Buscar
Usuario

Noticias

España ayuda a regresar a los familiares de los yihadistas que combatieron en Siria

Las autoridades españolas ayudan a los familiares de los yihadistas que fueron a combatir a Siria a retonar con sus parientes a España.

Miles de musulmanes acudieron a la llamada de la yihad en Siria e Irak. Solteros, casados y familias enteras se movilizaron para alistarse en las filas de Al Qaeda y del autodenominado Estado Islámico (EI). En España, se movilizaron unas 14 familias -en su mayoría de origen marroquí-. Ahora, la Policía está ayudando a algunas de ellas a regresar desde Siria. Son familiares de yihadistas españoles que viajaron hace unos años atraídos por las promesas del Califato.

Las familias llegaban a recibir hasta  20.000 euros si tenían al menos cuatro miembros, un sueldo mensual y casa gratis. Además, ellas aprendían árabe y a recitar el Corán y, ellos, recibían entrenamiento para entrar a formar parte de un katiba (brigada). El poder de atracción del Estado Islámico era inmenso sobre todas estas familias y personas. "La nueva umma (comunidad) que les ofrecían funcionó como un señuelo. A veces, algunas de las familias que viajaron allí tenían una vida más acomodada que aquí. Los que querían combatir y dudaban por dejar a la familia tenían la posibilidad de llevárselos", declara un agente de la lucha antiterrorista a El País.

Combatientes del Estado Islámico "Combatientes del Estado Islámico"

La formación de la nueva umma actuó de señuelo

Las mujeres solteras que acudían a la llamada del Estado Islámico para contraer matrimonio con un muyahidín recibían una asignación que rondaba los 1400 euros. Si el esposo moría durante la guerra, pasaba a contraer matrimonio con otro muyahidín para que siguiera formando parte de la umma. En España hay varios ejemplos como el de la ceutí Asia Ahmed Mohamed que abandonó a sus padres para casarse con Mohamed Hamduch y que, al morir, tuvo que casarse con otro.

Estas familias -muchas no combatían directamente- servían para alimentar el sueño de la creación del nuevo y gran Califato. Un Estado salafista, con sus leyes y sus costumbres, que intentaron formar en las zonas conquistadas de Siria e Irak. Se cifra que más de 30.000 personas extranjeras -unas 240 procedieron de España-, se unieron al ejército de EI. Además, los hijos nacidos de esa umma (comunidad), serían el caldo de cultivo perfecto para la continuación del grupo. De hecho, muchos menores de edad como el ceutí Nordin Abderrayat fueron integrados en las katibas (brigadas).

Niños adoctrinados por el Estado Islámico "Niños adoctrinados por el Estado Islámico"

Las policía no ve peligro en los retornados

La ayuda que se está prestando desde las autoridades españolas es para sacar del infierno a muchas familias que no tienen recursos económicos y políticos suficientes para conseguir traer a sus familiares de vuelta. La Fiscalía de la Audiencia Nacional está coordinando con discreción todas las operaciones. Además, aquellos retornados que se encuentren investigados por colaboración en actividades terroristas serán judicializados.

Las autoridades no ven peligro en ellos. Sin embargo, el mayor peligro para servicios de información e inteligencia se encuentra en el denominado "terrorismo por inspiración", es decir, el que tiene como protagonistas a los denominados 'lobos solitarios'. Ejemplos como los atentados terroristas sufridos en Bélgica o Francia; aunque aquí tenemos más reciente el atentado de Las Ramblas de Barcelona. "Nos preocupa mucho más que los retornados. Es diabólico y global. Solo analizando lo que está ocurriendo en Europa te das cuenta del riesgo", explica el experto policial.

Artículos recomendados

Comentarios