Buscar
Usuario

Política

La desconocida inscripción secreta de la antigua tumba de Franco en el Valle de los Caídos

Fue fabricada en la cantera de Alpedrete al mismo tiempo que la de Primo de Rivera y quedó en desuso hasta que el dictador la ocupó.

La desconocida inscripción secreta de la antigua tumba de Franco en el Valle de los Caídos

El dictador Francisco Franco fue exhumado de la basílica del Valle de los Caídos el pasado jueves 24 de octubre, un evento que estuvo marcado por un gran ajetreo mediático. Más de 40 años enterrado en un mismo lugar, que siempre ha sido cuestionado por los más detractores y opositores al régimen franquista.

Siempre se ha especulado mucho en cuanto a la muerte del general y por qué fue enterrado allí. Un lugar en el que ha permanecido hasta 2019, cuando Pedro Sanchez ha decidido apelar a la justicia para reubicarlo en el cementerio de El Pardo-Mingorrubio, levantando todo tipo de críticas por parte de familiares y partidarios a su figura. Con motivo del levantamiento del que ya es su anterior nicho dentro de este lugar sagrado, ubicado en un lugar privilegiado de las montañas madrileñas, los familiares del ferrolés han desvelado a la Cadena SER algo de lo que nadie se había percatado aún: la inscripción que aparecía en el reverso de lápida

Pedro Sánchez no sacará a Primo de Rivera del Valle de los Caídos por considerarle víctima de la guerra al ser fusilado en el iniciod e la guerra "Pedro Sánchez no sacará a Primo de Rivera del Valle de los Caídos por considerarle víctima de la guerra al ser fusilado en el iniciod e la guerra"

Tan solo una fecha, mayo de 1958. Fuentes cercanas al círculo familiar dictador también han desmentido la presencia del nombre de otra persona en esa inscripción, sin embargo, durante décadas se había estado especulando con el nombre de José Antonio Primo de Rivera. Aunque ahora es posible confirmar que no es así, pero la fecha señalada nos lleva a pensar que este detalle tiene que ver con el fundador de la Falange por una simple razón. 

La fecha marca el momento en el que el gallego y su séquito comenzaron a planear el traslado al Valle de los Caídos. Por orden de Francisco Franco en los años cincuenta, los restos de Primo de Rivera fueron trasladados desde el monasterio de El Escorial, donde estaban enterrados la mayoría de monarcas españoles, al Valle de los Caídos, cuya construcción había finalizado tras 18 años de obras en plena sierra madrileña.

Un traslado que finalmente se haría efectivo a finales de la década. Por aquel entonces, Franco aún no había decidido el lugar donde él mismo querría ser enterrado cuando llegara su fin, sin embargo, estaba moralmente obligado a trasladar los restos de su admirado falangista a este emplazamiento, dedicado a los caídos de ambos bandos durante la Guerra Civil. 

Franco nunca pidió ser enterrado en el Valle de los Caídos

Aunque Franco no había dado ninguna pista sobre dónde querría descansar de forma póstuma, su Gobierno encargó dos lápidas a la cantera de Alpedrete. Una la ocupó Primo de Rivera y la otra, el militar a su muerte en 1975. La fecha solo nos da a entender que ambas se hicieron en el mismo momento, pero la que única que fue grabada con el nombre del fundador de falange es la que actualmente ocupa, y no las dos, como siempre se ha creído. 

En la década de los sesenta, Carlos Arias Navarro ya tenía previsto enterrar al dictador en el panteón familiar de El Pardo, donde actualmente descansa, pero las circunstancias de la época decidieron darle sepultura en el Valle de los Caídos, bajo la lápida que no se usó y que simplemente llevaba grabada esta fecha, indicando el momento en el que se fabricó. Algunas voces llegaron a decir que como Franco no tenía previsto acabar allí, se hicieron dos para tener una de repuesto, por si la que se había usado para Primo de Rivera resultaba dañada o sufría algún tipo de desperfecto en su transporte desde la cantera hasta Cuelgamuros. 

Los benedictinos apuntan a que esto se debió a un error de cálculo en las medidas de la tumba y por ello, tuvieron que fabricar otra, que finalmente no hizo falta y se dejó allí, sin dueño. Finalmente, este político tan prominente en la historia de la España del siglo XX fue llevado al mausoleo a finales de marzo de 1959, poco antes de que el lugar se inaugurara de forma oficial.

Franco pronuncia un discurso durante la inauguración del Valle en 1958 "Franco pronuncia un discurso durante la inauguración del Valle en 1958"

En aquel momento no había dos losas junto al altar mayor, sino que la que quedó en desuso se guardó hasta que tuvieron que preparar el enterramiento del dictador a mediados de los setenta. De hecho, quien estuvo allí antes de que el militar abandonara el santuario pudo constatar que su sepulcro no estaba ubicado en el lugar más privilegiado de la basílica, pues este honor siempre le correspondió a Primo de Rivera.

Tampoco creemos que a Franco le hubiera importado demasiado. En su detrimento se pude decir que, a diferencia de la del recién exhumado, su lápida y su ataud no han estado nunca centrados debido a unos tubos de calefacción que fueron colocados ahí previamente y que por tanto, obligaron a que el sepulcro tuviera que depositarse un poco más a la izquierda. 

Francisco Franco Bahamonde no será previsiblemente el único en salir de su emplazamiento original en este monumento nacional, ya que Pedro Sánchez también tiene en mente sacar los restos mortales del hijo de Miguel Primo de Rivera para cambiar el concepto y el uso que se le ha dado a este colosal lugar desde que el dictador lo levantara. Sin embargo, a diferencia del esposo de Carmen Polo, el abogado no saldrá de la basílica ya que sí es considerado víctima de la Guerra Civil y por tanto, la ley de Memoria Histórica no obliga a que sea exhumado fuera del templo, pero sus restos sí serán reubicados a un nicho más discreto. 

Artículos recomendados

Comentarios