Buscar
Usuario

Vida

La época en la que más de 12.000 españoles emigraron a Venezuela

Las duras condiciones de vida del franquismo hicieron que miles de españoles se viesen obligados a salir del país en busca de una vida mejor.

Si hablamos del viaje del 'Telemaco' muy pocas personas sabrán que se trata de la emigración de 171 canarios hacia Venezuela, que pasaría a ser conocida como la octava isla. Fue en 1950 y en España estaba más que establecida la dictadura franquista, que trajo consigo la penuria a millones de españoles que vivían en la miseria, la represión y el racionamiento

Huir de aquella vida tenía un precio de 5.000 pesetas -30 euros- y la tierra prometida era Venezuela, que aunque también estaba dirigida por un dictador, Marcos Pérez Jiménez, disponía de puestos de trabajo para los venezolanos y para quienes fuesen al país. El 'Telemaco' partió desde La Gomera un 9 de agosto rumbo la Orchilla, una isla venezolana. Lo hicieron de manera ilegal -como ahora llegan ciento de personas a nuestro país en busca de una vida mejor- y acinados en una embarcación de 26 metros de eslora junto con el ganado. Entre los 171 pasajeros sólo había una mujer y pagar el viaje les costó mucho, ya que por aquel entonces los trabajos eran sobre todo para sobrevivir. Un claro ejemplo era el sueldo de un jornalero, que sólo recibía 15 pesetas diarias.

'El Telemaco' logró llegar a Venezuela con todos los pasajeros a bordo "'El Telemaco' logró llegar a Venezuela con todos los pasajeros a bordo"

Su propia tierra les negaba una vida digna y estaban dispuestos a pasar por lo que fuese para poder recuperar aquella dignidad que les arrebataron y también para poder darle de comer a sus familias. Tuvieron que aguantar dos huracanes que casi arrasan con la embarcación de madera: "el agua estaba por todos lados, el barco parecía una cuna en un terremoto, la gente estaba apretujada y rezaba en la bodega", contaba Teresa García Artega en una entrevista en 2007. Habían llevado carne, patatas, arroz, pescado y bidones de agua dulce, pero las olas de los fatídicos temporales terminó dejándoles sólo seis patatas cuando les faltaba poco para llegar a la Orchilla. Incluso muchos enfermaron y comenzaron a vomitar sangre y a tener diarrea a consecuencia de la mala alimentación y de beber agua salada. 

Tuvieron que aguantar así varios días hasta que el 30 de agosto por fin les llegó una pizca de buena suerte, ya que divisaron un petrolero español que no les rescató, pero sí que les lanzó arroz y agua potable. Aguantaron con eso hasta que el 10 de septiembre por fin les llegó toda la buena suerte que se puede tener cuando viajas a la desesperada por conseguir una vida mejor: encontrar tierra firme. Les quedaba mucho hasta llegar a su destino pero en La Palma pudieron descansar, comer y obtener previsiones. 

Durante la dictadura franquista la economía española se basaba en la autarquía "Durante la dictadura franquista la economía española se basaba en la autarquía"

Consiguieron una fortuna

Unos seis días más tarde lograron vislumbrar La Guaira, que era la entrada y la salida de Venezuela y aunque pueda parecer que por fin estarían a salvo, muchos se lanzaron al mar. Y es que en el puerto el 'Telemaco' sería registrado y sus pasajeros repatriados a España; algunos lograron quedarse en tierra firme, otros tuvieron que realizar el mismo viaje pero esta vez de vuelta. Finalmente de aquella odisea fueron 130 los que lograron quedarse en el país sudamericano. Los recibieron otros tantos españoles que habían emigrado antes y tanto unos como otros consiguieron trabajo, sobre todo  en plantaciones de cañas de azúcar. 

En apenas un mes de trabajo consiguieron recuperar lo que les había costado el viaje a Venezuela, ya que el bolivar en aquella época tenía un valor similar al dolar estodunidense. Entre 1949 y 1952 más de 120 barcos procedentes de Canarias llegaron a Venezuela y se calcula que unos 12.000 compatriotas isleños se quedaron a vivir en su tierra prometida, de la que decían que "era un país en donde todo era demasiado barato". Todos ellos cuando volvían a España eran ricos en comparación con los españoles que no emigraron y así consiguieron tener por fin proopiedades a su nombre. 

Ahora la historia la contamos al revés. Las penurias se pasan en ambos países porque las políticas de ambos gobiernos sólo benefician a unos pocos, sin embargo en Venezuela la situación es peor que en España. Allí se sigue racionalizando la comida y existe un mercado negro de medicamentos y alimentos, además el sueldo es muy bajo y la inseguridad se ha establecido como forma de vida. Por eso siempre debemos tener presente que seamos del color que seamos, hablemos la lengua que hablemos o procesemos la fe que procesemos, todos somos iguales y nunca se sabe si nos volverá a tocar hacer un viaje de ida para tratar de poder vivir con dignidad. 

Artículos recomendados

Comentarios