Buscar
Usuario

Vida

Los efectos dañinos que se desencadenan en el cuerpo cada minuto que pasa tras comer un Big Mac

Analizamos cómo actúa nuestro organismo minuto a minuto tras comer el sándwich más icónico de una de las principales firmas de comida rápida.

Los efectos dañinos que se desencadenan en el cuerpo cada minuto que pasa tras comer un Big Mac

Dos piezas de carne, tres bollos de pan, lechuga, cebolla y salsa especial. Esa es la receta de la hamburguesa más famosa de McDonald's, el Big Mac, la 'gallina de los huevos de oro' de la multinacional estadounidense que está lejos de evidenciar síntomas de agotamiento.

Sin embargo, su consumo... no es especialmente bueno para nuestro salud. Si tuvisteis la ocasión de ver el documental 'Super Size Me', comprobasteis que había posibildiades de experimentar daños en nuestro organismo a largo plazo. Pero no solo eso: esos efectos se producen tan solo 60 segundos después de brindar el primer bocado a nuestro preciado sándwich.

Todo ello se deriva de que la ingesta de esta hamburguesa produce una serie de efectos que, mediante un efecto dominó, terminan extendiéndose por gran parte de nuestro organismo.

Si lo dudáis, os ofrecemos la siguiente infografía elaborada porFastFoodMenuPrice y os detallamos qué ocurre en el organismo minuto a minuto tras la ingesta de un Big Mac:

Así interacciona un Big Mac en nuestro organismo "Así interacciona un Big Mac en nuestro organismo"

10 minutos Excesivas calorías y picos de azúcar en sangre y cerebro

El contenido calórico del Big Mac es especialmente alto: 540 calorías. Esto representa alrededor de un tercio de todo lo que debemos comer a lo largo de una jornada, dejando de lado otros valores como los niveles de grasas saturadas o azúcares.

Esta ingesta tan concentrada produce un pico de azúcar sanguíneo a nivel cerebral superando los valores normales en cuestión de 10 minutos. El hígado se verá obligado a trabajar el doble para transformar ese azúcar en más grasa y puede generar problemas si se ve obligado con demasiada frecuencia a equilibrar los niveled de glucosa en sangre al nivel que se enfrenta tras estos atracones.

Por último, la fiesta de nutrientes provoca un fuerte aumento en la secreción de neurotransmisores como la dopamina, activando el circuito de recompesna cerebral y proporcionando sensaciones de placer. Se trata de los mismos circuitos que emplean algunas drogas como la cocaína para producir sus efectos y puede llevarnos a comer de manera compulsiva.

20 minutos Cambios cerebrales

El pico de azúcar y grasa hace su agosto en el cerebro, mientras que comenzamos a sentir los efectos de la fructosa de jarabe de maíz y el sodio que procede de los tres panecillos de los que se compone la hamburguesa.

Estos dos componentes son altamente adictivos, lo que hará que almacenemos en nuestro cerebro las sensaciones de placer que experimentamos y que nuestro cuerpo se disponga a consumir comida de mayor nivel calórico y perjuidicial. Esa sensación de 'no sentirse lleno' que deriva en enfermedades graves como la obesidad, diabetes o problemas coronarios.

30 minutos El sodio ataca nuestro cuerpo

El Big Mac produce una serie de efectos en nuestro organismo "El Big Mac produce una serie de efectos en nuestro organismo"

Cada Big Mac contiene 970 miligramos de sodio. Esta considerable cantidad puede derivar en problemas de deshidratación, con síntomas que conmúnmente se pueden confundir con la sensación de 'tener hambre'. Por ello, hay serias posibilidades de que finalmente terminemos comiendo algo que no deberíamos y nuevamente haciendo daño a nuestro organismo.

Como hemos ingerido una cantidad de sodio por encima de lo necesario, nuestros riñones comenzarán a experimentar problemas para expulsarlo de nuestro sistema y el cuerpo terminará extrayendo agua de los tejidos circundantes.

Estos procesos hacen que el corazón se vea forzado a trabajar excesivamente para bombear sangre y que, finalmente, la presión arterial se encuentre muy por encima de lo recomendable. Esta presión arterial alta puede conducir a padecer enfermedades cardíacas y derrames cerebrales.

40 minutos Más hambre

Cuando han pasado 40 minutos desde la ingesta del Big Mac, nuestro estómago no experimenta la sensación de la plenitud: más bien al contrario, tenemos nuevamente hambre.

Esto sucede porque, a estas alturas, el organismo encuentra un auténtico desequilibrio en los niveles de azúcar, hasta el punto de que los niveles de azúcar pueden bajar por el efecto de la glucosa. Y ello llevará a que nuestro cuerpo necesite nuevamente comer para que nos encontremos en buen estado. Entre otros, la principal culpable tiene un nombre: fructosa de jarabe de maíz y se encuentra entre los ingredientes que componen los tres panecillos de esta hamburguesa.

60 minutos Una digestión muy larga y pesada

La digestión completa de este sándwich puede durar hasta tres días "La digestión completa de este sándwich puede durar hasta tres días"

Normalmente, el cuerpo puede tardar entre 24 y 72 horas aproximadamente en realizar la digestión al completo de un alimento. Sin embargo, ese tiempo se incrementa con el Big Mac porque se trata de una comida mucho más grasa: podemos llegar a tres días hasta que finalmente acaba expulsada de nuestro organismo.

Por otro lado, el cuerpo puede tardar hasta 51 dias en digerir las gasas trans que componen esta hamburguesa, 1,5 gramos en total. Una gran cantidad de estudios han encontrado vínculos entre este tipo de grasas y enfermedades del corazón, obesidad, cáncer y diabetes.

La clave Un consumo muy ocasional

Sin duda, la manera en la que este producto se procesa en nuestro cuerpo, deja patente que sus efectos no son nada recomendables para sufrirlos a diario. La posibiliad de desarrollar cualquier tipo de enfermedad o secuela está ahí y la mejor forma de prevención es la de evitar los hábitos poco saludables.

Sin embargo, la infografía nos da un apunte: si queremos consumir un Big Mac por curiosidad, hambre o las circunstancias que sean, lo más recomendable es que se trate de una anécdota. Que lo dilatemos lo máximo en el tiempo. Es una cuestión de salud.

Artículos recomendados

Comentarios