Buscar
Usuario

Noticias

Estudian regalar muñecas sexuales infantiles para pederastas para evitar ataques a niños

La polémica iniciativa busca reducir el número de agresiones sexuales contra menores. El debate está servido.

Regalar muñecas sexuales infantiles a pederastas para evitar que cometan crímenes. Esa es la propuesta de la Organización de Tratamiento Especializado para la Prevención de Delitos Sexuales (StopSO), que quiere crear entornos controlados para estas sesiones.

En países como Reino Unido es ilegal la importación de estos objetos, pero no su tenencia. El debate continúa servido: ¿este tipo de artefactos ayudan a prevenir ataques pedófilos porque sacia su instinto? o, simplemente, ¿les motiva a probar ciertas experiencias con niños de verdad?

Juliet Grayson, miembro de la organización y terapeuta psicosexual registrada, afirma que la prescripción de un muñeco sexual infantil es una especie de metadona para los consumidores de heroína: "Para alguien que tiene una atracción exclusiva por los niños, no hay manera legal de satisfacer sus deseos aparte de masturbarse con una imagen producida en su propia cabeza, ya que no está permitido mirar imágenes o incluso trazar un dibujo", ha asegurado.

Las polémicas muñecas tienen un parecido extraordinario con la realidad "Las polémicas muñecas tienen un parecido extraordinario con la realidad"

Según la terapeuta, el 38% de los pedófilos que utilizan este tipo de artefactos no han vuelto a cometer ningún crimen o delito de esas características. Algo muy importante donde, según los estudios, el 2% de la población mantiene inclinaciones pedófilas.

Sin embargo, las asociaciones a favor de los derechos de los niños no comulgan con esta idea, y afirman que no existen datos científicos concluyentes que sostengan esas afirmaciones.

Además, aseguran que la mayoría de pederastas poseían en sus ordenadores material pedófilo y que ello no les ha ayudado a la hora de perpetrar un crimen, por lo que este tipo de materiales, que a su juicio constituyen otra forma más de pornografía infantil, tampoco ayudan.

En lo que sí hay más consenso, es en la necesidad de fomentar las terapias para este tipo de agresores sexuales para que consigan controlar los impulsos que les llevan a actuar de esta manera. 

Artículos recomendados

Comentarios