Buscar
Usuario

Noticias

La empresa distribuidora de jamones de Carrefour, investigada por la Guardia Civil

La compañía está bajo sospecha por etiquetar productos caducados como ibéricos y enviarlos a Carrefour.

Comapa, el proveedor oficial de jamones de Carrefour, se encuentra bajo investigación de la Guardia Civil. El motivo, la distribución fraudulenta de productos caducados y sin el certificado de ibéricos tras ser vendidos como tal por parte de una de las marcas de la firma, Oro de la Ermita. 

Comapa llevaba más de un año en el punto de mira de las autoridades, tras distribuir jamones ibéricos a un precio de 80 euros la unidad. Finalmente, los días 21 y 22 de junio se procedió a la inspección sanitaria de una nave en la Comunidad Valenciana en la que había productos de Oro de la Ermita.

Las malas condiciones sanitarias del centro obligaron a incautar 490,6 toneladas de productos cárnicos de diversas marcas (El Galán, Bodega Alto de Aitana, Don Enrique, Sierra Gorda, Aire de Mariola, Jamones Croval, Serranía de Ameta y Oro de la Ermita). La organización de consumidores FACUA, consciente de que Comapa vende jamones Oro de la Ermita a Carrefour en exclusiva, pidió a la empresa francesa la retirada de estos artículos, tal y como sucedió el pasado viernes 29.

La empresa proveedora, investigada por vender jamones que incumplen las medidas sanitarias "La empresa proveedora, investigada por vender jamones que incumplen las medidas sanitarias"

Comapa asegura que sus productos han sido falsificados

El desmantelamiento de una nave valenciana con centenares de productos que incumplían las normas sanitarias, lo que suponía, según Sanidad, "un posible riesgo para la salud pública", ha provocado la apertura de una investigación por parte de la Guardia Civil. 

En concreto, se estudia una posible trama de reetiquetado de artículos ibéricos en la que estarían envueltas hasta 30 empresas. Dichos proveedores alzaban a la categoría de ibérico productos que no lo eran o que, incluso, podían estar caducados, para venderlos a sus compradores habituales. 

La causa, instruida en los juzgados de Fregenal de la Sierra (Badajoz) y Alcira (Valencia), podría terminar con algunos miembros de Comapa declarando ante los jueces. De momento, la respuesta institucional, tal y como apunta El Economista, es que los jamones de Oro de la Ermita requisados no son realmente de la firma, sino que se trata de una falsificación. Saldremos de dudas en las próximas semanas.

Artículos recomendados

Comentarios