Buscar
Usuario

Música

Crazy Times: "Lo auténtico del indie es que es muy híbrido, te deja hacer lo que te da la gana"

Charlamos con la banda valenciana tras la presentación de su nuevo trabajo, 'Todo', cuyas historias no dejarán indiferente a ningún amante del indie.

Crazy Times: "Lo auténtico del indie es que es muy híbrido, te deja hacer lo que te da la gana"

Tienen muchas ganas de hacerlo bien y llegar a su público. Nos lo han demostrado a lo largo de la hora en la que hemos podido conocerles a fondo y es que Crazy Times llega de nuevo a la escena musical con un nuevo trabajo bajo el brazo. Tras el lanzamiento de 'Donde estés tú' y '2:59' la banda valenciana de indie-rock presenta 'Todo', una combinación de historias, sensaciones y emociones que a pesar de ahondar en conceptos tan básicos como el amor, las letras de sus temas también se nutren de relatos en los que la homofobia, la exclusión sexual o el autismo tienen mucho protagonismo. 

No son cuestiones nada sencillas, pero tampoco lo ha sido su formación como agrupación, que tuvo lugar en el año 2009. La banda ha cambiado mucho desde entonces, sin embargo en la actualidad son seis los nombres que dan sentido al proyecto: Carles Fabregat, Víctor Boronat, Pablo Boronat, Mario Torres, Víctor del Barrio y Rubén del Barrio.

A través de una llamada telefónica hablamos con Rubén del Barrio, líder y vocalista de la banda, que en una charla distendida, amena y reflexiva nos ha contado cómo surgió el proyecto y cuáles fueron sus inicios, así como los cambios que han atravesado y experimentado a lo largo de los últimos 10 años y en qué lugar se encuentran actualmente.

Apuntan lejos y aunque no van a renunciar a ser ellos mismos, pues sus sonidos se caracterizan por tener un estilo propio dentro del triángulo del pop, rock y el indie, Crazy Times sabe que la industria musical ha sufrido bastantes cambios, y por tanto, pretenden dar pasos firmes e ir alcanzando pequeños objetivos a corto plazo, especialmente a lo largo de 2020. Uno de esos pasos es la publicación de su nuevo trabajo.

El nuevo disco de Crazy Times trata temas como la exclusión sexual, la homofobia o el desarrollo familiar de un hijo con autismo "El nuevo disco de Crazy Times trata temas como la exclusión sexual, la homofobia o el desarrollo familiar de un hijo con autismo"

Presentáis vuestro nuevo disco, 'Todo', ¿cómo está funcionando?

Estamos teniendo un momento bonito porque la banda ha estado unos años componiendo y reestructurándose, y ahora estamos con fuerzas renovadas, moviendo la situación, para ver si damos un pasito al frente. 

¿A qué te refieres con "pasito al frente"?

Hemos sido bastante cómodos, hemos arriesgado solo en Valencia, especialmente a la hora de dar conciertos. Siempre nos ha dado miedo cerrar fechas, que no salieran lo suficientemente bien y que a lo mejor nos encontrásemos con pérdidas importantes de dinero. Tenemos cerradas tres fechas: Valencia, Alicante y Murcia. Estamos pendientes de cerrar algún bolo en Madrid, tocando en las principales ciudades, donde se mueve el indie en España, que es donde hay más música de este estilo. 

Es en Valencia donde realmente os habéis dado a conocer...

Sí, también hemos dado un bolo en Albacete, hace tiempo, pero siempre nos hemos movido en la Comunidad Valenciana y en concreto, en la provincia de Valencia. Estamos moviendo hilos y haciendo trabajo cooperativo, hablando con promotoras, agencias... haciendo trabajo extra, buscando gente que nos pueda echar una mano en otros campos, además del hecho de juntarnos para tocar. 

El negocio de la música lo exige, ¿no?

