Estrasburgo obliga a España a pagar 50.000 euros a los etarras que atentaron contra la T-4

Estrasburgo obliga a España a pagar 50.000 euros a los etarras que atentaron contra la T-4

El ataque a la terminal de Barajas se cobró la vida de dos personas.

Los terroristas de ETA, Martín Sarasola Yarzábal e Igor Portu, recibirán una indemnización de 50.000 euros por parte del Estado. Esa es la condena impuesta desde Estrasburgo por la actuación de las autoridades tras el ataque contra la Terminal 4 del Aeropuerto de Barajas (Madrid), que se cobró la vida de dos personas.

Los autores del ataque recibirán una indemnización de 50.000 euros "Los autores del ataque recibirán una indemnización de 50.000 euros"

El tribunal considera que Portu y Yarzábal sufrieron "daños morales" por un presunto caso de trato degradante por parte de cuatro agentes de la Guardia Civil. Los acusados ya habían sido condenados previamente por la Audiencia Provincial de Gizpúzcoa, aunque el Supremo retiró los cargos.

Esa decisión del Supremo supuso que ambos terroristas apelaran al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en relación a un presunto delito de torturas y maltrato.

Según Estrasburgo, las instituciones españolas cometieron un doble delito. Primero, en el aspecto material (por el propio maltrato) y segundo, procesal (por no investigarlo); tal y como ordena el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Por ello, Igor Portu recibirá una indemnización de 30.000 euros y Martín Sarasola Yarzábal, otro montante de 20.000 euros. Ambos continúan cumpliendo condena en las prisiones de Córdoba y Jaén tras su detención el 6 de enero de 2008 por agentes de la lucha antiterrorista.

"La responsabilidad debe ser imputada al Estado"

El atentado dejó dos víctimas mortales "El atentado dejó dos víctimas mortales"

El auto del juez considera que el principal responsable fue el Estado y considera que las lesiones "están suficientemente demostradas, porque estaban en manos de la Guardia Civil y su existencia no ha sido negada ni por el Tribunal Supremo ni por el Gobierno".

También se ha destacado que las lesiones que padeció la pareja de terroristas fueron malos tratos y no tortura, porque no tuvieron consecuencias a largo plazo, así como por la ausencia de pruebas concluyentes sobre el objetivo del trato inflingido.

De esta forma, se ratifica la sentencia de la Audiencia Provincial de Guipúzcoa, que condenó en 2010 a cuatro agentes de la Guardia Civil a diferentes penas "por delitos de torturas graves".

Supuso el fin de la tregua

El expresidente inició un diálogo de paz con la banda terrorista que se suspendió tras el ataque a la T-4 "El expresidente inició un diálogo de paz con la banda terrorista que se suspendió tras el ataque a la T-4"

El atentado contra la T-4 supuso el final de una tregua en la que la banda terrorista anunció el "alto al fuego permanente" en mitad de los procesos de paz que amparó el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

La Moncloa mantuvo varias reuniones con ETA, que finalmente terminaron con una tregua el 22 de marzo de 2006. Pero duró poco: el 30 de diciembre de ese mismo año, la banda colocó una bomba en el aeropuerto de Barajas que mató a dos personas.

Zapatero anunció, entonces, la suspensión de todas las iniciativas para desarrollar el diálogo con ETA, que finalmente abandonó la lucha armada en 2011, al final del gobierno del exlíder socialista.

2 Comentarios

  • Más recientes
  • Mejor valorados