Las plantas ven, recuerdan y gritan cuando las cortas: sus conductas más desconocidas

Las plantas ven, recuerdan y gritan cuando las cortas: sus conductas más desconocidas

Algunos de los gestos que pasamos desapercibidos transmiten más cosas de las que pensábamos.

Ciencia Maribel Baena Maribel Baena 22 Julio 2018 12:20

David G. Jara es doctor en Bioquímica por la Universidad de Salamanca, y creador del nuevo libro 'El reino ignorado'. Un libro a través del cual el lector puede descubrir todo aquello que las plantas ocultan, un lenguaje que los seres humanos hemos ignorado durante siglos, y que ahora Jara se encarga de descifrarnos.

"Seguro que alguna vez vosotros mismos habéis sido testigos indiferentes de los "gritos" que estaban dando miles de plantas cuando eran laceradas por una segadora... ¿o es que nunca habéis disfrutado con el aroma a césped recién cortado?", explica él. "Pues lamento deciros, pedazo de sádicos, que esas esencias (...) no son sino lamentos lastimeros que, en forma de compuestos químicos volátiles, están liberando las plantas para quejarse del daño que estamos haciendo".

Jara se propuso, al comenzar su proyecto, que desterraría ese mito de que el mundo vegetal es inerte, y mostrar al mundo la vida que este oculta. Y quería que 'El reino ignorado' fuera incluso accesible para su alumnado de Biología y Geología, adolescentes que aún están lejos de alcanzar su nivel de conocimientos. 

Las plantas ocultan grandes cosas "Las plantas ocultan grandes cosas"

Las plantas son capaces de detectar "diferentes intensidades luminosas y variedades de colores, que serán los elementos que conformarán su propia representación del entorno que las rodea. Y eso, estimados lectores, también significa ver". 

Realidades que ignoramos

Hay miles de cosas que desconocemos de las plantas, pese a que las consumimos a diario. Por ejemplo: los vegetales que cultivamos y que comemos tratan de defenderse de nosotros, y un claro ejemplo de ello es la piel de la patata que, por los glicoalcaloides que puede almacenar, podría llegar a resultar tóxica para nosotros. 

Podemos encontrar multitud de ejemplos de actividades que las plantas realizan y que son sencillamente sobrecogedoras. Jara habla también de cómo los vegetales son capaces de reclutar animales: por ejemplo, la Acacia cornigera consigue volver adictas a todas las hormigas a través de la sacarosa que generan, de tal forma que son incapaces de abandonar la planta. No solo eso, sino que las plantas son capaces de recordar. "Los humanos tenemos dos tipos de memoria. Una es la neurológica, pero la otra se genera a nivel molecular, en las proteínas ligadas a nuestras defensas que crean anticuerpos en respuesta a las enfermedades que reconocen. Y esa es la que poseen las plantas", señala el doctor en Bioquímica.

No obstante, no quiere olvidar un detalle muy importante, y es que "el lenguaje de las plantas es algo completamente diferente, y hablar de 'neurobotánica' cuando carecen de redes neurológicas es una absoluta ridiculez". Por muy maravillosas que las plantas puedan llegar a ser, continúan siendo seres vivos simples

1 Comentario

  • Más recientes
  • Mejor valorados