Hoy en día o estás muy bien relacionado, o tu disco se queda en un cajón. Hay una falsa idea de que con internet, al estar todo ahí y ser gratis, cualquiera te va a escuchar... pero no es así. Hay tanto contenido que es difícil también hacerte un hueco. La gente relaciona la idea de la tecnología con mayor difusión, pero lo que no se acaba pensando es que como nosotros hay muchos más y el hacerte un hueco no es como antes, como aquellos que empezaron en YouTube o Instagram. A los que llegan ahora, les cuesta muchísimo más, y una idea buena no es suficiente.

Hoy en día o estás muy bien relacionado, o tu disco se queda en un cajón

¿Cómo os queréis diferenciar del resto?

Somos una banda que nos hemos autogestionado. Tenemos a un chico desde los inicios de la banda, que nos produce, nos graba y nos masteriza. Es uno de los nombres más importantes para mí y para el mundo de los nuevos compositores. Se llama Pau Paredes y ha estado vinculado con grandes artistas, en sus discos, colaboraciones... él estuvo trabajando mucho tiempo con un gran productor musical, que fue productor de Los Piratas, Sole Giménez, de grupos muy importantes. Estuvo muchos años aprendiendo en Milenia, grabando a gente muy importante. Lo conocimos cuando estaba empezando y hemos recorrido este camino en paralelo. Él iba creciendo en lo suyo y nosotros en lo nuestro, pero como es un crack, por eso hemos trabajado con él. 

Nosotros nos queremos diferenciar siendo fieles a lo que hemos querido siempre, una familia. Nuestro principal valor reside en transmitir cómo somos nosotros y cómo nos respetamos. No buscamos un gran negocio, sino transmitir nuestras vivencias y experiencias con lo que sabemos hacer, la música, y llegar a la gente con historias cotidianas pero enmascaradas. No damos una versión primaria de las historias, sino que buscamos metáforas, jugamos con los alter ego, que las cosas no sean tan evidentes porque nos parece también un juego para nosotros.

El productor de 'Todo' ha trabajado con Zahara, Iván Ferreiro, Alberto Jiménez (Miss Caffeina), Amatria o Íñigo Soler "El productor de 'Todo' ha trabajado con Zahara, Iván Ferreiro, Alberto Jiménez (Miss Caffeina), Amatria o Íñigo Soler"

¿Eso es lo que habéis plasmado en 'Todo'? 

Lo que dicen que está normalizado no lo está. Nos encontramos con una situación en la que durante un tiempo tuvimos en la banda a un chico italiano que nos hablaba de donde se había criado y nos planteó una situación en la que nos dimos cuenta de que a pesar de creer que un estigma social se ha superado en un lugar, no es así en todos lados. No es todo como la gente se piensa. Nos parecía interesante crear una historia de cómo la gente, a día de hoy, aún tiene que cohibirse o no dar continuidad a ciertas cosas porque el entorno sigue siendo coaccionador. Nos pensamos que porque veamos un mundo plural, todo es así, pero no lo es. 

Nos pensamos que porque veamos un mundo plural, todo es así, pero no lo es

En el mundo de la música muchos no lo tocan. ¿Qué os llevo a ello?

No nos escondemos. Cuando componemos no lo hacemos de forma premeditada. Componemos de forma visceral, no elegimos una temática. La propia guitarra nos lleva hacia diferentes emociones y esa emoción emerge de la guitarra. Al final acabo dándole unas palabras sobre algo, sin darme cuenta. Cuando este chico me traslado su historia y su vivencia, me pareció muy interesante reflexionar sobre ello, aunque él no fuera el protagonista de su historia. Si lo traslado a mis amigos, que sí han pasado por ello, es lo mismo. La diferencia es que aquí ellos pueden ser como son, allí no podrían. Entonces, ¿por qué tendrían que ser diferentes en un lugar y en otro no? Ver que esto es una realidad en otros sitios, me pareció que era algo para reflexionar. Nunca lo habíamos tocado, porque lo habíamos dado por supuesto. Ese tortazo de realidad, nos hizo reflexionar sobre la situación. El tema de la inclusión social, con los trastornos, queríamos ofrecer una visión de superación y adaptarse a este sistema de vida, dedicado a todos aquellos que pasan por ello. Quien te diga que no ocurre así, te está engañando. 

