Escándalo racial en 'Suffragette', la próxima película de Meryl Streep

Escándalo racial en 'Suffragette', la próxima película de Meryl Streep

Unas fotografías promocionales con la frase "mejor rebelde que esclava" ha vuelto a abrir una brecha entre el feminismo y la lucha para acabar con la exclusión racial.

Cine David Carro David Carro 06 Octubre 2015 10:22

La promoción de 'Suffragette', la próxima película de Meryl Street sobre las primeras activistas del sufragio femenino británico, ha levantado un gran revuelo al entrar en conflicto la lucha feminista y la de las diferencias raciales, dos temas que muchas activistas luchan por aunar.

Cuatro de las protagonistas de la película, Meryl Strep, Carey Mulligan, Anne-Marie Duff y Romola Garai, concedieron entrevistas a Time Out London promocionando el inminente estreno y hablando del sexismo en el cine, un tema más que candente sobre el que Patricia Arquette dio la voz de alarma en la última edición de los Oscar con un discurso efusivamente aplaudido por Meryl Streep. El problema está en que en las fotografías que acompañan a las entrevistas las cuatro mujeres llevaban camisetas en las que se podía leer "mejor ser rebelde que esclava" ("I'd rather be a rebel than a slave"), algo que ha levantado ampollas por evocar la esclavitud estadounidense.

'Mejor ser rebelde que esclava' (Mary Rozzi, Time Out London) "'Mejor ser rebelde que esclava' (Mary Rozzi, Time Out London)"

El escándalo generado en los medios y en la red a raíz de estas camisetas ofrece una visión de cómo las diferencias raciales son todavía un tema sensible en Estados Unidos. Mientras que muchas mujeres luchan por la igualdad de géneros, muchas otras acompañan esta batalla por el intento de verse representadas en el movimiento feminista, y reclaman su derecho a ser defendidas como mujeres aunque no encajen en el perfil medio estadounidense, ya sea por raza, orientación sexual, religión o cualquier otro motivo. Si Arquette evidenció el machismo en Hollywood, Viola Davis hizo lo propio al ganar el Emmy este año y reclamar más personajes para mujeres afroamericanas.

Por este motivo, la frase de las camisetas ha sonado a muchos a cuatro mujeres blancas luchando por sus propios derechos pero desmarcándose de la problemática racial.

El origen de la frase

La polémica frase fue pronunciada en un discurso en 1913 por la activista Emmeline Pankhurst, en el que mostraba su convicción por la lucha feminista.

Sé que las mujeres, una vez estén convencidas de que están haciendo lo correcto, de que su revolución es justa, seguirán adelante, sin importar las dificultades o los peligros, siempre que haya una mujer para levantar la bandera de la rebelión. Mejor ser rebelde que esclava.

Sin embargo, hace más de un siglo desde que se pronunciaron esas palabras y la sensibilización por una sociedad más justa se ha extendido a ámbitos más amplios, de modo que la lucha feminista, en concreto, es una lucha más transversal, algo que se tenía que haber tenido en cuenta a la hora de llevar a cabo la promoción.

Meryl Streep no se identifica con el término 'feminista' "Meryl Streep no se identifica con el término 'feminista'"

La entrevista de Meryl Streep también levantó polémica por su respuesta a la pregunta de si es feminista, en la que afirmó que es "humanista" y que apuesta por el equilibrio, mientras que sus compañeras de reparto no dudaron en definirse como feministas. Streep decepcionó a gran parte de su publicó por evitar inscribirse en el movimiento, incluso aunque durante los últimos meses se ha abanderado del mensaje de igualdad y ha apoyado diferentes causas, algo que algunos ven ahora con desconfianza, como si fuera más una actitud de cara a la galería y no un compromiso pleno con la causa.

Del mismo modo, en la entrevista justifica que las mujeres deben estar presentes en mesas de directivos porque tienen "gustos diferentes" y valoran cosas diferentes. Una diferenciación sexista con la que muchos discrepan.

Comentarios