Buscar
Usuario

Noticias

Una joven subasta su virginidad por 500.000 euros para poder pagarse los estudios

Rosalie Pinho, estudiante de 19 años originaria de Brasil, usará el dinero para ayudar económicamente a su familia.

El caso de Rosalie Pinho, joven estudiante de 19 años originaria de Minas Gerais (Brasil), no es el primero; de hecho, hace unos días una modelo italiana también subastaba su virginidad para pagar sus estudios y ayudar su familia. La brasileña, con unos motivos muy parecidos, quiere usar el dinero para mudarse de ciudad, comprar una casa a su madre, pagarse las tasas universitarias, pero, sobre todo, para sacar a su familia de las "grandes dificultades económicas" en las que están inmersas

La suma inicial con la que comenzó la subasta fue de unos 300.000 euros, aunque con el paso de las semanas la cifra ya ha ascendido hasta los 500.000 euros. La puja durará hasta el mes de mayo y, la joven brasileña, espera que llegue hasta cerca de los 850.000 euros. Un dinero nada despreciable para empezar una nueva y mejor vida.

Los candidatos que quieran optar a pasar la noche con Rosalie Pinho tendrá que cumplir dos requisitos, entre los varios de los que consta la proposición, importantes: primero, no padecer ninguna enfermedad venera; y, segundo, tratarla gentilmente durante toda la velada, según informa Daily Mail

La joven espera alcanzar 850.000 euros en la subasta por su virginidad "La joven espera alcanzar 850.000 euros en la subasta por su virginidad"

Su cuerpo, sus reglas

Poco se sabe de la apariencia física de la jóven aunque ella ha dicho que no le resulta importante "la edad, la apariencia, la etnia o la religión", solo le preocupa como "afectará su decisión a su familia" ya que a ella "le da igual lo que la gente piense dado que sus opiniones no le ayudarán a resolver los problemas económicos que tiene".

Rosalie Pinho defiende su derecho a elegir ya que como afirma la joven, "vivimos en la era de la libertad sexual, es mi cuerpo, son mis reglas"; además, para los que está práctica como prostitución decir que en Brasil es legal, por lo tanto, no hay nada malo en ello.

Sus grandes problemas económicos le han llevado a tomar esta decisión, aunque admite que el poco contacto que ha tenido con hombres no ha llegado a ser nada más que "unos pocos besos", como afirma la propia Rosalie. La realidad es que acostarse con un desconocido le "asustó" desde un principio, pero, ahora, dice que "prefiere perder su virginidad de esta manera que con un hombre que le rompa el corazón". 

Artículos recomendados

Comentarios