¿Seguiréis en esa línea en futuros trabajos?

No lo elegimos. El momento en el que estemos de nuestra vida nos lleva a unas cosas u otras. En el primer disco había mucha frustración, desencuentro, mucho resentimiento. Contamos nuestras experiencias, lo más traumático. El segundo disco, fue más positivo. Lo llamé 2:59 porque va justo antes de las 3:00. El 3 es un número que ha marcado mi vida  y en ese momento pensamos en todo lo que me había pasado al pensar en uno de los temas del disco, 'Antes de las tres'. Contamos lo que nos pasa y nos pareció un juego de palabras muy interesante. Siempre buscamos darle una vuelta de tuerca a todo, no nos gustan las cosas literales ni las cosas que sean absolutamente predecibles. Nos gustó el concepto de jugar con eso. 

Fuisteis creciendo y llegáis de 2:59 a 'Todo'. ¿Por qué 'Todo'?

Es otro juego de palabras. Cuando estuvimos buscando título para el disco, hay una canción que se llama 'Todo' y jugamos con su significado. Normalmente pensamos en "todo lo que tenemos". Pero cuando lo haces, te empiezas a dar cuenta de "todo lo que te falta", en "todo lo que no tienes". Que nazca tu hijo es lo más bonito que te puede pasar, pero no se ha desarrollado como el resto. De ahí viene la idea de la portada, que era mostrar ese momento en el que tu vida cambia, aparece tu familia y nosotros teníamos la situación particular de que no teníamos todo lo que tiene la gente. No teníamos esa felicidad completa, de ver a nuestro progresar a nuestro hijo con naturalidad. Un momento en el que en nuestro proyecto de familia faltaban muchas cosas. Fue un homenaje a "todo aquello que crees que te falta". 'Todo' parece una palabra que engloba lo que su significado lleva consigo, pero realmente lo dirigíamos hacia lo que me faltaba. Hablando desde mi perspectiva, claro.

Dentro del disco tenéis mucha variedad y todas llevan una temática diferente. Sin embargo, ¿tenéis una canción favorita o mimada? 

Somos seis y tenemos el problema de que vamos a pares. Hay tres canciones con votos repartidos. Siendo más personas, crees que va a ser más fácil, pero realmente es más difícil ponerse de acuerdo. En este momento tenemos 'Tiemblo', 'Conmigo' y 'Todo'. Entre esas tres, estaría nuestra favorita. 

¿En el proceso de composición y elaboración de letras, eres tú solo con tus historias, con lo de los demás o sois todos? ¿Cómo componéis?

Surge de manera automática. Cojo una guitarra acústica en casa y me pongo a tocar, o llego al local y me da por probar algo y cantar sobre eso... es un proceso muy dinámico. No estructuramos las cosas, sino que traemos ideas simples y empiezas a darle forma con los instrumentos, frases que te vienen a la mente... lo propongo, se suman instrumentos y es mágico. No tengo la necesidad de instruirles en un proceso, sino que colaboran de manera voluntaria y sobre una idea desnuda, como si se tratara de un maniquí desnudo, ellos me van poniendo la camiseta, la chaqueta, el pantalón y al final se ve una persona vestida de cabeza a pies. Yo les llevo una idea principal y ellos me ayudan a hacer un todo con ella. En nuestro caso es como nos funciona, aunque a otros puede que no. Hay personas muy metódicas. Con la ayuda de nuestro productor, grabamos las letras.

