Buscar
Usuario

Política

Donald Trump venderá 110.000 millones de dólares en armas a Arabia Saudí

Pese a la situación tan alarmante en la que nos encontramos, Donald Trump ha llegado a un acuerdo para vender armas a Arabia Saudí.

El mundo está ahora mismo inmerso en una guerra, pese a que esta no haya sido declarada por ninguno de los bandos. La situación no podría ser más inestable, y no hay más que ver la cantidad de ataques terroristas que se están sucediendo día tras día para comprobar que esto es cierto. Los civiles mueren, muchos tienen que huir de sus países buscando refugio en otros estados donde, por desgracia, no siempre son bien recibidos.

Y, mientras tanto, Donald Trump ha llegado a un acuerdo con el gobierno de Riad (Arabia Saudí) para venderles nada más y nada menos que ciento diez mil millones de dólares en armamento. Estamos ante el contrato armamentístico más grande de toda la historia de los Estados Unidos; si lo traducimos a euros, la cifra continúa siendo escandalosa, puesto que se planta en los casi cien mil millones de euros.

Pero, ¿qué se compra con ese dinero? Pues desde tanques hasta helicópteros para asegurar la seguridad entre fronteras hasta barcos para hacer otro tanto de lo mismo en la costa, pasando por aviones para recolectar información, un sistema de radar de defensa antimisiles, bombas guiadas por láser y municiones, muchas municiones. Pareciera que Arabia Saudí se está preparando para una guerra, y que desde Estados Unidos se han encargado de proveerles de todas las armas necesarias.

Trump en su visita "Trump en su visita"

El propio secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha declarado que se trata del mayor acuerdo armamentístico que Estados Unidos ha llevado a cabo de forma individual en toda su historia. Para Donald Trump, el actual presidente de los Estados Unidos, "fue un día tremendo. Enormes inversiones de los Estados Unidos. Cientos de miles de millones de inversiones de nuestro país, y empleos, empleos, empleos", tal y como el Washington Post se ha encargado de recoger.

El hecho de que Estados Unidos le haya vendido armas a Arabia Saudí no son buenas noticias. El propio acto de adquirir armas de este tipo ya quiere decir que el país se está preparando para algo que se avecina, y si fuéramos capaces de recordar nuestra historia por un momento, comprenderíamos hasta qué punto es importante mantener la paz el máximo tiempo posible. Según el secretario de Estado de Estados Unidos, Red Tillerson, este pacto entre su país y Arabia Saudí es "un mensaje a los enemigos comunes". El problema es que la guerra que quieren llevar a cabo contra los enemigos comunes es mucho más complicada de lo que cualquier guerra lo ha sido hasta ahora.

La cifra invertida en armas continuará aumentando

Pero la cosa no queda aquí. Arabia Saudí espera continuar aumentando la cifra destinada a inversión armamentística; en diez años podrían haber llegado hasta los trescientos cincuenta mil millones de dólares. Lo que pretenden con esto es modernizar su ejército, colmarlo de todo tipo de herramientas para poder vencer a cualquier enemigo que se les ponga por delante. Ahora mismo el adversario son los chíi, en Irán, que se encuentra en un gran auge tanto político como militar.

El antiguo presidente, Barack Obama, ya había planificado una estrategia de este tipo con Riad; no obstante, ha sido Trump el que les ha dado todo lo que ellos querían. Porque lo importante no han sido los Derechos Humanos, o el evitar una posible guerra futura, sino los beneficios que de esta transacción se obtendrían. En septiembre del año pasado, Obama estuvo a punto de llegar a un acuerdo con la dinastía de los Saud (la misma con la que ha pactado Trump) por ciento quince millones de dólares en armas, pero se detuvo justo cuando descubrió la masacre que estaba teniendo lugar en Yemen. En Yemen, ahora mismo, ya han muerto más de trece mil personas, siete millones de ellas se encuentran en una situación de hambruna profunda, y otros tres millones han tenido que desplazarse para no enfrentarse a lo mismo.

La guerra sí que beneficia a unos pocos "La guerra sí que beneficia a unos pocos"

Pero a Donald Trump poco le han importado los Derechos Humanos, siempre y cuando la dinastía de los Saud le pague lo que cuestan las armas que les ha vendido. Si tuviéramos la oportunidad de preguntarle, seguramente haría hincapié de nuevo en lo mismo: esta transacción le ha permitido crear riqueza en su país (para unos pocos, y de forma temporal), y con eso ya tiene suficiente. Para qué hacer un planteamiento más elaborado de a dónde irán a parar esas armas, y qué se harán exactamente con ellas.

Las transacciones de armas son peligrosas, sobre todo porque no se sabe en qué puede usar las armas el país en cuestión una vez finalice el pacto. No es la primera vez que las armas que Estados Unidos ha vendido se acaban volviendo en su contra. En el año 1980 comenzó una guerra entre Irán e Irak, y Estados Unidos apoyó con todas sus fuerzas al gobierno de Irak; no obstante, mientras tanto, Estados Unidos estuvo suministrando armas a Irán.

Porque las guerras, pese a que creamos lo contrario, sí que son beneficiosas a nivel económico para todos esos que se encuentran en la cúspide y saben que su vida no corre peligro. Las empresas armamentísticas tienen sus mayores auges cuando hay guerras, cuando hay países que de verdad ansían tener en su ejército los mayores avances posibles, porque es entonces cuando invierten sin conciencia. En periodos de paz, la compra de armas se reduce drásticamente; simplemente se van reponiendo aquellas que quedan obsoletas, quizás se compran algunas para mejorar el material en sí, pero nada demasiado grande.

Artículos recomendados

Comentarios