Buscar
Usuario

Economía

El Corte Inglés empieza a diversificar sus negocios por el estancamiento de sus centros

La firma de grandes almacenes ha estancado sus ventas y necesita liquidez para actualizar su modelo de negocio, así como reducir su deuda.

El Corte Inglés empieza a diversificar sus negocios por el estancamiento de sus centros

El Corte Inglés necesita liquidez para reducir su deuda de más de 3.000 millones de euros y, con ello, actualizar su modelo de negocio a las nuevas tendencias del sector. Sin embargo, la empresa se encuentra en una encrucijada: para salir del bache necesita dinero con el que emprender las reformas que permitan desarrollar el negocio y reducir la deuda. Los datos hablan: con una economía en pleno crecimiento, las ventas se han estancado hasta el punto de que solo crecen un 1% anual.

El primer paso ha sido un cierre escalonado de centros comerciales menos rentables. Se llegó a plantear una hoja de ruta de máximos elaborada por la consultora At Kearney, pero finalmente la dirección de la calle Hermosilla está explorando otras vías que permitan evitar la fotografía de cierres por toda España, aunque no descarta esta vía.

El último movimiento en ese sentido será su próxima incursión en el mundo financiero. La empresa ha pedido permiso al Banco de España, como desvela El Confidencial, con el objetivo de crear su propio banco con el apoyo del Santander, con quien ya ejerce como socio a la hora de financiar la compra de los clientes.

El objetivo primero de esta medida es que la tarjeta de la compañía se pueda utilizar en otros establecimientos que no pertenezcan al grupo (actualmente solo permite financiar las compras realizadas en sus grandes almacenes). La dirección parte del consejero delegado Víctor del Pozo y ha sido apoyada por la presidenta de la compañía, Marta Álvarez Guil.

Una vinculación más estrecha con el Banco Santander

El Corte Inglés explora otras vías para reducir su deuda aprovechando su vinculación con el Banco Santander "El Corte Inglés explora otras vías para reducir su deuda aprovechando su vinculación con el Banco Santander"

Los planes de El Corte Inglés en el mundo financiero pasan estrechamente por el Banco Santander, su socio en el sector y quien realmente controla la Financiera desde el año 2013 (en concreto, un 51% del negocio).

En ese sentido, ambos socios también planean extender la aprobación de préstamos a todo tipo de clientes y circunstancias (no solo para compra de artículos), posean o no la tarjeta que ofrece los grandes almacenes.

Sería una especie de sucursal bancaria con el que El Corte Inglés pretende reducir la dependencia de su negocio tradicional y, por su parte, el Banco Santander conseguiría aumentar su potencial clientela (11 millones de personas potenciales) valiéndose de la gran extensión territorial del triángulo verde. También se ofrecerán servicios financieros a terceras empresas aprovechando la caída del coste de financiación, que en 2019 registró un descenso del 17,9%.

Pero, ¿cuál es el factor que ha motivado este movimiento? En concreto, que los créditos que concede El Corte Inglés a sus clientes cuentan con una morosidad del 2,44%, una cifra muy inferior a la media del sector que se encuentra en el 5,6%. Estos datos, junto a la cifra de volumen de negocio que mantiene El Corte Inglés, reducen enormemente los riesgos que podría representar una operación de estas características.

Artículos recomendados

Comentarios