En 'Todo' hemos trabajado mucho y cuando fuimos al estudio, solo tuvimos que grabar lo que traíamos pregrabado de casa. Eso te da la sensación de que has hecho las cosas bien, porque si vas al estudio y te empiezan a cambiar todo es que lo que traías no era bueno. Ha sido el disco que más hemos disfrutado grabando, porque lo que hacíamos era darle mayor calidad a lo que traíamos trabajado de casa. Eso te hace sentirte como que nuestra planificación hasta llegar ahí había sido la correcta. 

El pop, el rock, el indie... os movéis en esas tres variantes. Parece, sin embargo, que la música pop es la que se impone por encima de otros estilos pero los festivales de estos estilos de música son muy potentes en la actualidad y estáis entrando en ello. Tenéis un estilo cañero y desenfadado que engancha y habéis decidido meteros en este mundo cuando está pasando uno de sus mejores momentos. El género está muy posicionado. ¿Qué ha pasado y cómo creéis que Crazy Times encaja en la actualidad de la escena española?

Aunque hay mucha industria musical en el trap, cuando te vas a festivales de música, el indie cobra mucho terreno y muchos de los festivales viven de este género. El público lo busca. Hay infinidad de festivales por España que abordan este género. El indie es un estilo muy personal, rompe con un poco con lo tradicional del pop y no es tan cañero como el rock. Es un poco "hago lo que me da la gana" y no es comercialmente lo que la gente espera, pero sin ser lo cañero que es el rock. Puedes elegir un poco lo que haces, el indie es muy híbrido y es lo que me gusta. Te deja hacer lo que te da la gana, sin fijarte en nadie. Lo que escuchas también influye y tiene que salir por algún lado, pero sin tener que parecerte a nada o seguir las estructuras de nadie. Eso es lo que me gusta del indie y lo que le da esa autenticidad que a la gente le encanta. 

Cuando te vas a festivales de música, el indie cobra mucho terreno y muchos de los festivales viven de este género

Esa libertad que refleja es algo que la gente también busca, pero ¿creéis que la gente que sigue el género busca algo más desinhibido? 

Lo que te permite es escuchar música muy variada, pero la gente no te sabe decir qué es. Realmente aquellos que escuchan indie buscan escuchar lo que les apetece sin pensar en lo que es. También hay mucho postureo, pero eso está en todos los géneros. La gente nos valora es que hay una evolución en nuestro estilo hacia algo que es mucho más maduro, más consolidado, en el sentido de que la música es mucho más rica en su composición, tiene mejores melodías, armonías, arreglos... y eso te lo permite el no estar sujeto a estereotipos, ni concepto previo establecido. La gente busca música auténtica y nosotros buscamos ser fieles a nosotros mismos, dentro de nuestra propia evolución, sin querer parecernos a nada y estamos teniendo esa respuesta de la gente con el nuevo disco. Buscamos compensar lo hecho hasta ahora, este es la coherencia de lo que nosotros somos y del momento en el que estamos. Un momento de mayor madurez en muchos aspectos y también en el tipo de composición.

Todo lo que plasmáis, las letras, las composiciones, cómo están las cosas... aunque me digas que no queréis pareceros a nada o nadie, evidentemente todos los grupos e intérpretes tienen inspiraciones e influencias. ¿De quién las recibís vosotros?

Mis tres pilares son Los Piratas, Oasis y las Smashing Pumpkins. No tienen nada ver entre ellos, pero son tres estilos diferentes y todo viene un poco de ahí. Hay además muchas bandas como Supersubmarina, Vetusta Morla, Viva Suecia, Sidonie o intérpretes como Iván Ferreiro, que tienen cosas muy potentes. Sidonie es de lo más divertido y espectacular que se puede ver en directo. Ver un concierto de Modelo de Respuesta Polar es embriagador. Hay muchos grupos recientes que tienen una calidad brutal y que escuchamos diariamente. Sin embargo, si se acabara la música y me tuviera que quedar con tres nombres, son los que he dicho antes.  

