Buscar
Usuario

Ciencia

Un estudio genético determina que algunas personas no son perezosas: han nacido "para dormir"

¿Necesitas dormir a lo largo del día? ¿Te sientes frecuentemente cansado? Quizás, la respuesta esté en tu genética.

Un estudio genético determina que algunas personas no son perezosas: han nacido "para dormir"

El término 'perezoso' o 'dormilón' ha sido empleado en algunas ocasiones para referirse a aquellas personas que necesitan acumular más horas de sueño que el resto para sentirse activos. Suele premiarse el hecho de levantarse pronto y se relaciona con una mayor productividad.

Sin embargo, un estudio desarrollado por un grupo de investigadores del Hospital General de Massachusetts ha identificado que algunas personas están predeterminadas genéticamente "solo para dormir".

¿Eres de aquellos que necesitan un mínimo de 8 ó 9 horas para 'ser persona'. ¿Sin un café por las mañanas no puedes desempeñar tus actividades con toda tu energía? Sí, quizá sea que simplemente tu organismo está predeterminado para dormir.

El estudio señala que las personas que se consideran como 'durmientes' o 'dormilones' no tienen que ser implícitamente personas lentas o perezosas. Realmente, su cuerpo necesita un mayor descanso que el resto.

El ADN, clave

El estudio señala que esta necesidad imperiosa de descansar o dormir está vinculada a nuestro ADN: los expertos han descubierto que algunas personas literalmente han "nacido para dormir", es decir, que tienen una genética más predispuesta a necesitar un descanso mayor.

La conclusión de este análisis se ha obtenido tras obtener la información genética de 452.633 personas. Los participantes debían responder con qué frecuencia se dormían durante el día: 'nunca / rara vez', 'a veces' o 'a menudo'.

La investigación señala que existen 123 regiones en el genoma humano asociadas al sueño y que la mayoría de ellas aparecían en la composición genética de quienes admitían dormirse con frecuencia durante el día, al sentir un cansancio mayor.

El estudio revela tres causas principales para el adormecimiento durante el día. Se trata del sueño interrumpido y el despertar temprano por la mañana, que dependen de la calidad del sueño durante la noche. El tercer mecanismo es tener más probabilidades de cerrar los ojos para sentirse bien.

Estas conclusiones, sin embargo, resalta la presencia de posibles problemas de salud entre los individuos. Las personas que duermen mucho están naturalmente predispuestos a tener presión arterial alta, aunque los investigadores todavía están analizando este punto.

Artículos recomendados

Contenidos que te pueden interesar