Buscar
Usuario

Política

La exitosa estrategia de Sánchez para convertir al PSOE en el partido hegemónico de España

El presidente del Gobierno teje una red de alianzas que le permite consolidarse como el principal partido de España.

La exitosa estrategia de Sánchez para convertir al PSOE en el partido hegemónico de España

Pedro Sánchez tiene un objetivo muy claro: convertir al PSOE en el partido hegemónico de España. Precisamente el mismo papel que ha ocupado el PP de Mariano Rajoy durante la última década con un Partido Socialista que se encontraba nadando a la deriva.

La principal fortaleza de Sánchez pasa por el gran espacio electoral que ocupa actualmente en plena batalla de la derecha por liderar el bloque y la desastrosa campaña en la que PP, Ciudadanos y VOX se quemaron excesivamente de cara a las elecciones generales del 28 de abril.

Pero es evidente que, en un panorama tan fragmentado y con una posible reactivación del voto del centroderecha como el vivido en Madrid, Sánchez necesita reaccionar. Y lo está haciendo. La clave de ello se encuentra en las negociaciones postelectorales de cara a la formación de gobiernos municipales y autonómicos. Hasta el propio Mariano Rajoy lo reconoce, ninguneando a su partido y pidiendo un gobierno de Sánchez con apoyo de Ciudadanos, consciente de que una repetición electoral no beneficiaría al que fue su partido (cuyo líder actual tampoco es del gusto del exhabitante de La Moncloa).

¿Qué está haciendo actualmente Pedro Sánchez?¿Realmente tiene la oportunidad de consolidar al PSOE como la principal fuerza política de España? ¿Cuáles son sus principales fortalezas y debilidades?

1 Una red de apoyos regionales muy consolidada

El PAR, que acudió a la manifestación de Colón, ahora pacta con el PSOE en Aragón "El PAR, que acudió a la manifestación de Colón, ahora pacta con el PSOE en Aragón"

El PSOE está demostrando que ha conseguido establecer una serie de alianzas con formaciones nacionalistas y regionalistas tanto de corte conservador como progresista. Con ello, ha extendido su poder territorial hacia un total de 11 autonomías de las 17 que componen España, en una red de acuerdos que también se materializarán en apoyos dentro del Congreso de los Diputados.

A pesar de las constantes críticas, el PSOE consigue con ello una serie de anclajes sólidos donde sostenerse a la hora de aprobar todo tipo de iniciativas en el Parlamento y, de paso, conseguir un poder consolidado en los territorios con la oportunidad de ganar visilidad y conseguir extenderse en plazas territoriales de diversa importancia.

Y este apoyo se incluye a Navarra. ¿Alguien pensaba que el PSOE iba a mejorar su imagen pactando con tres derechas en las que se incluyen a Ciudadanos y VOX que abogan por eliminar los 'fueros'? A pesar de la victoria electoral de Navarra Suma, la sombra de este punto ha sido un auténtico lastre para estos partidos en una población que se manteja prácticamente como un Estado asociado en cuanto a materia económica y fiscal.

2 Políticas de pactos que aíslan a las tres derechas

Junto con la política de anclajes, el PSOE también gana espacio electoral a pesar de las críticas que recibe desde los ámbitos más conservadores. Por ejemplo, los pactos con los regionalistas aragoneses del PAR, que acudieron a la manifestación de las tres derechas en Colón, ofrece la imagen de un PSOE que olvida las diferencias.

Y, con ello, las tres derechas vuelven a verse especialmente perjudicadas. La imagen que se ofrece es que los tres partidos se enmarcan bajo el mismo lazo y que el cordón sanitario frente a la extrema derecha se extiende a los tres partidos, incluidos quienes intentaron vender su ADN desde la transversalidad, Ciudadanos.

Así, el PSOE consigue aislar a las tres derechas hacia un hueco prácticamente residual dentro del ámbito político mientras que dejan vía libre para obtener mayor espacio.

3 La fortaleza de VOX y la debilidad de Unidas Podemos

La fortaleza de VOX debilita a la derecha y la debilidad de Podemos fortalece al PSOE "La fortaleza de VOX debilita a la derecha y la debilidad de Podemos fortalece al PSOE"

No hay duda de que el PSOE administra correctamente su actual situación, pero tampoco se puede olvidar que los vientos circulan muy a favor de los socialistas y nada apunta a que la situación cambiará en los próximos meses.

Mientras que la derecha necesita apoyarse en un VOX emergente que quiere protagonismo como sea, Unidas Podemos se encuentra en plena crisis y descomposición y en clara debilidad a la hora de exigir cuotas de poder.

A pesar de las constantes peticiones de ministerios que realiza Pablo Iglesias, la experiencia ya le ha enseñado que presionar más de la cuenta puede ser perjudicial. Además, hasta el propio Mariano Rajoy tiene claro que corresponde a Sánchez liderar el próximo Ejecutivo (aunque pide que sea con el apoyo de Ciudadanos) y parece que una repetición de elecciones solo beneficiaría a los socialistas.

Con todo ello, es evidente que la derecha se encuentra dinamitada en una lucha de poder, mientras que el PSOE ya tiene consolidado su primacía en la izquierda frente a un Podemos debilidado que simplemente busca sobrevivir. Nuevamente, punto para Sánchez.

4 Una imagen de 'partido de Estado' frente a la política de bloques quitando espacio a Ciudadanos

"Ni rojos ni azules". La frase con la que Albert Rivera definió en el pasado como un partido de centro transversal ahora se podría atribuir a Pedro Sánchez gracias a sus pactos con los conservadores del PAR o PNV, así como progresistas en Valencia o La Rioja.

Son acuerdos fundamentales, no solo para ganar poder, sino para la propia imagen de Sánchez. La campaña de las derechas intentó situar al presidente como un hombre poco dado al diálogo y muy escorado hacia la extrema izquierda... ¿qué hace entonces pactando con el PAR que llegó a manifestarse en contra de las concesiones a los independentistas? Precisamente, todo ello ataca en el centro de los ataques de la derecha, que se queda perdida en este sentido.

Camino hacia la hegemonía política

Pedro Sánchez está dirigiendo al PSOE hacia el liderazgo absoluto de la política española "Pedro Sánchez está dirigiendo al PSOE hacia el liderazgo absoluto de la política española"

Con todos estos pasos, el PSOE continua abandonando la irrelevancia que ha vivido durante la última década para erigirse en la piedra angular de la política española ante un centroderecha fuertemente fragmentado y un partido como Podemos en sus horas más bajas.

Sus dos mayorías absolutas en Extremadura y Castilla-La Mancha se unen a las grandes alianzas territoriales con formaciones que permiten el liderazgo en aquellas plazas donde los socialistas no han obtenido el poder deseado.

Con todo, el partido crece en el hueco que queda libre por algunos movimientos quizás 'erráticos' por parte de sus contrincantes y le permite normalizar y estrechar lazos con unos socios que podrán participar de un bloqueo hacia las tres derechas.

Artículos recomendados

Comentarios