En cuanto a vuestra presencia en la industria musical, que ha dado la bienvenida a grupos que pertenecen a este género, lleváis 10 años alzando vuestra voz y todo ha cambiado mucho con la llegada de las redes sociales, el fenómeno fan... en definitiva, las nuevas formas de llegar al público. ¿Cómo lo valoráis? ¿En qué posición os gustaría estar?

Ha habido un cambio abismal. La manera en la que se trabajaba hace unos 15 años era totalmente diferente, no tiene nada que ver. Aunque es verdad que hace una década las cosas ya estaban cambiando, antes los grupos solo tenían que gritar un poco para tener agentes apostando por ellos y ofreciéndoles el mundo. Había también un negocio en la venta física de discos que ahora ha cambiado muchísimo. Lo digital ha hecho pedazos una industria que reportaba mucho soporte para que pusiera mucho dinero sobre la mesa. Ahora ocurre al contrario. Hoy en día no es tan sencillo que apuesten por ti, hay mucha gente muy buena y es muy difícil sacar un grupo adelante de la nada. La industria atraviesa una situación difícil.

En cuanto a los conciertos, las salas tienen que ganar dinero, por lo que para una banda emergente es difícil acceder a ellas. Por eso hasta ahora hemos jugado en casa, sobre seguro. Planear una gira por España no es fácil, especialmente si luego tienes que enfrentarte a no tener los resultados deseados. Es complicado lidiar con esta situación, pero intentamos planificar buenos conciertos en salas de la mejor calidad posible aunque sea más costoso, pero en las que sabemos que van a venir a vernos y también, en las que es posible hacer sinergias con bandas de otros lugares que trabajen de la misma manera que nosotros. En el mundo emergente del indie, las cosas desde nuestro punto de vista, promotores aparte, funcionan así. Sin embargo, hay varios caminos y posibilidades.

Lo digital ha hecho pedazos una industria que reportaba mucho soporte para que pusiera mucho dinero sobre la mesa

Nos estamos moviendo bien en redes sociales. Instagram, una de las principales redes sociales hoy en día, cambia su algoritmo constantemente, por lo que se nos van planteando obstáculos. Uno de ellos es la publicidad, en la que hay que invertir, incluso a pesar de haber hecho un trabajo de captación de público. Hay muchos medios de llegar al público, pero a veces nos preguntamos si realmente es tan sencillo llegar a la gente.

Y en vuestro caso, ¿habéis tenido alguna propuesta u oportunidad prometedora de cara a crecer y dar un paso más allá?

Es verdad que siempre nos ha gustado hacer las cosas por nosotros mismos, pero con el tiempo te das cuenta de que si quieres llegar a festivales y seguir creciendo hay que pararse a pensar las cosas. Hablar con otras bandas y buscar información sobre cómo van las gestiones de las agencias y lo que piden a cambio, así como lo que ofrecen es importante. No podemos desvelar mucho sobre lo que estamos haciendo ahora, pero sí nos hemos preocupado mucho de contrastar, buscar alternativas y elaborar una planificación para que el 2020 sea un avance en Crazy Times. Estamos hablando con la industria para ver lo que más nos interesa, cuál es el mejor camino con la mayor trascendencia posible.

En cuanto a las radios, todos los géneros tienen su valor, pero el tipo de música que radian está muy definido. El indie no tiene cabida ahí. Algunas bandas como IZAL o Miss Caffeina sí tienen cierta proyección, pero no va mucho más allá. Para el pop quizá hay cuatro radios a nivel nacional que se encargan de dar difusión al género, pero el indie tiene la ventaja de contar con cientos de radios locales, más pequeñas, más discretas, pero que dan ese contenido al público que lo gusta. Lo mismo ocurre con el cine, series y otros ámbitos. Ofrecemos nuestro trabajo a todos aquellos peces pequeños que encontramos, ver si les gusta lo que hacemos, que se unan a nuestra familia y compartirlo. Es muy laborioso. 

En cuanto a los talent shows, que no pasan de moda, me gustaría saber si en algún momento os habéis llegado a plantear presentaros a alguno. Quizá al principio de vuestra andadura...

