Buscar
Usuario

Vida

5 orgasmos que todas deberíamos tener una vez en la vida (y cómo lograrlos)

Hay orgasmos de todo tipo y para todas las personas, que pueden ocurrir de manera casual o solo en tu cerebro.

Los orgasmos forman parte de ese mundo que yace en el placer, del que hay gente que dice saber mucho, pero del que realmente pocas personas saben algo. "Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces". Día a día leo a "expertos del sexo", normalmente chicos cisheteros, que presumen de saber hacerlo muy bien. Y es más, con ellos es imposible no alcanzar el punto álgido del clímax. Pero luego profundizas un poco más y te das cuenta que no saben que una mujer no es una vagina, sino que ellos van al grano, que es lo que viene siendo su propio placer.

Hay muchas mujeres insatisfechas con sus relaciones sexuales. Mujeres conformistas que ven cómo su pareja (hablando de una pareja heterosexual) alcanza el orgasmo mientras ellas lo fingen. Y es que el orgasmo se pueden alcanzar a través de muchas vías. Los orgasmos vaginal y clitoriano son los más conocidos. Pero también se ha dado de gente que ha llegado al orgasmo haciendo abdominales. Como se puede ver, cada persona es un universo distinto en esto del sexo.

Pero es que los orgasmos no se quedan ahí. A continuación te mostramos 5 maneras distintas de llegar al orgasmo (y si no estás contenta con tus relaciones, compártelo con tu pareja, chico o chica, para que lo lea):

1 El orgasmo desconocido

El orgasmo desconocido, una nueva experiencia "El orgasmo desconocido, una nueva experiencia"

Este orgasmo es el que tiene lugar con una persona desconocida a la que acabas de conocer o con la que al menos no has tenido aún relaciones sexuales. Has de saber que este orgasmo no aparece de inmediato, pero después de algunas pruebas no te costará llegar al clímax con un nuevo fichaje.

Con este tipo de orgasmo además de ser una victoria compartida, y normalmente satisfactorio, acabas de romper tu código de honor con un nuevo ser humano, lo cual es un buen augurio para el siguiente que se cruce en tu camino (o eso dicen).

La vida real se aleja de lo que vemos en una película. No siempre se alcanza el orgasmo mutualmente. En la vida fuera de la pantalla grande, las mujeres sólo tienen un 32% de posibilidades de llegar al clímax si nunca se habían acostado con esa persona antes, y un 51% si ya lo han hecho varias veces, según datos de la Ball State University de Indiana. 

2 El orgasmo por amor

El orgasmo por amor, la confianza y el placer "El orgasmo por amor, la confianza y el placer"

Vale. Estás enamorado o enamorada. Y el sexo es con y por amor. En estos casos las mujeres suelen darse permiso para experimentar su sexualidad en todo su esplendor. Y si la pareja forma parte de ese proceso, la conexión es increíble.

Cuando la relación ya está bastante consolidada y habéis mantenido un buen número de encuentros en la cama, normalmente debes saber qué movimientos te llevan a conseguir el orgasmo. Aunque eso no significa que lo hagáis tan a menudo como te gustaría o que vuestros encuentros sean tan excitantes como antes. Es el momento de "probaduras". Y esos nuevos experimentos están a gusto del consumidor. La imaginación no tiene límites. Utilicen el cerebro y la creatividad escondida.

3 El orgasmo casual

El orgasmo casual, cero compromiso y pura hormona "El orgasmo casual, cero compromiso y pura hormona"

Así es como lo llaman cuando mantienes una relación sexual con alguien que ni de lejos tendrías como pareja sentimental, pero que siempre que está cerca tus hormonas se alteran (que estás cachonda, vamos).

Lo mejor de esta clase de orgasmos, es que son liberadores y los llaman orgasmos de recuperación. Así que, no te cortes y busca el orgasmo casual. Aquí el amor no tiene cabida, y menos los sentimientos. Solo se trata de algo físico, una atracción sexual. Así que despreocúpate de lo que él o ella pueda pensar y deja de juzgar. Es hora de jugar. Como he escrito anteriormente, el placer de la mujer no solo está en su vagina, sino que nuestro cuerpo está lleno de terminaciones nerviosas por explorar. Esta es también la situación perfecta para dar rienda suelta a tu lado multiorgásmico.

4 El orgasmo post maternidad

El orgasmo post maternidad "El orgasmo post maternidad"

A veces el post embarazo disminuye las ganas de tener sexo. Hay vida (sexual) después de la maternidad. Es más, existen muchas ventajas. Así que... ¿a qué esperas? Las contracciones vaginales que acompañan al orgasmo ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico debilitados por el embarazo y el parto. También, la oxitocina liberada con el orgasmo puede ayudar a mitigar el dolor postparto. Y no hablemos de lo saludable y bienvenido que podría ser volver a conectar con tu pareja y con tu propia sensualidad.

La mayoría de los doctores aconsejan a las mamás primerizas dar a sus cuerpos unas vacaciones de seis semanas antes de volver al coito. Un poquito de pausa no es malo cuando el cuerpo ha tenido que soportar dolor. Pero que no te vaya a ocurrir como con los "el lunes empiezo la dieta". Sí, me refiero, a eso que acabas dejando para mañana y nunca vuelve a suceder. El orgasmo post maternidad puede ser maravilloso. El embarazo estira los ligamentos alrededor de tus órganos reproductivos, lo que sin lugar a dudas puede alterar las sensaciones. Llegados a este punto, el lubricante será tu mejor aliado. 

5 El orgasmo de la experiencia

El orgasmo de la experiencia "El orgasmo de la experiencia"

Dicen que los orgasmos mejoran con la edad, que son como el buen vino. Y además serán más abundantes. Según un estudio del Journal of Sexual Medicine, el 70% de las mujeres entre 40 y 45 años llegaron al orgasmo en su última relación sexual, frente al 61% de mujeres entre 18 y 24 años.

Aseguran que es el tiempo y la experiencia lo que hacen que te sientas más segura de ti misma, aceptar tus límites e imperfecciones, y eso puede llevarte a ver el sexo de una forma más libre. Al parecer, muchas mujeres se convierten en auténticas aventureras pasados los cuarenta, probando nuevas posturas y masturbándose más (adiós a los tabús).

Ocurre que a medida que envejecemos los orgasmos pueden tardar más en llegar, debido a la disminución del estrógeno y la testosterona, que tanto afectan a la excitación y la lubricación. Pero, una vez más, ¿para qué está la mente? Para darle rienda suelta a las fantasías. El sexo es práctica y entrenamiento. Tómatelo como un ejercicio regular y verás cómo logras los orgasmos más rápido cuando la sangre fluye por todo tu cuerpo.

Artículos recomendados

Comentarios