganos vitales.

Como indica la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, Aesan (dependiente de Sanidad), este componente se aloja en varios alimentos, cuando presentan pequeñas manchas de moho o pelillo, en el caso, por ejemplo, de los frutos secos.

La mayoría de los consumidores acostumbra a eliminar el trozo manchado y a comer el resto del producto. Algo que sucede con el pan, la mermelada, los frutos secos, los embutidos o las carnes ahumadas. 

Pues bien, la Aesan ahora advierte: cualquier tipo de alimento que presente estas caraceterísticas representa "un riesgo para la salud humana y animal". Son las mitocondrias que proliferan en los alimentos y desarrollan sustancias muy tóxicas, difíciles de detectar (no tienen sabor ni olor) y solo se pueden eliminar con temperaturas por encima de los 250ºC.

Cualquier presencia de moho en una rebanada de pan de molde, por ejemplo, debería llevarnos a desechar toda la bolsa si queremos evitar exponer nuestra salud "Cualquier presencia de moho en una rebanada de pan de molde, por ejemplo, debería llevarnos a desechar toda la bolsa si queremos evitar exponer nuestra salud"

La Aesan indica que el cancerígeno, la ocratoxina A se encuentra presente en el moho que se forma en los cereales, los granos de café, el cacao, las especias como el pimentón o los frutos secos.

"En productos elaborados a base de cereales, el vino, la cerveza y el zumo de uva, pero también en productos de origen animal, como los riñones de cerdo", indica el organismo.

Un componente ampliamente conocido

La ocratoxina A es una vieja conocida y sus efectos cancerígenos están ampliamente demostrados con el paso de los años. "Los nuevos datos disponibles sobre su última evaluación, en 2006, sugieren que la OTA puede ser genotóxica al dañar directamente el ADN y con efectos carcinogénicos en el riñon", indica la Aesan en una nueva alerta publicada en su página web, donde se hace eco de este informe.

Hasta la fecha, se consideraba que había un límite de seguridad en el que se podía consumir este componente sin experimentar graves riesgos para la salud. "Ese valor de referencia basado en la salud ya no es aplicable", explica la Aesan, que señala que cualquier ingesta representa un peligro para la salud.

La Autoridad Europea en Seguridad Alimentaria (EFSA) concluye que"con los niveles actuales no puede descartarse un riesgo para la salud de la mayoría de los grupos de consumidores estudiados", por lo que pide revisar los límites "que pudieran incluirse en la legislación de la UE".

Esos valores ahora se fijan en 120 ng/kg de peso corporal. Ahora, esa medida será revisada por parte de la Unión Europea, aunque el riesgo cero consumiéndola no existe.

Artículos recomendados

Comentarios