Tenemos amigos que nos lo han dicho. Considero que en ese tipo de programas hay mucha gente que se ha formado a nivel vocal y hay talentos innatos espectaculares, pero como solistas. Los talent shows se centran en ese perfil, no en las bandas. No es el concepto y no es que sea algo malo, sin embargo creemos que van orientados a algo más concreto, a solistas con un talento descomunal. Para hacer indie de calidad no es necesario presentarse a un talent show y aunque sí es cierto que muchos de los participantes de estos programas se comen vocalmente a muchos cantantes que están en primera línea, no solo se trata de tener una gran voz. Hay que tener grandes temas, transmitir, formarte adecuadamente y en definitiva, todo aquello que rodea tus canciones. Cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero en mi modo de entender la música, nuestro concepto es un poco incompatible y nunca he pretendido ir como solista, necesito a la banda conmigo. Son formatos que no nos han interesado, pero respetamos a todo aquel que haya decidido presentarte a alguno, y es que además, también los he visto.

Un formato de programa o concurso que apoye a las bandas sería algo fantástico

¿Y Eurovisión?

Es curioso, le tengo un gran respeto, pero hay mucho cachondeo alrededor. Siempre hay una parte más friki, eso no me gusta, pero tampoco voy a juzgar el hecho de que alguien persiga el sueño de acudir al concurso. No es mi vocación absoluta desde luego y no me gusta meterme en ello, aunque he visto auténticos talentos, otros podrían haber formado parte de las mejores emisiones de 'Crónicas Marcianas'. Creo que a la único que nos hemos presentado anteriormente fue un concurso de bandas, que me parece más atractivo. En Radio 3 está ese soporte a las bandas de nuestro género, por ejemplo. Un formato de programa o concurso que apoye a las bandas sería algo fantástico. Creo que hay concursos o formatos compatibles con cada tipo de persona, pero lo que nosotros representamos no se identifica con nada que exista en la actualidad. Si lo hubiera, no tendríamos problemas en presentarnos, pero no es lo que hoy en día veo. 

¿Dónde os veis a corto plazo y dónde os podrá ver el público? ¿Qué tipo de proyectos tenéis? 

Queremos tejer ciertos vínculos que nos lleven a estar en un punto de difusión más alto. Queremos acceder a ciertos entornos en los que hasta ahora no estábamos y como la industria ha cambiado, tenemos que ceñirnos a eso. Decirte que estaremos en todos los festivales el año que viene sería algo muy iluso, pero nuestro objetivo es que nos vea gente que toman decisiones importantes, con el objetivo de aparecer en nuevos espacios. La promoción del nuevo disco ha de ser la rampa que nos lleve ahí. 

Si tuvierais que decidir un festival en el que tocar, ¿cuál sería?

Es cierto que los carteles de algunos festivales me han roto los esquemas últimamente, pues están cambiando el criterio musical con el que seleccionan a los grupos e intérpretes que van a tocar en sus escenarios. Entendemos que esto es una industria, pero hoy en día el festival que sería más fiel a lo que nos gusta es el Low. Se está manteniendo y defendiendo todo lo que nos gusta y si tuviera que elegir, me iría allí o al Mad Cool, aunque este es más amplio en contenido. 

¿Una reflexión final?

Nos quedamos con el hecho de poder llegar a la gente, ofreciéndoles una experiencia, una vivencia, una historia y que la compartan, la canten y la sientan es indescriptible, no tiene precio. Si me dijeran que no ganaría un euro dando 20 conciertos en España, pero que podría llenar aquellos lugares donde tuviera que cantar, seguiría haciéndolo. No hacemos esto por dinero, sino con el fin de llegar a la gente y que te sientan, que quieran más de ti. Es impagable y aunque suene idealista, el dinero no te da eso como tal. Es muy bonito y puro. 

Artículos recomendados

Comentarios